Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

<i>Lovely, Still</i> (Encantadora aún)

Pueden quedarse con sus Anistons y sus Clooneys: el mejor filme romántico del año es —por así decir— fruta madura.

In English | Una película no tiene que ser perfecta para ser mágica. A veces un fallo ocasional de lógica o una presuposición ingenua puede añadir al ensueño de una historia bien contada. Eso sucede con Lovely, Still, la primera película del guionista y director Nik Fackler, de 26 años. Es una fábula realizada con el mayor cariño. De muchas maneras, Lovely, Still es una historia de la vejez vista a través de los ojos de un joven. Fackler nos presenta una visión rica y plena de un mundo sorprendente, repleto de amor y pérdidas, revelaciones y terror.

Martin Landau y Ellen Burstyn aportan todos sus talentos, que en el pasado los han hecho merecedores de premios Óscares, a una historia que al principio parece bastante sencilla, pero que hacia el final se vuelve asombrosamente compleja. Él es Robert, quien vive solo en Omaha, Nebraska, y trabaja en una tienda de comestibles, aparentemente sin tener muchas responsabilidades, y bajo la cariñosa supervisión del joven gerente (Adam Scott, en un papel que se vuelve más profundo y matizado a medida que se desarrolla). Un día, Robert se da cuenta de que una mujer bella, encantadora y algo misteriosa se acaba de mudar enfrente. Burstyn es indudablemente irresistible, con ojos ingenuos y una sonrisa con hoyuelos.

La verdadera profundidad de las actuaciones de los protagonistas, en particular la de Burstyn, sólo se hace patente hacia el final de la película, cuando al fin salen a la luz los secretos que se susurraban en los dos primeros actos. De repente, entendemos que los actores, como los personajes mismos, interpretan desde el principio más de un papel. Eso, por sí solo, hace que valga la pena ver Lovely, Still más de una vez. Pero sospecho que algunos la volverían a ver de todas maneras, aunque fuese sólo para pasar un poco más tiempo con sus protagonistas. Así que pueden quedarse con sus Jennifer Anistons y sus Gerard Butlers. Este año no verán nada más romántico en el cine que Landau y Burstyn, maduros y maravillosos, bailando en la nieve.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO