Skip to content
 

Cuando un familiar necesita ayuda

Cómo tenderle una mano a un pariente durante un apuro económico.

In English | Es posible que su hijo adulto pronto le pida algo de ayuda financiera. También puede ser que lo haga su nieto. Y su mamá o su papá. Según una encuesta de MetLife, debido a la difícil situación económica de hoy, la mitad de los estadounidenses adultos le habían dado dinero el año pasado a un miembro de la familia para que pague sus cuentas. Algunas veces, el regalo es una habitación en su casa; una encuesta efectuada en mayo por el centro de investigaciones Pew Research Center (enlace en inglés) mostró que 24% de las personas de 18 a 29 años habían regresado a vivir a la casa de sus padres. Y 23 millones de estadounidenses ahora viven en hogares con dos generaciones de adultos. Antes de que abra generosamente su cuarto de huéspedes, o su billetera, considere estas seis preguntas frecuentes.

1) ¿Qué es mejor: regalarle dinero a una persona de la familia o prestárselo?

La mayoría de los expertos recomiendan hacer donaciones en lugar de préstamos. Tratar de cobrar deudas pendientes de miembros de la familia puede perjudicar sus relaciones con ellos. Asegúrese de respaldar su donación con una carta dirigida al beneficiario; si en el lapso de un año su donación a una persona es superior a $13.000, deberá presentar una declaración de impuestos por donaciones. Sin embargo, es probable que no tenga que pagar impuestos. Puede regalar hasta $1 millón a lo largo de toda su vida sin tener que pagar un impuesto por donaciones.

Si prefiere prestar el dinero, redacte un documento donde se estipulen las condiciones para devolver el préstamo y la tasa de interés acordada. Usted no está obligado a cobrar intereses, pero si presta más de $10.000, el IRS tratará el préstamo como si fuese un préstamo que le paga intereses, aunque no los cobre. Entonces, quizás tenga que pagar un impuesto llamado interés del ingreso fantasma o imputado, la cantidad que se le cobraría sería basada en una tasa de préstamo del mercado, dice Bob Scharin, analista fiscal superior de Thomson Reuters. Por eso, no se comprometa a dar un préstamo de cinco cifras, sin antes hablar con un contador especializado en impuestos.

2) Mi hija adulta se volvió a mudar a casa. "¿Debería cobrarle por el alquiler?''

Eso depende. Podría cobrarle alquiler si ella está en capacidad de pagarlo y usted quiere que aprenda cómo mantenerse. No le cobre alquiler si no puede pagarlo o si usted quiere que su hija ahorre dinero. Una solución intermedia: cóbrele a su hija por el alquiler ahora, ahorre ese dinero y decida más adelante, cuando ella se mude, si debe devolverle todo o parte del dinero. Cuando haga su declaración de impuestos, tendrá que declarar como ingresos todas las cantidades por alquiler que usted se reserve.

3) ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo adulto para que consiga un seguro de salud?

Según la nueva ley federal de reforma del sistema de salud, su hijo probablemente podrá optar a la cobertura de seguro para dependientes, a través del plan de seguro de su empleador hasta los 26 años si no satisface los requisitos para optar a otro tipo de seguro. No tiene que vivir con usted necesariamente, ser estudiante ni ser su dependiente financiero para ser elegible, pero la cobertura no incluirá a la esposa ni a los hijos de su hijo. Si su empleador ya subsidia la cobertura de sus dependientes a través de su plan de seguro de salud, deberá hacerlo para su hijo adulto.

Si su hijo ya cumplió 26 años, es posible que todavía esté cubierto por el plan de su empleador. En muchos estados, los planes colectivos vendidos por las aseguradoras deben ofrecer cobertura para los hijos adultos, algunas veces hasta los 30 años. Pero, lo usual es que en los estados las normas de elegibilidad sean más limitadas en comparación con la ley federal. Por ejemplo, para ser elegible en Nueva York, un hijo de 29 años deberá ser residente del estado, soltero y sin posibilidad de acceso a otra cobertura de seguro. En general, las leyes estatales no exigen que los empleadores subsidien esta cobertura, por eso tendrá que pagar el costo total del seguro. Y, debido a que estas leyes estatales no se aplican a los empleadores que tienen su propio seguro, como acostumbran a hacerlo las grandes empresas para ahorrar dinero, estas normas se aplican solamente a empresas pequeñas o a la cobertura individual.

Si desea consultar una guía para el consumidor acerca de la cobertura de seguro en su estado visite healthinsuranceinfo.net (enlace en inglés) Encontrará un enlace al departamento de seguro de su estado en consumeraction.gov/insurance.shtml (enlace en inglés).

4) ¿Debería ser el cosignatario de un préstamo o tarjeta de crédito para mi hijo?

No. Eso representa demasiado riesgo para usted. Un préstamo o tarjeta de crédito donde usted figura como cosignatario aparece como una deuda pendiente en su informe de crédito, lo que podría perjudicar su puntaje de crédito y por ende su capacidad para pedir un préstamo. Ser responsable por la deuda de su hijo podría perjudicar su puntaje de crédito mucho más si su hijo se atrasa en los pagos que debe hacer. Y si su hijo dejara de pagar el préstamo, el prestamista iría tras usted y sus activos para tratar de cobrar lo que le deben.

5) ¿Cuáles son los posibles ahorros, y nuevos gastos, si mi mamá viene a vivir con nosostros?

Los ahorros pueden ser grandes. Si su mamá vive con usted, ella se ahorrará el pago de la hipoteca o del alquiler, los impuestos a la propiedad inmobiliaria, el seguro de propietario de vivienda, los servicios públicos y los gastos por el mantenimiento de la casa. Los costos de transporte de su mamá se reducirían si ya no necesita su propio auto, y usted ahorraría al no tener que viajar para ir a visitarla.

El mayor gasto serían los cambios estructurales que tendría que hacer en su propia casa. Dependiendo del grado de movilidad de su mamá, tal vez tenga que eliminar escalones, ampliar las entradas, o modificar una sala de baño para que sea accesible para ella. El costo de ampliar una puerta es de alrededor de $850. También debe considerar algunas renovaciones para mantener la privacidad de todos, como por ejemplo, darle a su mamá su propia entrada a la casa y tal vez una cocina pequeña. La venta o el alquiler de la casa de su mamá a menudo generan el dinero necesario para hacer esos cambios.

6) ¿Quién puede ayudarme si mi papá se muda conmigo?

Busque cuáles son los recursos que ofrece su comunidad para el cuidado de las personas mayores. Esto es importante, puesto que no siempre es fácil encontrar servicios de transporte confiables ni médicos que acepten nuevos pacientes que tengan Medicare. Es posible que su papá necesite ayuda para ir a sus citas médicas y para hacer su vida social. ''Muchas comunidades tienen excelentes servicios de voluntarios que pueden ayudar en ambos frentes'', dice Karen Schaeffer, planificadora financiera de Rockville, Maryland, cuya madre y suegra han vivido con ella y su esposo en diferentes oportunidades. Los pueblos y los condados a menudo tienen organizaciones especializadas en ayudar a las personas que están envejeciendo. Otro recurso muy útil es un administrador de cuidados geriátricos, quien podrá decirle cuál sería la mejor solución para su caso. Costo: usualmente de $50 a $200 la hora. Puede encontrar estos profesionales en caremanager.org (en inglés) o pídale a la organización que se ocupa de las personas mayores en su localidad que le dé esa información.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto