Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

7 consejos prácticos para crear (o reconstruir) tu fondo de emergencia

Cuánto dinero necesitas y cómo puedes conseguirlo.

Jarra llena de dólares con un letrero que dice fondo de emergencias sobre una mesa

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English 

Tu refrigerador no enfría, tu auto no funciona, de repente te quedas sin trabajo. Puede ser difícil hacerle frente a un solo evento costoso, por no decir varios a la vez. Pero cosas como estas ocurren todos los días. La vida puede ser dura, pero se facilita mucho si tienes una reserva de efectivo para cubrir gastos inesperados.

"Los fondos de emergencia son increíblemente importantes porque evitan que las personas contraigan deudas con las tarjetas de crédito o saquen dinero de las cuentas de jubilación para pagar cosas, lo cual puede ser devastador para sus finanzas", dice Matt Stephens, planificador financiero certificado (CFP) de AdvicePoint LLC en Wilmington, Carolina del Norte.

Durante lo que llamó "el año en que todo se rompió", uno de sus clientes tuvo que reparar o remplazar la cortadora de césped, el sistema de riego, la puerta del garaje, la lavadora, el triturador de basura, el microondas y el refrigerador. Además, la esposa del cliente tuvo que someterse a una operación quirúrgica importante, con unos gastos de bolsillo superiores a los $10,000. "Afortunadamente, tenían un fondo de emergencia disponible, así que estaban molestos, pero no arruinados".

"No es cuestión de si algo va a ir mal, sino de cuándo", dice Thomas Scanlon, CFP de Raymond James en Manchester, Connecticut. "Pero si sabes que tienes dinero en el banco, no te quedarás despierto toda la noche con la preocupación".

Las lecciones de la pandemia

Los efectos de la COVID-19, los incendios en el oeste y los huracanes en el este han subrayado aún más la necesidad de contar con una reserva de efectivo. Según una encuesta de junio del 2020 de la Oficina del Censo de EE.UU., la mayoría de los adultos que recibieron un cheque de estímulo del Gobierno federal dicen que lo utilizaron, o tienen la intención de utilizar la mayor parte, en los gastos básicos del hogar, como los alimentos, el alquiler, los pagos de la hipoteca y los servicios públicos.

Además, un fondo de emergencia puede ayudar a mantener el rumbo cuando los mercados caen precipitadamente, como ocurrió en la primavera del 2020, dice Bradley Lineberger, un CFP de Seaside Wealth Management en Carlsbad, California: "En lugar de vender tus maravillosas inversiones a precios de remate cuando los mercados están a la baja, puedes echar mano de tus reservas para salir adelante. Puedes dejar que tus inversiones en acciones se recuperen y sigan creciendo".

Sin embargo, según una encuesta de Bankrate.com publicada en julio, solo el 44% de las personas en Estados Unidos tienen ahorros suficientes para cubrir tres o más meses de gastos. Además, el 25% dicen que no tienen ningún fondo de emergencia, en comparación con el 21% en el 2020. Y el 51% de los encuestados por Personal Capital, un sitio web de finanzas, dicen que tener un fondo para emergencias es una prioridad mayor que antes de la pandemia.

Aun así, con las múltiples obligaciones que tienes sobre tus ingresos, puede que te preguntes cómo crear una reserva o aumentar la que tienes. Buena pregunta. AARP consultó a planificadores financieros de todo el país para que dieran su consejo y sus mejores sugerencias para reunir el dinero.

1. ¿Cuánto necesitas?

Si tu trabajo te proporciona un salario estable y constante, seis meses de gastos de manutención pueden ser suficientes para un fondo de emergencia, dice Ashley Folkes, CFP de Bridgeworth Wealth Management en Birmingham, Alabama. "Si tu salario fluctúa, te recomendamos nueve meses". 

Eso es para el peor de los casos: perdiste el trabajo y necesitas recurrir a los ahorros para pagar los gastos básicos. En algunos casos, un fondo más modesto es suficiente. Mark Ziety, CFP de WisMed Financial en Madison, Wisconsin, dice que el tamaño del fondo también depende de la posibilidad de que se produzca una emergencia. Por ejemplo, una pareja de jubilados que alquila un apartamento en una comunidad de jubilados tiene ingresos del Seguro Social y de la pensión. No tendrán una pérdida de trabajo ni reparaciones en la casa. "Los gastos médicos pueden ser su mayor preocupación económica, por lo que un fondo de emergencia que cubra sus posibles gastos de bolsillo puede ser suficiente", dice.

