Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

10 cosas que compras están subiendo de precio

Las escasez y crecientes demandas están causando el aumento de precios y suscitando temores de inflación.

Fotos del incremento de la gasolina, materiales de construcción, ventas de casas, y autos

Getty Images

In English | Si has comprado recientemente gasolina, un automóvil o un sándwich con tocino, ya te has dado cuenta de que los precios están aumentando.

El índice de precios al consumidor (CPI), que es el principal medidor de inflación que utiliza el Gobierno, subió un 0.8% en abril y 4.2% durante el último año. Es el aumento más grande en doce meses desde el período que finalizó en septiembre del 2008. La baja oferta y la alta demanda se han combinado para elevar los precios de una variedad de productos. A continuación, vemos con detalle 10 artículos que cuestan más este año.

1. Gasolina

El principal tema que domina los titulares es la gasolina. La Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) dice que su índice de precios de gasolina ha incrementado un 49.6% en los últimos 12 meses. Hace un año, según la AAA, cuando la pandemia hizo que muchas personas se quedaran en casa y sin tener que conducir, un galón de gasolina sin plomo costaba solo $1.85. Actualmente está en un promedio de $3.01 por galón.

Para empeorar el asunto, el pirateo del masivo oleoducto Colonial Pipeline ha causado escasez de gasolina a todo lo largo de la costa este. Al 12 de mayo, el 28% de las gasolineras en Carolina del Norte no tenían combustible. Además de ese problema, la industria camionera dice que no cuenta con suficientes conductores para los camiones cisterna que se usan para reabastecer las gasolineras y mantener las bombas con flujo continuo.

2. Petróleo

La demanda de petróleo cayó a un abismo el año pasado cuando la economía se cerró a causa de la pandemia. El precio del barril de petróleo crudo de West Texas Intermediate costaba más de $60 a finales del 2019. En abril del 2020, el precio se desplomó a menos de cero en un sorprendente colapso. Desde entonces, los precios han aumentado lentamente mientras la industria lucha por mantenerse al día con la creciente demanda a medida que la economía abre sus puertas nuevamente. Hoy en día, el petróleo crudo se está vendiendo otra vez a precios previos a la pandemia, más de $60 por barril.

Los precios podrían continuar subiendo ya que la industria petrolera tiene dificultades para encontrar trabajadores, y eso podría llevarse tiempo, porque la industria necesita fuerza laboral especializada. “Muchas de las personas que perdieron su trabajo eran trabajadores de servicio urbano”, dice Michael Englund, economista principal de Action Economics. No es muy probable que una mesera del Bronx acepte un empleo en un sitio de fracturación hidráulica en West Texas, señala. Hasta que la producción se ponga a la par con la demanda, los precios de la gasolina, que están atados a los precios del petróleo, podrían permanecer altos.

3. Autos usados

Según la firma de investigaciones J.D. Power, el costo promedio de un automóvil usado subió a $25,463 en abril; primera vez que la cantidad ha subido a más de $25,000. El informe más reciente del CPI revela que tan solo en el mes de abril los precios subieron un 10%, lo que representa el incremento mensual más grande desde 1953, cuando el Gobierno empezó a registrar los precios de los autos usados.

¿Qué hay detrás del aumento de precio? Una escasez de chips de computadora. La mayoría de los automóviles usan varios semiconductores para muchas cosas que van desde aumentar el rendimiento del motor hasta monitorear la temperatura de la cabina. Un incendio en una importante planta japonesa de chips y las severas tormentas invernales en Texas que alteraron la manufactura doméstica de chips repentinamente hicieron que los semiconductores se convirtieran en un producto escaso. Ya que se están produciendo menos autos nuevos en la línea de ensamblaje, la demanda de autos usados se ha disparado.

4. Alquiler de automóviles

A medida que los viajes se detuvieron a principios de la pandemia, muchas compañías de alquiler de autos vendieron parte de sus flotas para recaudar dinero que tanto necesitaban. Pero ahora que los viajes se reanudan y resurge la demanda de alquileres, la antes mencionada escasez de chips necesarios para fabricar nuevos automóviles ha dificultado reabastecer las flotas de alquiler. Como resultado, el costo de alquilar un automóvil o una camioneta ha aumentado un 82% durante el último año, según la BLS.

Si puedes encontrar un auto en alquiler, espera pagar mucho más de lo que estás acostumbrado, especialmente si no planeas con anticipación. Por ejemplo, los alquileres de autos en Hawái cuestan más de $200 al día, si es que puedes encontrar uno, según Jonathan Weinberg, director ejecutivo de AutoSlash, una compañía de alquiler de autos con descuento. Un estudio reciente de CheapCarRental.net reveló que las tarifas de los autos de alquiler en todo el país son, en promedio, alrededor de un 30% más altas que en mayo del año pasado, mientras que en Hawái y Florida han aumentado más de un 50%.

5. Casas

Después de más de un año de trabajar en el hogar, muchas personas aparentemente han decidido que les gustaría vivir en otro lugar. El índice del S&P CoreLogic 20-City Case-Shiller Composite ha subido un 11.9% en los últimos 12 meses contados hasta febrero, lo que representa el incremento más alto desde febrero del 2006, fecha cercana a la cima de la burbuja inmobiliaria. “Estos datos se mantienen coherentes con la hipótesis de que la COVID ha fomentado que compradores potenciales se muden de departamentos urbanos hacia residencias suburbanas”, dice Craig J. Lazzara, director administrativo y jefe global de la Estrategia de Inversión en Índices en S&P DJI.

Anecdóticamente, agentes y clientes están reportando guerras de ofertas que no se han visto desde el frenesí de viviendas en la década del 2000. “Aquí en Colorado, ahora se ha vuelto normal ofrecer $100,000 por encima del precio que se pide por las casas”, dice Englund. “Es un increíble frenesí económico lo que está pasando".

6. Madera

La Asociación Nacional de Constructores de Viviendas (NAHB) calcula que los precios de la madera se han triplicado en los últimos 12 meses, y que esos aumentos han agregado $36,000 al precio de una casa nueva. La avalancha de nuevas construcciones de residencias —así como renovaciones— durante la pandemia es la causa del aumento en la demanda de madera.

Extrañamente, no es la escasez de árboles lo que está agravando los aumentos de precio: es la producción reducida en los aserraderos. Al igual que con muchos otros negocios, los aserraderos disminuyeron la producción a causa de las órdenes de quedarse en casa y los mandatos de distanciamiento social. Los aranceles en las importaciones de madera canadiense hacia Estados Unidos también han elevado los precios de la madera, dice la NAHB.

7. Cobre

A veces llamado “el producto con un doctorado en economía” por su sensibilidad a los precios con respecto al crecimiento económico, una tonelada métrica de cobre que tan solo hace 12 meses costaba $5,000, ahora se vende por casi $10,500. China ha intensificado la demanda a medida que su economía se recupera de la COVID-19, y el auge de viviendas en Estados Unidos también ha impulsado la demanda de cobre. Además, los automóviles eléctricos necesitan mucho cobre: mientras que los automóviles convencionales tienen hasta 49 libras de cobre, los vehículos de batería eléctrica contienen 183 libras de cobre.

En cuanto a la producción, Chile es el productor de cobre más grande del mundo, y los mineros de cobre en dos minas chilenas —que representan el 20% de la producción nacional— están amenazando con hacer huelga. Incluso si los mineros no hacen huelga, puede llevarse mucho tiempo en acelerar nueva producción. Y si se descubre una nueva fuente de cobre, se lleva años en obtener aprobación para abrir una nueva mina.

8. Tarifas aéreas

¿Buscas tarifas aéreas baratas? Va a ser mucho más difícil encontrarlas conforme se reducen las restricciones de la pandemia y la gente empieza a tomar vacaciones después de vacunarse. Aunque las tarifas aéreas todavía están por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, según TravelWeekly, están aumentando rápidamente. Para mayo, los precios módicos de los boletos a destinos nacionales serán de un promedio de $279, lo que sería un 23% más alto que en mayo del 2020 pero un 10% menos que en mayo del 2019.

Y asegúrate de elegir bien las fechas en las que quieres volar. Durante la pandemia, muchas aerolíneas eliminaron sus cuotas por hacer cambios de reservaciones, pero ahora muchas las están volviendo a implementar. Y si vas a salir del país, también toma en cuenta que pagarás por la prueba de COVID-19.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


9. Habitaciones de hotel

Durante la pandemia podías conseguir grandes descuentos en habitaciones de hotel, pero ahora esas ofertas son cada vez más difíciles de encontrar. Según un artículo de USA Today, los precios de hotel están a tan solo un 5% por debajo de lo que estaban hace un año. Las habitaciones en áreas vacacionales están por encima de los niveles previos a COVID, a medida que los recién vacunados aprovechan la oportunidad para salir de la casa e irse a la playa.

Alquilar una vivienda vacacional en vez de reservar una habitación de hotel también se está haciendo más difícil debido al aumento en la demanda. (Aquí te presentamos nueve consejos para encontrar un alquiler vacacional (en inglés) si no puedes encontrar un hotel).

10. Tocino

Aparentemente, el tocino fue uno de los principales alimentos reconfortantes durante la pandemia: su precio subió el 10.7% en los últimos 12 meses, según la BLS. “El 70% de los consumidores reporta comer o preparar tocino al menos una vez al mes”, declaró Tara-Ann Dugan, directora de estrategias y perspectivas para el Consejo Nacional de la Carne de Cerdo. “Una de las divertidas dinámicas que hemos visto durante la pandemia es que el amor por el tocino creció entre la generación del milenio, donde el 75% de los consumidores milénicos están comiendo o preparando tocino, en comparación con el 70% de la población general".
 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.