Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

La desaparición de las sucursales bancarias

Puedes culpar a los milénicos, las fusiones y la tecnología por menos sucursales y más “desiertos bancarios”.

Exterior de una sucursal bancaria desocupada con un vaya en blanco.

MEDIANEWS GROUP/BOULDER DAILY CAMERA / GETTY IMAGES

In English | Si no ves tantas sucursales bancarias como acostumbrabas, tus ojos no te engañan: debido en gran parte a las fusiones de bancos y la migración de los servicios bancarios a internet, miles de sucursales cerraron en el 2020. Aunque nadie espera que las sucursales bancarias desaparezcan del todo, habrá más cierres.

Los bancos cerraron un récord de 3,324 sucursales en todo el país en el 2020 y abrieron 1,040, por una pérdida neta de 2,284 sucursales.

— Datos de S&P Global Market Intelligence

Los consumidores pueden realizar la mayoría de sus actividades bancarias por teléfono o computadora, pero no todas. Cuando se cierra una sucursal, quizás debas viajar más lejos para obtener una caja de seguridad o un cheque certificado. “Estas no son cosas que se presenten muy a menudo, pero cuando se necesitan, son urgentes”, dice Greg McBride, analista financiero principal de Bankrate.com (en inglés).

¿Dónde han ido a parar todas las sucursales bancarias?

Durante el auge del sector inmobiliario entre el 2001 y el 2007, las sucursales bancarias eran tan omnipresentes como los cafés de Starbucks. “El patrón —especialmente en los estados del sur— era crear una nueva subdivisión de viviendas y construir un nuevo centro comercial cercano a la subdivisión; y en cada uno de esos centros comerciales había al menos una sucursal bancaria”, dice McBride. “De modo que existía una bonanza de construcción de sucursales paralela a la bonanza de construcción de casas”.

Según el Federal Reserve Bank of St. Louis, en el 2009 había 92,030 sucursales bancarias, pero esa cantidad ha disminuido aproximadamente un 11% desde entonces. Y el ritmo se ha acelerado. Los bancos cerraron un récord de 3,324 sucursales en todo el país en el 2020 y abrieron 1,040, por una pérdida neta de 2,284 sucursales, según datos de S&P Global Market Intelligence. (Los datos no incluyen los cierres temporales debido a la pandemia). U.S. Bancorp fue el banco que cerró más sucursales (349); Wells Fargo cerró 331. Entre los estados con más cierres netos en el 2020 se cuentan California, Nueva York, Pensilvania, Ohio, Illinois y Nueva Jersey.

Una razón de peso para los cierres han sido los milénicos, quienes se convirtieron en la generación con mayor presencia en la fuerza laboral en el 2016 y prefieren realizar sus actividades bancarias por internet. Los bancos sencillamente se están adaptando a sus necesidades: depositar un cheque por teléfono es mucho más fácil que ir a una sucursal o incluso a un cajero automático. “Es una de esas cosas que, cuando la haces una vez, nunca más harás un depósito en una sucursal o en un cajero automático”, dice McBride.

Otra razón para cerrar sucursales son las fusiones que tienen lugar en el sector bancario. Cuando dos bancos se fusionan, con frecuencia cierran algunas de las sucursales que están próximas. Las fusiones durante la pandemia de COVID-19 en el 2020 disminuyeron a 110, de 261 en el 2019, según la firma consultora Deloitte. Pero algunas fueron enormes, como la adquisición de BBVA USA Bancshares por parte de PNC en noviembre del 2020 por $11,600 millones. Un aumento en las negociaciones a finales del 2020 es una señal de que podría haber más fusiones en el futuro, señaló Deloitte en su “2021 Banking and Capital Markets M&A Outlook”.

Por último, está la cuestión de la rentabilidad. Ingresa más dinero en concepto de depósitos, cargos y servicios en las sucursales bancarias que se encuentran en los vecindarios lujosos de las zonas urbanas que en las que se encuentran en las áreas rurales más pequeñas. “Los bancos continúan trasladándose a las áreas con mayor rentabilidad, pero dejan a otras comunidades sin servicios bancarios”, dice Zain Tariq, gerente de periodismo de datos de S&P Global Market Intelligence.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Viajar más lejos es solo el comienzo

Una de las consecuencias obvias de la serie de cierres de sucursales es que las personas tienen que viajar un poco más para llegar a un banco. El Federal Reserve Bank of St. Louis estima que la distancia promedio entre una sucursal bancaria cerrada y una abierta es casi dos tercios de milla en las áreas rurales y menos de un cuarto de milla en las áreas urbanas. Este estimado no toma en cuenta la distancia entre las sucursales cerradas y abiertas de un mismo banco; por lo tanto, minimiza el posible inconveniente del cierre de una sucursal bancaria.

Una mayor preocupación son los llamados desiertos bancarios: áreas donde la sucursal bancaria más cercana se encuentra a 10 millas o más. En esas áreas, dice la Reserva Federal, las personas pueden demorar 20 minutos o más en llegar a un banco, especialmente si no tienen acceso confiable a un medio de transporte. Un estudio del 2017 halló 1,132 desiertos bancarios en el país.

Más importante aún, las pequeñas empresas en los desiertos bancarios podrían tener dificultades para obtener un préstamo rápido en caso de una emergencia. En su lugar, tienen que tener efectivo disponible, dice Tariq. “Si necesitas un préstamo rápido y ellos [los representantes bancarios locales] te conocen, lo procesarán más rápido que si acudes al banco en línea, donde básicamente hablas con un robot”, señala.

Y, en algunas comunidades, las sucursales bancarias operan como algo más que un banco. Capital One tiene cafés Peet's Coffee en algunas sucursales y les ofrece a los titulares de una tarjeta de Capital One un 50% de descuento en las bebidas de café. Umpqua Bank en Oregón ofrece incluso más: café gratis de la marca Umpqua y espacios comunitarios donde se llevan a cabo clases de yoga y reuniones de organizaciones sin fines de lucro.

Qué hacer si cierran tu sucursal bancaria

  1. Ve si hay una sucursal de tu banco a una distancia razonable.
  2. Averigua si tu banco ofrece suficientes opciones en internet que se ajusten a tus necesidades. Tal vez no necesites los servicios de una sucursal para depositar cheques, verificar tus saldos o transferir dinero entre cuentas.
  3. Asegúrate de que haya suficientes cajeros automáticos sin cargo en tu área para cuando necesites efectivo.
  4. Considera transferir tu cuenta a otro banco o cooperativa de crédito cercanos si necesitas los servicios de una sucursal. Es posible que otros bancos cercanos ofrezcan incentivos para los clientes nuevos, como tasas de interés más altas en los certificados de depósito.
  5. Considera usar un banco en línea para las actividades bancarias diarias. Los bancos en línea generalmente tienen tasas de interés un poco más altas que los bancos con presencia física. Asegúrate de que el banco sea legítimo con la herramienta BankFind de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) (en inglés).

Aunque las sucursales bancarias se están cerrando, no desaparecerán por completo. “Creo que las sucursales físicas aún desempeñan un papel importante”, señala Tariq. “Si bien muchos milénicos optan por los servicios bancarios digitales, las sucursales físicas siguen añadiendo mucho valor en lo que se refiere a obtener asesoramiento y guía para inversiones”.

No obstante, deberías irte acostumbrando a ver un cartel que diga “Cerrado” en tu sucursal bancaria local. Tal vez termines teniendo que trasladar tu caja de seguridad, dice McBride. “Quedará en un lugar no tan cerca ni conveniente, y tampoco hay garantía de que no tendrás que trasladarla de nuevo en un par de años”.

 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.

 

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.