2. Empieza con depósitos directos y agrega 'ingresos extra'

¿No tienes nada que se acerque a esa cantidad en efectivo? "No te castigues", dice Scanlon. "Agrega dinero poco a poco a este fondo". Fija primero un objetivo razonable, tal vez $1,000, que podrían cubrir una amplia gama de emergencias costosas y molestas: llantas nuevas, un lavaplatos, algunos gastos de bolsillo del seguro médico. Abre una cuenta de ahorros separada y empieza a hacer depósitos directos y regulares, aunque sean pequeños. Añade el pago de horas extra, las bonificaciones y los reembolsos de impuestos que recibas, sugiere Scanlon.

3. Recorta los gastos, reduce las deudas, busca un trabajo secundario

A continuación, reajusta tu presupuesto y reduce tus facturas como puedas. Usa dinero en efectivo, no uses crédito, y paga tus tarjetas de crédito. Lleva una lista al supermercado para no comprar impulsivamente y cocina en casa en lugar de salir a comer. Cancela las suscripciones y compras automáticas que no necesites. Rebaja tu factura de la televisión por cable limitando los canales especiales y cambiando a ofertas de televisión y películas gratuitas. Encuentra un trabajo secundario que te guste. Folkes también sugiere buscar cosas que puedas vender. "Si eres como yo, acumulas muchas cosas. Internet facilita las ventas y puedes utilizar las ganancias para incrementar tu fondo". Aprovecha las numerosas aplicaciones que hay para ello.

4. Considera alternativas al dinero en efectivo

Ten en cuenta que tus reservas pueden adoptar muchas formas. Benjamin Offit, CFP de Offit Advisors en Columbia, Maryland, sugiere una línea de crédito sobre el valor de la vivienda (HELOC), cuentas de inversión y de corretaje no cualificadas, un préstamo de un plan 401(k) o incluso líneas de crédito respaldadas por valores. George Gagliardi, CFP de Coromandel Wealth Management en Lexington, Massachusetts, recomienda procurar una "liquidez rápida", sin grandes cargas fiscales o de intereses. "Tu fondo podría incluir fondos de bonos de bajo rendimiento; bonos sin penalizaciones por retiro o venta; cuentas de ahorro y cuentas corrientes, e incluso certificados de depósito si puedes cobrar una cantidad suficiente una vez sin una penalización onerosa".

5. Combina tu fondo con una cuenta de ahorros para gastos de salud (HSA)

Si cumples los requisitos, puedes complementar tu fondo de emergencia con una cuenta HSA. Nadine Marie Burns, CFP de A New Path Financial en Ann Arbor, Míchigan, se alegra de haberlo hecho. En la primavera, cuando ella y su marido encontraron moho en su casa, él tuvo que ser hospitalizado durante cuatro días. El precio: más de $22,000 para cubrir su tratamiento médico (la totalidad de su deducible anual), una nueva caldera, un nuevo acondicionador de aire y humidificador, más la eliminación del moho. "Sin un fondo de emergencia y una cuenta HSA, esto habría retrasado nuestros objetivos de jubilación más de un año. Pero pagamos el hospital con nuestra cuenta HSA y utilizamos el dinero de nuestros ahorros de emergencia para comprar la caldera nueva. Nuestro seguro para propietarios de viviendas reembolsó una parte del costo de la eliminación del moho".

6. No toques ese dinero

Con algo de disciplina, tu fondo empieza a crecer. Pero cuando se acercan las fiestas, puedes sentir la tentación de comprar algo que realmente quieres para ti o para un ser querido. Ten cuidado. No sabotees tu objetivo ni tu futuro gastando tu dinero impulsivamente. La clave es seguir siendo disciplinado. Es recomendable disponer de ese dinero solamente en caso de una verdadera emergencia, no para pagar tus próximas vacaciones.

7. Reintegra los fondos que retires

Finalmente, Burns y su marido han aprendido la importancia de conservar íntegro su fondo. "Estamos reconstruyendo nuestros ahorros de emergencia para cualquier cosa que venga. No puedo imaginar el estrés que habríamos pasado si no hubiéramos tenido los fondos para manejar una situación importante de salud de manera rápida y eficaz". Ahora, dice, la pareja espera un futuro saludable.

¿Qué es AARP Money Map ™?

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.