Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Dos estrellas y nada de química

Ni siquiera Tom Hanks y Julia Roberts pueden salvar a <i>Larry Crowne</i>.

  

Dirigida por Tom Hanks
Clasificada PG-13
(para mayores de 13 años y menores acompañados por los padres).
Duración: 99 minutos
Protagonistas: Tom Hanks, Julia Roberts y Sarah Mahoney

In English |  ¿Era mucho esperar de Larry Crowne, la más reciente película del dos veces ganador del Oscar, Tom Hanks, quien no sólo la protagonizó, sino que la escribió (junto a Nia Vardalos, de My Big Fat Greek Wedding (Mi gran boda griega), dirigió (su segundo esfuerzo como director desde That Thing You Do! (The Wonders) en 1996,) y produjo? ¿Era una expectativa muy alta pensar que él y su coprotagonista, la superluminaria Julia Roberts, con quien actuó en el 2007 en Charlie Wilson's War (La guerra de Charlie Wilson), pudieran crear magia nuevamente? Es cierto, usted sonreirá de vez en cuando en Larry Crowne, hasta se reirá gracias a las cómicas excentricidades del veterano de Star Trek (La conquista del espacio), George Takei, pero; ¿es eso todo?

Vea también: Cine y televisión

Esta es la historia: Crowne (Hanks) es un divorciado de edad madura que vive en las afueras de la ciudad y trabaja responsablemente como un gerente de nivel medio para una cadena de tiendas al estilo de Walmart. Lo despiden pues años antes escogió servir en la Marina en vez de asistir a la universidad, por lo que carece del grado de preparación académica que la organización piensa que sus líderes deben poseer. Es un tipo solitario, algo torpe (para ser honesto, personalmente, creo que Hanks a estas alturas ya ha agotado su Forrest Gump interno), quien tiene problemas con sus pagos de hipoteca, se lamenta de no haber tenido hijos, y parece tener pocos amigos, salvo sus vecinos de enfrente (Cedric the Entertainer y Taraji P. Henson, quienes exageran sus chistes), quienes se sustentan a través de una eterna venta de artículos usados en su jardín. ¿Y qué se supone que haga? Reinventarse, por supuesto, asistiendo a la universidad.

El problema es que, aunque la trama se basa en experiencias reales y promete felicidad luego de decepciones, es evidente que Hanks lleva demasiado tiempo atrincherado en el mundo irreal de Hollywood como para hacer que lo que sucede después suene real. En específico: Crowne se hace amigo de una compañera de estudios, bella y mucho más joven, llamada Talia (Gugu Mbatha-Raw) cuando, en el colegio comunitario donde estudian, estaciona al lado de ella la motocicleta que compró para ahorrar gasolina.

Talia encuentra encantador el carácter anticuado de Crowne y toma la iniciativa de modernizarlo. Lo viste con ropa a la moda, le rearregla los muebles en su hogar, y hasta lo admite en el grupo de motoristas al que ella y su novio pertenecen. En general, los compañeros de Crowne lo encuentran fascinante, y sus profesores de Economía y Comunicaciones, el Dr. Matsutani (Takei) y Mercedes Tainot (Roberts) respectivamente, descubren que es un excelente estudiante. En realidad, Tainot no se impresiona inicialmente con Crowne, quizás debido a su aturdimiento mental matutino, cortesía del exceso de margaritas de la noche anterior, un hábito con el que trata de sobrellevar la realidad de su fracaso matrimonial. Supuestamente, su esposo Dean (interpretado con precisión por Bryan Cranston) está en la casa escribiendo blogs mientras ella enseña, pero ella sabe que él en realidad vive buscando pornografía en internet. Por supuesto, la escultural Tainot (la podemos ver en múltiples escenas a medida que calza sus sensuales pies en unos zapatos con tacón de aguja), tan bella e inteligente como siempre, se libera de ese matrimonio —no estoy revelando la trama; esto ya aparece en los adelantos— y se enamora de su estudiante adulto (quien, según observamos en una incómoda escena con su joven amiga universitaria, prefiere los calzoncillos tipo boxer). Sin embargo, mientras que un romance en la pantalla entre Hanks y Roberts parecía posible en otros tiempos, la química entre ellos ya no existe.

Por lo menos en dos ocasiones de la película la cámara se congela en la cara de Hanks, su rostro extrañamente 20 años más joven de lo que debiera ser, con expresión de perplejidad, sus ojos tensos por el intento de derramar lágrimas, ante su infortunio o su buena suerte. ¿O será el Botox? Lo que Larry Crowne y Tom Hanks necesitan es poner los pies sobre la tierra.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO