Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Conteo regresivo hacia los Oscares Skip to content
 

Conteo regresivo hacia los Oscares

El domingo se llevará a cabo la ceremonia No. 83 de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas

Ya faltan pocos días.

Los apasionados amantes del cine están contando las horas y los minutos para conocer el veredicto de los jueces de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y los ganadores de los Oscares este año. Como siempre, las últimas semanas han estado cargadas de especulaciones, predicciones y salidas presurosas a las salas de cine para ver, aunque sea a última hora, las películas y actores nominados. ¿Quiénes saldrán de la ceremonia de los premios el domingo con estatuillas en las manos? ¿Habrá sorpresas este año, como la hubo el año pasado y años anteriores?

Existe consenso en las categorías de actuación. Los críticos dan por seguro que el mejor actor será Colin Firth por su papel del rey de Inglaterra, Jorge VI, en The King’s Speech, cuya trama describe la relación especial que tuvo el monarca, quien padecía de una pertinaz tartamudez, con el terapeuta que lo ayudó a superar su gaguera y lo preparó para convertirse en rey después de que su hermano Eduardo, duque de Windsor, abdicó la corona para casarse con una estadounidense divorciada.

Por su rol de principal bailarina en Black Swan, trágico thriller psicológico con rasgos horríficos, Natalie Portman tiene todas las de ganar el premio a la mejor actriz. No solamente su actuación es impecable, sino que Portman bajó de peso y se entrenó como bailarina de ballet durante meses para poder representar de manera creíble sus pliés y complicados giros en pointe.

La estatuilla del Oscar

Emmanuel Dunand/AFP/Getty Images

La entrega de los Premios Oscar se celebrará en Los Angeles el 27 de febrero 2011.

Los premios a los actores de reparto se concentran en el filme The Fighter, que no es una película más sobre boxeo, sino un drama familiar basado en hechos y personajes reales en que el deporte sirve de fondo. La gran sorpresa en la categoría de mejor actor de reparto es Christian Bale en el papel del hermano drogadicto (ex boxeador profesional también) del protagonista principal (Mark Wahlberg). Bale, más conocido por sus papeles de Batman en las más recientes películas sobre el legendario personaje de las tiras cómicas, bajó también 30 libras para este papel y se roba la película con su estridente representación del mayor de los hermanos boxeadores. Melissa Leo es fenomenal en el papel de la madre de los boxeadores (y de más de media docena de hermanas), por lo que es la candidata inevitable al Oscar por la mejor actriz de reparto.

Es así que los cuatro premios de actuación parecen estar más o menos resueltos, a menos que surjan sorpresas, como ha ocurrido tantas veces antes. Todavía está fresco el recuerdo de Eddie Murphy abandonando indignado la ceremonia de premiación en 2007, cuando el premio al mejor actor de reparto fue a dar injustamente a las manos de un viejo actor, Alan Arkin, cuya actuación de pocos minutos en Little Miss Sunshine había sido muy inferior a muchos de sus otros roles anteriores y no merecía siquiera una mención. No solamente Murphy, quien estaba nominado por Dreamgirls, sino otros actores de reparto ese año, como era el caso de Djimon Hounsou en Blood Diamond, lo merecían mucho más que Arkin. Y es que la Academia a veces incurre en ese tipo de revisionismo cinematográfico: premia a alguien a quien le debían un Oscar por una actuación anterior.

No hay tanto consenso en las categorías de mejor película y mejor director. A diferencia del año anterior, cuando el público y los críticos favorecían Avatar, ese mágico filme que rompió moldes y que le había tomado a su director, James Cameron, 10 años realizarlo, este año las opiniones están divididas entre The King’s Speech con su director Tom Hooper, y The Social Network con su director David Fincher. The Social Network es la historia real de la creación de Facebook y las disputas y demandas judiciales que aún ocupan las cortes acerca del verdadero fundador del popular sitio. Resultó irónico que el año pasado los premios a la mejor película y mejor dirección los ganó sorpresivamente un filme que casi nadie había visto, The Hurt Locker, y su directora que pocos conocían, Kathryn Bigelow. Para demostrar cuán pequeño es el mundo del cine, Bigelow es la ex esposa de Cameron, que perdió ante ella en ambas categorías con su Avatar.

Curiosamente, varias de las películas nominadas —The King’s Speech, The Social Network, The Fighter y 127 Hours— se basan en  hechos reales. Lo cual prueba que el arte suele imitar la vida con mayor frecuencia que viceversa. 127 horas, por ejemplo, es la dramática historia en que James Franco representa el papel de Aron Ralston, un alpinista a quien una enorme piedra le atrapó el antebrazo derecho durante ese número de horas en una de sus excursiones a unas montañas solitarias de Utah. Para liberarse, y ante el peligro de no sobrevivir, Ralston optó por amputarse el brazo con una cuchilla de bolsillo.

Al igual que el año pasado, la Academia nominó este año 10 filmes en lugar de cinco en la categoría de mejor película del año. Esto lo pusieron a prueba el año pasado por razones comerciales y les funcionó. Y otra prueba que están haciendo es asignarle la tarea de anfitriones a Anne Hathaway y James Franco. Es la primera vez se le asigna esa tarea a personas que no son comediantes.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos tiene más de 6,000 miembros, todos profesionales exitosos que representan 15 áreas en el fascinante mundo de la cinematografía. La votación de los Oscares se hace por los miembros en cada categoría. Por ejemplo, sólo los actores votan en las categorías de actuación, los directores en la de dirección, los editores de filmes en las suyas, los guionistas en la suya, y así. Solamente en el caso de la mejor película votan todos los miembros.

La firma de auditores, Pricewaterhousecoopers, supervisa y certifica las votaciones y sólo ellos conocen los resultados, que sólo se hacen públicos en el momento en que los presentadores abren los sobres en la ceremonia.

A prepararse, pues, para el gran evento del domingo. Yo suelo tener una reunión social en mi apartamento, donde un grupo de amigos y familiares me acompañan a ver el espectáculo, que consiste en tres partes: el famoso desfile de estrellas en la alfombra roja antes del show, lo cual es más que todo una presentación de modas y modistos; la presentación de los premios; y después las múltiples fiestas que algunos canales cubren como colofón de la gran noche.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO