Skip to content
 

Planificadores financieros para el resto de nosotros

No necesitas —ni tienes que pagar— un millón de dólares para obtener buenos consejos.

Manos de varias personas alrededor de una mesa en una reunión

Getty Images

In English | ¿Te preguntas si puedes jubilarte en cinco años? ¿No estás seguro de cuánto puedes ahorrar para la educación de tus hijos?

Un asesor financiero probablemente te ayudaría a responder estas y otras preguntas. "Este es el momento en el que tomar decisiones erróneas afectará la forma en que vives por el resto de tu vida", dice Michael Finke, director académico del American College of Financial Services. "Podemos beneficiarnos al obtener el conocimiento de un experto".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Sin embargo, no puedes obtener consejos informados y objetivos en cualquier lugar. Muchos profesionales trabajan solo con clientes que les dan mucho dinero para administrarlo en su nombre (a menudo un mínimo de $250,000). Otros dan consejos gratis... mientras dirigen a las personas a comprar los productos financieros que están vendiendo.

Pero hay otra opción: trabajar con un planificador financiero sobre la marcha, que te puede dar consejos imparciales y te cobrará por tarea, por hora o por suscripción. No siempre es fácil encontrar uno, pero el esfuerzo puede ser invaluable.

Lo que obtendrás

Una consulta con un planificador a quien pagas según consultas (o solo por su asesoramiento) es como una visita a un médico de familia. Puedes preguntar sobre inquietudes específicas, como “¿Cuándo debemos mi cónyuge y yo comenzar a cobrar el Seguro Social?” o “¿Debo comprar un seguro de cuidado a largo plazo?” O puedes obtener una revisión de tus finanzas generales. Un planificador puede brindar orientación no solo sobre inversiones, sino también sobre presupuestos, deudas, impuestos y planes de jubilación.

Muchos asesores dependen de la tecnología. Así que en lugar de visitas en persona, puedes comunicarte por correo electrónico, teléfono y video chats. Y probablemente tendrás que prepararte para las reuniones completando formularios que detallan tu situación financiera y tus metas. (Los asesores, al igual que los profesionales de la salud, están adiestrados para proteger tu información personal).

La ayuda que recibirás dependerá de los servicios que se ofrecen y de tus necesidades individuales. Es posible que solo tengas una conversación de una hora por teléfono o computadora. Puedes obtener un plan de acción detallado por escrito para seguirlo. O puedes decidir pagar un anticipo por las revisiones regulares.

Dónde obtener ayuda

La mayoría de los profesionales se ganan la vida con comisiones o cargos por administrar el dinero, por lo que encontrar uno que acepte un trabajo donde solo cobre por el asesoramiento o que trabaje exclusivamente cobrando por las consultas puede ser un desafío. Intenta buscar a través de estas organizaciones.

Una última opción: obtén acceso a un planificador al pagar por la administración computarizada del dinero a bajo costo en una empresa como Schwab (tamaño de cuenta mínimo para esta ayuda adicional: $25,000) o Vanguard ($50,000).

Qué buscar

  • Recomendaciones. Encontrar un planificador adecuado para ti y tu presupuesto puede tomarte algunas llamadas telefónicas. Un profesional que no sea el adecuado puede conocer a uno que sí lo sea.
  • Calificaciones. Una etiqueta de planificador financiero certificado (CFP) indica capacitación y experiencia en planificación integral. Verifica las credenciales de un CFP en letsmakeaplan.org.
  • Compensación. Para minimizar los conflictos de intereses, averigua si un planificador cobra por "honorarios únicamente”, lo que significa que solamente tú le pagas a él o ella y no recibe pagos de terceros, como una compañía de fondos. Tanto el sitio web de CFP como plannersearch.org (otro listado de la industria) muestran si un asesor cobra “honorarios únicamente”. (Todos los miembros de la NAPFA lo son.) Nota: los asesores que cobran una tarifa no cobran “honorarios únicamente”. Pueden aceptar comisiones.
  • Confiabilidad. Un asesor que sea un fiduciario está obligado a poner tus intereses primero. (Más sobre la decodificación de las palabras de moda de Wall Street) Pregunta si todos los servicios de un planificador están bajo protección fiduciaria. Y busca cualquier señal de alerta en el sitio gubernamental investor.gov.  

Lo que pagarás  

Las tarifas varían ampliamente según la ubicación y otros factores. Una guía aproximada:

  • las tarifas por hora pueden comenzar alrededor de $150. Si pagas de esta manera, pregunta por adelantado cuánto tiempo tomará un trabajo.
  • Una tarifa fija por un trabajo específico, como un plan financiero integral, puede ir desde $1,500 hasta $5,000. Esto podría incluir un estimado de tus ingresos de jubilación, estrategias para reclamar el Seguro Social y una revisión de tu cobertura de seguro. 
  • Las tarifas mensuales a menudo comienzan de $100 a $200.

¿Parece caro? El valor en dólares de un buen consejo, dice Finke, “puede superar con creces el dinero que pagarías por un asesor”. Y un asesor puede ser útil para casi cualquier persona. "Todavía utilizo un profesional", dice. "¡Y soy profesor de planificación financiera!"

Stephanie AuWerter es periodista de finanzas personales y ganadora del premio Best in Business de la Society of American Business Editors and Writers.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.