Skip to content
 

El programa espacial vive en el cine

Cinco películas en las que un transbordador espacial es protagonista.

Lanzamiento del trasbordador Endeavour

Foto por: Mark Wilson/Getty Images

El transbordador espacial Endeavour salió el 16 de mayo de 2011 desde la plataforma de lanzamiento 39A del Centro Espacial Kennedy, Cabo Cañaveral, Florida.

In English | Cuando se trata de transbordadores espaciales, tuve la suerte de estar en el momento justo, en el lugar preciso... más de una vez.

En 1978, era un reportero novato en Downey, California, cuando se me presentó la oportunidad de entrevistar al entonces (y actual) gobernador Jerry Brown parados junto a una maqueta a escala del transbordador en la vieja planta de ensamblaje de Rockwell.

Vea también: Cine y televisión.

Mis suegros —que vivían en Downey— eran amigos de un tipo que ayudó a diseñar los pernos explosivos que liberarían al transbordador Enterprise —que no tenía motores— de su avión transportador sobre el desierto de California, así que el 12 de agosto de 1977 pude cubrir el primer vuelo de prueba cerca de Bakersfield.

Una serie de aparentes malentendidos me llevaron a convertirme en "editor espacial" para la revista National Geographic durante la década de 1990, donde escribí sobre el regreso de John Glenn al espacio a bordo del transbordador en 1998. Pasé tiempo con Glenn durante su entrenamiento en Houston y hasta me senté en el asiento del piloto del transbordador de prueba en el Centro Espacial Johnson.

Incluso para el lanzamiento de Glenn me senté a la orilla del agua en Cabo Cañaveral y, como el ser humano más cercano a la plataforma de lanzamiento 39B, sentí en el pecho la onda expansiva de los gigantescos motores.

Como crítico de cine, siempre me gustó que los cineastas mostraran un transbordador en sus películas. Además de papeles protagónicos en películas IMAX realmente impresionantes, entre ellas Hubble 3D (ídem) y Space Station 3D (Estación espacial 3D), el transbordador ha tenido un papel secundario en un sinnúmero de películas fantásticas de acción, catástrofe y ciencia ficción.

Hay que reconocer que muchos de esos filmes no se limitan a las fronteras de lo ridículo, sino que las cruzan y se convierten en ciudadanos por naturalización. Sin embargo, desde el primer momento en que se ven las elegantes líneas blancas y negras de la nave cruzando la pantalla, sólo hay que maravillarse ante esa confluencia única de ciencia, ingeniería y belleza.

La NASA lanzó el último vuelo espacial hace sólo un par de semanas, pero el programa espacial vivirá en las películas por siempre. Estas son cinco en las que los transbordadores brillan (aunque el resto del elenco tal vez no lo haga).

Siguiente: Moonraker (1979). >>

Película: Moonraker (1979)

Foto por: United Artists/Courtesy Everett Collection

Desde la izquierda: Lois Chiles, Richard Kiel y Roger Moore protagonistas de Moonraker.

Moonraker
(007: Misión espacial)

(1979)

Faltaban dos años para el despegue cuando James Bond (Roger Moore) se adelantó —y exageró bastante, al mejor estilo 007— al llevar sus hazañas al espacio sideral. En una secuencia de apertura sorprendente, el villano del momento (Michael Lonsdale como Hugo Drax) se roba un transbordador mientras lo transportaban a través del Atlántico sobre un Boeing 747 (por razones que nunca se explican, el transbordador —en préstamo de EE. UU. a Gran Bretaña— está atado a un avión cargado de combustible).

Resulta que Drax está intentando armar su propia flota de transbordadores para —y esto es lo sorprendente— dominar el mundo. Pero gracias a las habilidades de Bond como astronauta —que desconocíamos hasta el momento— 007 y su despampanante compañera Holly Goodhead (Lois Chiles) de alguna manera se las arreglan para pilotear la nave ellos mismos hasta la guarida del villano en el espacio exterior, destruir todo y en las inmortales palabras de JFK: "regresar a salvo a la Tierra".

Los aficionados al cine perdonaron la innegable mamarrachada de Moonraker porque fue una espectacular vista previa de la era espacial.

Siguiente: Space Camp (1986). >>

Película: Space Camp (1986)

Foto cortesía de: Everett Collection

Desde la izquierda: Larry B. Scott, Tate Donovan, Kate Capshaw y Lea Thompson en Space Camp.

Space Camp
(S.O.S. equipo azul)

(1986)

Hay que tenerles lástima a los productores de Space Camp que —en junio de 1986, apenas seis meses después de que el transbordador Challenger estallara en pleno lanzamiento— intentaron venderle a Estados Unidos una aventura desenfadada sobre algunos adolescentes a quienes lanzan accidentalmente a bordo de un transbordador espacial. Era demasiado pronto para una película acerca de niños apretando los botones de una nave espacial. Parecía más una comedia negra que un filme de verano.

No es de extrañar que los estadounidenses, todavía dolidos por la tragedia del Challenger, abandonaron el transbordador de Space Camp a pesar de un reparto de estrellas de aquel entonces y futuras, como Lea Thompson, Kelly Preston y Joaquin Phoenix (en el papel de Leaf Phoenix) como los niños y Kate Capshaw como la reacia piloto adulta.

Sin embargo, un cuarto de siglo más tarde parece aceptable volver a ver a los niños a bordo del transbordador, y Space Camp tiene éxito en lo que tenía la intención de ser: una película infantil de aventuras donde los niños tienen que actuar inesperadamente como adultos. Así, le demuestran al mundo —y a sí mismos— que tienen lo que hace falta para triunfar en la vida.

Siguiente: Armageddon (1998). >>

Película: Armageddon (1998)

Foto de: Walt Disney/Cortesía de Everett Collection

De izquierda a derecha: Steve Buscemi, Will Patton, Bruce Willis, Ben Affleck y Michael Duncan en Armageddon.

Armageddon
(Armagedón)

(1998)

Hacen falta no uno sino dos transbordadores espaciales para salvar a la Tierra de un asteroide mortal (y eso no incluye el que los meteoros destruyen en las primeras escenas). En Armageddon, la NASA incluso pone en órbita los dos transbordadores de rescate simultáneamente —una proeza increíble para una agencia que pareciera tener inconvenientes para lanzar uno solo sin retraso—. Bruce Willis está a bordo como un experto en extracción de petróleo cuyo trabajo es plantar una bomba nuclear en el asteroide. Al explotar, según el plan, la bomba lo romperá en dos y las mitades quedarán flotando en el espacio de manera inofensiva. Por supuesto que casi nada sale bien y Willis se encarga de las hazañas de último minuto, haciendo de todo menos gritar "¡yippie-yi-yo-ki-yay!" mientras —él solito— salva a la humanidad del olvido.

Nota política al margen: En los papeles de presidente del cine de 1998, el gran actor Stanley Anderson, quien interpretó al “Commander in Chief” en Armageddon,  pierde de manera arrolladora contra Morgan Freeman quien interpretó al presidente en un filme de cine catástrofe y ciencia ficción con una historia similar a esta, Deep Impact (Impacto profundo).

Siguiente: The Core (2003). >>

Película: The Core (2003)

Foto de: Paramount/Cortesía de Everett Collection

Hilary Swank protagoniza con Bruce Greenwood The Core.

The Core
(El núcleo)

(2003)

La película de ciencia ficción de gran presupuesto más ridícula de la última década —la historia de un equipo que se aventura al centro de la Tierra para reactivar el campo magnético del planeta— comienza con la escena de transbordadores más exorbitante vista jamás. Por motivos que estaban claros en su momento —aunque, con toda sinceridad, me los olvidé— el comandante del transbordador, Robert Iverson (Bruce Greenwood), se ve obligado a amarar la nave en el Río de Los Ángeles (después de zumbar por el estadio Dodger). Como recompensa por poner en peligro la vida de millones de personas en vez de deshacerse del transbordador en el cercano Océano Pacífico —que es bastante difícil de pasar desapercibido—, a Iverson le encargan la tarea de su vida: pilotear un taladro gigante hecho de un metal a prueba de fundido llamado unobtanium (un nombre digno de Rocky y Bullwinkle, famosos propietarios de un depósito del secreto e ingrávido elemento upsidasium).

Siguiente: Superman Returns (2006). >>

Película: Superman Returns (2006)

Foto de: Warner Bros/Cortesía de Everett Collection

Brandon Routh protagoniza Superman Returns.

Superman Returns
(Superman regresa)

(2006)

Esta tal vez sea la última aparición notable de un transbordador en una película de Hollywood y es extraordinaria. En una estrategia de lanzamiento revolucionaria, la NASA —que evidentemente no aprendió de la desastrosa experiencia en Moonraker— intenta lanzar al espacio un transbordador desde la parte trasera de un Boeing 747. Pero los pernos explosivos fallan (y aquí es donde debería quejarme con el viejo amigo de mis suegros en California) y el transbordador, que aún está sujetado al avión, se dirige a la ionosfera. Por suerte Superman acaba de regresar tras una ausencia de cinco años en busca de sus raíces en Krypton: vuela al rescate, separa el transbordador del avión y aterriza la nave averiada en el estadio Dodger —que, en retrospectiva, parecería estar ubicado en el Triángulo de las Bermudas de los desastres espaciales—.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO