Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Pagas demasiado por un seguro?

Si reduces tus pólizas de seguro con cuidado, puedes ahorrar dinero.

Ilustración con un letrero en inglés que dice seguro, salud, vida, carro, casa.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | He oído decir que debemos comprar la cobertura de seguro que deseemos y que nunca podemos estar demasiado asegurados. Si los seguros fueran gratis, estaría de acuerdo; pero no lo son.

Las empresas de seguros deben cubrir sus gastos y obtener ganancias, lo que en general significa que es bastante probable que recibas menos beneficios en comparación con el total de las primas que pagues. Siempre he recomendado que solo debemos asegurar lo que no podamos darnos el lujo de perder. Te daré dos ejemplos extremos.

  • Para mi nuevo iPhone 11, puedo comprar un seguro por solo $11 al mes o $132 al año de una empresa independiente, el cual prolonga la garantía y cubre los daños accidentales y el robo. Si se me dañara el teléfono, sospecho que desearía haber comprado el seguro. Pero si pago por un nuevo iPhone, no tendré que cambiar mi estilo de vida. Si en un año me roban el teléfono, es probable que pueda comprar un celular renovado por mucho menos de lo que pagué por el nuevo. Por eso decidí autoasegurarme, lo que significa que si dejo caer el teléfono o si se daña de otra manera, pagaré por reemplazarlo.
  • Cuando se trata de la salud de mi familia, en definitiva necesito seguro. El costo de un tratamiento para un trastorno de salud grave, como un trasplante de órgano, puede llegar fácilmente a más de $1 millón. Ese es un costo por el que no estoy dispuesto a autoasegurarme. Sin embargo, estoy dispuesto a autoasegurar el deducible. Por eso compré un plan de deducible alto en el que tendría que pagar los primeros $6,000 de los gastos.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En general, te conviene comprar seguro solo para lo que no puedes reemplazar por tu propia cuenta. Piensa en eso mientras contemplas las siguientes opciones para los diversos tipos de seguro.

Seguro para automóviles

Sin importar si lo exigen las leyes, es recomendable que tengas un seguro de responsabilidad civil, que cubre los daños que puedas ocasionar a los demás. Tengo un seguro de responsabilidad civil de alta cobertura y también una póliza de seguro suplementario (póliza “paraguas”) que me cubre por cualquier posible incidente en el que de manera accidental deje a alguien discapacitado o cause su muerte. La póliza de seguro suplementario cubre la mayoría de las responsabilidades accidentales, como por ejemplo si alguien se lesiona en nuestro hogar, y cualquier responsabilidad por encima de los límites de mi seguro para automóviles. Debido a que nuestros autos tienen bastantes años y su valor es relativamente bajo, no tenemos seguro de colisión ni cobertura integral. Otra opción puede ser autoasegurarte de manera parcial si seleccionas un deducible más alto para los seguros de colisión y de cobertura integral.

Seguro para propietarios de viviendas

La mayoría de las personas, si su casa se incendia, no pueden pagar por volver a construirla ni reemplazar todo su contenido. Además, si tienes una hipoteca, el banco por lo general exigirá que tengas este tipo de seguro. Pero ya que es poco probable que se destruyan los cimientos de tu hogar, debes preguntar en tu compañía de seguros si puedes asegurar tu vivienda por una cantidad menor al costo actual de reemplazo. Eso te ahorrará algo. También debes considerar tener deducibles altos, si puedes pagar por los deducibles. Por regla general, ambas opciones reducirán tus primas al mismo tiempo que te brindan cobertura adecuada.

Seguro de vida

El propósito de tener un seguro de vida es proteger a tu familia si algo te sucede. Cuando éramos jóvenes, necesitábamos asegurarnos de que nuestro cónyuge tendría suficientes ingresos para reemplazar lo que ganábamos en caso de que falleciéramos. Pero en particular si nuestros hijos ya se independizaron, a medida que envejecemos, necesitaremos proteger menos años de ingresos. En muchos casos, los gastos de una pareja podrían disminuir si fallece uno de los cónyuges. Por eso es posible que ya no necesites ese seguro de vida.

Sin embargo, quería advertirte dos cosas. Primero, solo me refiero a los seguros a término normales. Analizar los seguros de vida con efectivo acumulado, tales como los seguros de vida entera y de vida universal, es mucho más complejo y variado en función de la póliza y de tus circunstancias. Segundo, si tienes una póliza de seguro a término con prima nivelada y pagas la misma cantidad por el seguro durante 10 años o más, recuerda que en los últimos años de la póliza el precio te favorece más, porque las probabilidades de fallecer aumentan con la edad. Además, por supuesto, si has tenido una enfermedad potencialmente mortal, por lo general no cancelarías el seguro.

Seguro por discapacidad

Cuando eres joven, quedar discapacitado puede tener consecuencias muy graves, pues tu familia y tú podrían perder los ingresos de tu trabajo y también tener grandes gastos continuos por tu atención médica. Pero las pólizas de seguro por discapacidad a menudo solo pagan hasta los 65 años u ofrecen beneficios mucho menores a partir de esa edad. Descubrí que la prima no disminuye a pesar de que si quedas discapacitado a los 64 años te pagan mucho menos en comparación con a los 32 años. Por eso, te conviene estudiar tu póliza, saber el pago máximo que recibirías y compararlo con la prima que estás pagando, para decidir si este es el momento de cancelar el seguro o reducir los beneficios.

Seguro de cuidados a largo plazo

No podemos ignorar este tema tabú, pero es posible que la decisión sobre comprar un seguro de cuidados a largo plazo implique el análisis más complejo. Las tarifas de muchas pólizas compradas hace años han aumentado enormemente. Existen varios tipos de pólizas híbridas en las que las primas no aumentan, pero son mucho más costosas porque también ofrecen beneficios de seguro de vida. En este otro artículo, analicé el seguro de cuidados a largo plazo (en inglés).

En lo que respecta a los seguros, mi consejo es combatir la inercia y no simplemente seguir pagando las primas. Es recomendable que sepas cuáles pérdidas puedes permitirte y cuáles no. Para el primer caso, piensa si debes eliminar el seguro o evalúa cuánto podrías ahorrar al aumentar los deducibles. Compara precios para ver si podrías ahorrar dinero con otra empresa de seguros. Con los ahorros, podrías gastar más en algo para ti y tu familia.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO