Skip to content
 

<i>Rango</i>

¿Qué tienen en común Johnny Depp, Jack Nicholson y un camaleón? Es algo en el agua.

   
Dirigido por Gore Verbinski
Clasificación: PG
(Bajo la supervisión de un adulto)
Runtime: 107 mins.

In English | Al igual que el extraño personaje sin nombre que aparece al final de una calle polvorienta en muchas de las películas del oeste, hay un nuevo personaje en el mundo de la animación: la empresa de George Lucas, Industrial Light & Magic (ILM). Hasta ahora, ILM había sido un proveedor de asombrosos efectos visuales para las películas de otros, pero en esta oportunidad es la empresa de dibujos animados creadora de Rango, un banquete para los ojos y una película animada hecha con computadora que, por una vez, no parece ser una copia del libro de instrucciones de Pixar. 

Usted buscará en vano tratando de encontrar algún personaje tierno y simpático en Rango (el que más se acercaría a eso es una ratoncita con la voz de Abigail Breslin, pero es graciosa en una forma repulsiva, como el ratón que vemos salir de debajo del refrigerador). Esta película del oeste, ambientada en una ciudad fronteriza llamada Dirt, Rango nos presenta a varios de sus habitantes, que además de peculiares, son deformes y horrorosos. Casi desde el principio nos damos cuenta de que ya no estamos en el mundo habitual de los dibujos animados, cuando un lagarto mascota llamado Rango (Johnny Depp) se cae accidentalmente del auto de una familia que viajaba por una autopista en el desierto y se encuentra cara a cara con un armadillo sabio y viejo (Alfred Molina), que ya está medio aplastado por los autos que pasan. 

Al igual que las películas exitosas que salen de Dreamworks (Shrek, Madagascar), Rango tiene algo provocativo, pero lo logra con franqueza, sin recurrir a los dobles sentidos ni al exceso de referencias a la cultura popular. La ciudad a la que llega Rango es un lugar que asusta, pero que lo asusta porque no la conoce y para superar el miedo finge que es valiente. El humor más genuino de la película surge de los repetidos y torpes intentos del lagarto para convencer a los intimidantes pobladores del lugar de que él es un hombre duro, y de la forma como esas mentiras lo hunden cada vez más. Depp muestra un cuidado extraordinario en el trabajo que hace con su voz. En ese sentido, contó con la ayuda del director, Gore Verbinsky, para quien Rango es su primera película de dibujos animados, porque hizo que Depp grabara su diálogo en presencia de los otros actores (para la mayoría de los dibujos animados, las voces se graban por separado, y los artistas rara vez se encuentran).

Supongo que hay una serie de referencias a la cultura popular en Rango, que están bien entrelazadas a través del relato: en muchas formas, Rango es una versión en dibujos animados —quién lo hubiera dicho— de Chinatown (Barrio chino). Hay indicios de esta semejanza al principio cuando Rango, dormido en lo que se supone que es un drenaje seco, es expulsado del tubo por una corriente de agua repentina e inexplicable. Algo muy parecido le pasa al pobre Jake (Jack Nicholson) en el cine negro de Roman Polanski, de 1974. Y cuando usted creía que se trataba únicamente de una de esas coincidencias narrativas que ocurre necesariamente cuando uno se ha pasado la vida yendo al cine, aparece el alcalde de Dirt, arrugado y decrépito, con la voz de Ned Beatty en un tono sibilante como el de John Houston, diciéndole a Rango, “Controla el agua... y controlarás todo”.

 Bueno, esa sí que es una referencia a la cultura popular que puedo soportar —no queda duda de que es mejor que los chistes de los comerciales de televisión/comedias/tabloides a los que nos han acostumbrado la mayoría de los dibujos animados cuando tratan desesperadamente de interesar a los adultos que fueron arrastrados hasta el cine.

Sabiamente, el escritor John Logan deja que las referencias hablen por sí mismas, y no las explica con lujo de detalles. Al final, Rango logra ser un cuento encantador y absurdo de amables pero feos héroes y forajidos, una agradable visita a un sitio que no es el mejor para visitar y en el que usted, sin duda, no querrá vivir.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO