Skip to content
 

Crítica: <i>Contraband</i>

Mark Wahlberg protagoniza esta película de acción.

  

Director: Baltasar Kormákur
Clasificación: R (menores acompañados) Duración: 110 minutos
Protagonistas: Mark Wahlberg y Kate Beckinsale

In English |  ¿Qué? No lo oigo ¿Qué? ¿Qué dijo? Perdón, pero me cuesta oírlo después de dos horas de seguir a Mark Wahlberg en Contraband. El tipo no hace más que gritar por teléfonos celulares, tirar las macizas puertas de buques portacontenedores y golpear con tanta fuerza a los malos que los puños suenan como la culata de un rifle aplastando un melón. De ahí tenemos explosiones ensordecedoras y choques estrepitosos. Y ese barco de carga que se estrella contra un muelle. ¿Y mencioné la gritería? Tanta gritería.

Vea también: Cine y televisión.

Wahlberg interpreta a Chris Farraday, un experto contrabandista que intenta reformarse, pero los malos lo obligan a dar un último golpe. Porque si no, cosas desagradables les sucederán a su bella esposa y sus adorables hijos, ¿entienden? No nos gustaría que eso sucediera, ¿verdad? Así que Chris se hace a la mar, enfilando hacia Panamá. Consigue trabajo en un carguero, donde todos, desde el capitán hasta el cocinero, saben que sólo está a bordo con el fin de pasar algo de contrabando a Estados Unidos. Pero Chris es un auténtico Houdini, que puede colar a una prostituta ante los ojos de una madre superiora, así que no hay problema. Excepto que todo el que usa pantalones en esta película es un vil traidor que con la misma facilidad lo llenan a uno de plomo o lo tratan con pinzas, ¿me entienden?

Así que en lugar de un trabajito rápido en Ciudad de Panamá (un sitio que, según parece, cuando ninguno de nosotros miraba, se llenó de rascacielos y se convirtió en un cruce entre Hong Kong y Bahréin), Chris se ve obligado a participar en el atraco de un carro blindado, atraco que interrumpen unos policías armados de ametralladoras del tamaño de Buicks que disparan balas explosivas. ¡Zas, zas, ZAS! Y entonces matan a todo el mundo, y quiero decir a todo el mundo, menos a Chris y un amigo, que de alguna manera escapan en la plataforma de una camioneta. Así que me imagino que —aun cuando se está disparando armas que hacen huecos del tamaño de toronjas en un vehículo blindado— es de algún modo fácil que se escapen dos tipos que van al frente vestidos de camiseta y vaqueros.

Todos los hombres tienen la oportunidad de sacar los músculos y Kate Beckinsale, en el papel de la doncella en apuros casada con Chris, es el bombón de la película. Todo el mundo es bonito, menos J.K. Simmons, que interpreta al capitán del barco. Es prácticamente la única persona mayor en toda la película, y cada vez que aparece, uno quisiera que se tratara solo de él.

Contraband se basa en una película islandesa del 2008 llamada Reykjavik-Rotterdam, lo que me sorprendió. Siempre pensé que Islandia era un lugar tranquilo, con glaciares y frailecillos, pero supongo que me equivoqué.

¿Pero, es esto sangre? ¿Me sangran los oídos?

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO