Skip to content

Informe de AARP: Casi el 40% de los hispanos que cuidan de un ser querido son milénicos

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

<i>Súper 8</i>, de otro mundo

J.J. Abrams y Steven Spielberg hacen magia cinematográfica a la antigua.

  
Dirigida por J.J. Abrams
Clasificada PG-13 (para mayores de 13 años y menores acompañados por los padres), duración: 112 minutos
Protagonistas: Elle Fanning, Amanda Michalka y Kyle Chandler

 

In English |  Se agotará si trata de pensar en todas las referencias cinematográficas en Super 8, la nueva película de suspenso y ciencia ficción escrita y dirigida por J.J. Abrams (Lost (Perdidos), Alias (ídem)) y producida por la megaestrella Steven Spielberg.

Vea tamibién: Cine y televisión.

Ambientada en el verano de 1979, es la historia de un grupo de muchachos marginados que debe enfrentar un encuentro con una criatura de otro mundo y la siniestra amenaza de unos matones del gobierno. Pero es también —sin disculpas y en partes iguales— la progenie de The Goonies (Los goonies), E.T. (E.T. El extraterrestre), Cloverfield (Monstruoso), Close Encounters of the Third Kind (Encuentros en la tercera fase), War of the Worlds (La guerra de los mundos), Stand By Me (Cuenta conmigo), The Fugitive (El fugitivo) y, créame, para el momento en que termine de escribir esta crítica, habré rescrito este párrafo un sinnúmero de veces para agregar más.

Pero he aquí la gran sorpresa: este popurrí es, en sus propios términos, atrapante, aterradora, emocionante y hasta conmovedora. Abrams se toma su tiempo para presentarnos a los muchachos y define hábilmente el papel de cada uno en el grupo. Acto seguido, nos abandona en medio del descarrilamiento más impresionante de la historia del cine, que incluye el portento del que Harrison Ford apenas escapó en la antedicha The Fugitive.

A partir de entonces, Super 8 continúa a la deriva como una montaña rusa descontrolada. Tan espectacular como es, tras el choque del tren, los muchachos ven algo sutilmente extraño y sus sospechas se confirman cuando miran la película casera de 8mm que grabaron sin darse cuenta.

En el caos que sigue, Abrams pone a prueba los límites de la clasificación PG-13: la gente inocente es secuestrada violentamente, los perros desaparecen, los vehículos chocan y las fuerzas terrenales y no tanto casi destruyen todo el pueblito de Ohio. De hecho, la única falla en la narración de Super 8 es la negativa de Abrams a comprometerse con el destino final de muchos de los que son arrastrados por la violencia. Parece sospechoso que la muerte de algunos personajes sea tan horrible que Abrams no pueda ni siquiera decirnos lo que sucedió (o, tal vez, esté esperando para mostrarnos la terrible verdad en los consiguientes extras del DVD).

Otra sorpresa: Abrams —conocido principalmente por torcer nuestras mentes con sus programas de televisión poco convencionales y llevar a la gran pantalla películas como Star Trek (El futuro comienza) y Mission: Impossible III — demuestra ser un director maravilloso con los muchachos. Consigue una interpretación particularmente buena del debutante Courtney Joel como el chico triste consumido por la reciente pérdida de su madre, que lucha por abrirse paso hacia su devastado padre (interpretado por Kyle Chandler, de la serie televisiva Friday Night Lights).

Mientras plagia desvergonzadamente temas de otras películas, Abrams también empuña sin descaro las herramientas más usadas del suspenso de la ciencia ficción. Sabemos... simplemente sabemos lo que viene cuando la música se silencia y un personaje dice nervioso: “¿¿¿Hay alguien ahí???”. Sin oír nada, el pobre infeliz se encoge de hombros con alivio y, justo... en ese... momento, el infierno se desata. Eso sucede en Super 8, no sé, una decena de veces. Sabemos lo que pasa, Abrams sabe que sabemos lo que pasa y, sin embargo, cada vez aprieta el mismo gatillo y nos hace saltar de nuestro asiento.

No es un sabotaje revelar que Super 8 tiene un final feliz (al menos, para aquellos que sabemos que están vivos al final). La marca de Spielberg nos lo garantiza. Pero, como en las mejores películas de suspenso del maestro —Jaws (Tiburón), War of the Worlds y Jurassic Park (Parque jurásico)— en el camino querremos mantener las manos y los pies dentro del coche en todo momento.

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO