Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Grown Ups (Son como niños)

En la última película de Adam Sandler, los niños se comportan como niños y los hombres también.

In English | Grown Ups (PG-13, mayores de trece años acompañados de sus padres)

A pesar del título, la última película de Adam Sandler prueba que los niños realmente nunca crecen. Aunque la trama de esta simple comedia no va más allá de eso, la película hace reir lo suficiente, y el reparto es súmamente bueno para el tipo de película que es. Si juntamos una casa al lado de un lago, un fin de semana del 4 de julio, un bullicioso paseo por un parque acuático, y un ticket para Grown Ups, vemos lo divertido que puede resultar el verano.

Cinco amigos de la escuela primaria (ex-miembros de un galardonado equipo de baloncesto) se juntan ya de adultos para asistir al funeral de su querido entrenador. Sandler, Chris Rock, David Spade (el más divertido del grupo), Kevin James y Rob Schneider nos regalan un intercambio sin cesar de ocurrencias chistosas, chistes sobre flatulencia, caídas cómicas y hasta puñetazos. Definitivamente, no es la película The Big Chill (Reencuentro). En una escena Sandler le da varias bofetadas a Schneider con una banana deshidratada; en otra, Rock se cae dos veces, y en ambas planta la cara en excremento de perro. Excepto por Spade, que está muy a gusto soltero, todos los protagonistas se encuentran en la casa del lago con sus esposas (Salma Hayek, Maria Bello, Maya Rudolph y Joyce Van Patten) y una manada de niños. Hayek es una reconocida diseñadora de modas, y los hijos que tiene con Sandler, un agente de Hollywood, piden agua Voss en la cantina del barrio y se comunican con su niñera por mensajes de texto. James acaba de ser despedido de su trabajo de vendedor de muebles de jardín, y su esposa (Bello) todavía sigue amamantando al hijo de ambos, aunque tiene cuatro años. Rudolph, que está embarazada de varios meses, es quien lleva los pantalones en la familia, mientras que Rock hace de ama de casa. Finalmente, Van Patten y su pareja, Schneider, que es mucho menor que ella, llevan el enamoramiento en público (entiéndase por ello bailes eróticos y besos mojados). 

El Director, Dennis Dugan, básicamente enlaza una tras otra las escenas de este variado reparto de personajes inspirándose el uno del otro. Pero a veces su esfuerzo por hacer reir a toda costa, no funciona, y hacia la mitad de la película empecé a rogar que no hubiera ningún tema más profundo, porque tomaría demasiado tiempo presentarlo. En la última cuarta parte de la película, Van Patten hace una conmovedora observación sobre la amistad y el cariño. Aunque la expone con efecto, parece fuera de lugar entre un humor tan basto; pero su comentario ofrece un buen contraste y un tema de reflexión entre tanta locura.

En verdad, uno de los mensajes de Grown Ups (película en la que Sandler colaboró con el guionista) es que la risa es algo básico en la vida. Como bien acaban aprendiendo los hijos de Sandler, tirar piedras al lago puede ser tan divertido, o incluso más, que jugar con el Playstation 3, o sentarse ante una televisión de plasma de 104 pulgadas. Es decir que Grown Ups cumple con trasmitir la moraleja básica, pero no deja de ser divertida por ello.  

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO