Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Qué no puedes hacer con un testamento

Aprende a evitar las trampas de la planificación de herencias. Te presentamos algunos bienes importantes que suelen quedar fuera del ámbito de un testamento.

Varios dólares debajo de un mazo de juzgado sobre un escritorio

Getty Images

In English 

Ese testamento que tienes guardado puede que no sea la última palabra en lo que respecta a la disposición de tu patrimonio después de fallezcas. En su lugar, otros documentos y leyes pertinentes pueden anular las directrices sobre el reparto de tu patrimonio incluidas en ese documento legal.

"El testamento es un documento de último recurso para la transferencia de bienes", dice Eido Walny, abogado especializado en derecho sucesorio de Milwaukee. "Hay muchas formas de transferir activos que se anteponen a los términos de un testamento".

"A continuación, te presentamos algunos bienes importantes que suelen quedar fuera del ámbito de un testamento, junto con algunos consejos para hacerlos llegar a las personas u organizaciones que desees".

Cuentas de jubilación

Cuando se trata de cuentas 401(k), cuentas IRA y pensiones, quienes figuran como beneficiarios pueden acabar recibiendo esos activos, independientemente de lo que diga tu testamento (aunque a veces pueden aplicarse las leyes estatales). Esto se debe a que tú ya habrías dicho al administrador de tu plan o a la empresa de inversiones cómo manejar el activo después de tu muerte, explica Portia M. Wood, abogada especializada en derecho sucesorio del condado de Los Ángeles. "Ya no es necesaria la legitimación del testamento por parte de los tribunales", dice.

Esto puede provocar situaciones complicadas, como cuando quieres que tu cónyuge reciba toda la herencia, pero la persona beneficiaria de tu 401(k) sigue siendo tu excónyuge. Tu ex puede recibir esos fondos en contra de tus deseos. "Muchos excónyuges no están dispuestos a decir: 'Oh, sé que se trata de un error. El cónyuge actual debe quedarse con el dinero'", dice Kamila Elliott, planificadora financiera de Atlanta.

Puede surgir otro problema si no hay beneficiarios principales vivos y no se nombraron beneficiarios contingentes. En ese caso, el destinatario podría determinarse mediante las condiciones predeterminadas establecidas al abrir la cuenta.

Pólizas de seguro de vida

Al igual que ocurre con las cuentas de jubilación, la lista de beneficiarios de una póliza de seguro de vida, no el testamento, suele determinar quién se queda con el dinero. Así que podrías dejar, sin quererlo, el desembolso de la póliza a tu ex. Pero tanto el seguro como el divorcio se rigen en primer lugar por la legislación estatal, que puede variar. (En cambio, las inversiones de jubilación del sector privado se rigen principalmente por las leyes federales). Algunos estados —Minnesota, por ejemplo— revocan de manera automática la designación de un excónyuge como beneficiario en una póliza de seguro de vida. Las normas pueden ser complicadas, por lo que la estrategia más segura es actualizar los beneficiarios de todas las pólizas de seguro e inversiones después de un divorcio. "No hay que caer en la trampa de intentar averiguar cuáles cuentas son estatales y cuáles son federales. Simplemente, hay que actualizarlas todas", dice Walny.

Sin embargo, un acuerdo de divorcio puede incluir una disposición para que el excónyuge reciba beneficios del seguro de vida, señala Walny; en ese caso, el titular de la póliza debe ratificar esa elección ante la compañía de seguros una vez que el divorcio sea definitivo.

Cuentas bancarias

Si una cuenta se denomina como de transmisión por fallecimiento (TOD), pagadera en caso de fallecimiento (POD) o propiedad conjunta con derecho de supervivencia (JTWROS), dichas designaciones generalmente anulan el testamento, dice Reggie Fairchild, planificador financiero de Carolina del Sur. La tarjeta de firmas de tu cuenta indicará si se aplica alguna de estas designaciones; puedes pedir a tu banco que revise tu tarjeta si no estás seguro. En el caso de las cuentas individuales denominadas TOD o POD, el beneficiario puede acudir al banco con una prueba de identidad para transferir o cobrar los fondos. Las cuentas JTWROS pasan a ser propiedad del titular sobreviviente de la cuenta, que tendrá que mostrar al banco un certificado de defunción del otro titular.

Propiedades

Si dos cónyuges son propietarios de una vivienda de manera conjunta con derecho de sobrevivencia, la propiedad pasa de manera automática al cónyuge sobreviviente sin la intervención de ningún tribunal. En algunos estados, como Wisconsin, los bienes inmuebles también pueden transferirse mediante una escritura TOD, sin necesidad de un testamento, en la que se nombra al beneficiario de la propiedad, dice Walny.

Fideicomisos

Los activos que son parte de un fideicomiso no se rigen por un testamento, lo que convierte a los fideicomisos en otra herramienta para distribuir los activos sin la intervención del tribunal de sucesiones, dice Wood. Pero después de la constitución del fideicomiso, hay que transferir las cuentas, cambiar los beneficiarios o tomar otras medidas para que cada activo que se quiera poner en el fideicomiso acabe realmente allí. Ten en cuenta que, bajo la Ley SECURE del 2019, la mayoría de los fideicomisos han perdido la capacidad de extender las distribuciones de las cuentas IRA a lo largo de varias décadas; en la actualidad, en la mayoría de los casos, esas distribuciones deben pagarse en un plazo de 10 años, similar al caso de las IRA no fiduciarias, dice Ed Slott, fundador de IRAhelp.com. 

Acierta con el dinero

Sigue los siguientes consejos para nombrar a los beneficiarios y así facilitar la transferencia de activos.

Rellena los formularios en su totalidad. Al enumerar los beneficiarios, incluye los nombres completos, los números de Seguro Social y la relación que tengan contigo. Si tienes varios beneficiarios, especifica el porcentaje de reparto de tus bienes y asegúrate de que los porcentajes sumen 100%.

Utiliza las palabras con precisión. El dinero tiene como destinatarios a los beneficiarios principales. Solo si no hay beneficiarios principales sobrevivientes, los beneficiarios contingentes reciben los fondos. No cometas el error de incluir a un hijo como beneficiario principal y a otro como contingente.

Mantén tus documentos actualizados. Los acontecimientos importantes de la vida, como el matrimonio, el divorcio, el nacimiento de un hijo o el fallecimiento de un beneficiario, son buenas razones para revisar tu documentación. Fairchild sugiere que se compruebe cada año, quizás después de la presentación de la declaración de impuestos.

Cuida de tu herencia. Nombrar a tu herencia beneficiaria, en lugar de designar a una persona o un fideicomiso (si tienes uno), puede generar gastos y problemas innecesarios.

No improvises. ¿Te encuentras en una situación financiera o familiar complicada? ¿Tienes dudas sobre alguna de las normas? Entonces, utiliza los servicios de un abogado. Gastar un poco de dinero por adelantado puede evitar mucha ira y angustia después de tu fallecimiento.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.