Skip to content
 

Son realmente buenas las ofertas de las tiendas con descuentos

Las rebajas parecen grandes, ¿pero cuánto se ahorra en realidad?

In English | Harold Alfond, fundador de Dexter Shoe Co. en Maine, tuvo una visión empresarial a mediados de la década de 1960. En vez de seguir vendiéndole un par de zapatos de segunda, directo de fábrica, a un intermediario —que, a su vez, aumentaba el precio de manera exponencial y se lo vendía al público— ¿por qué no eliminar al intermediario y vender los pares defectuosos directamente al público?

Vea también: 99 formas de ahorrar.

Así nació el concepto de la venta directa de fábrica.

Pronto la idea se hizo demasiado popular para su propio bien. Alfond abrió más y más tiendas de descuento Dexter Shoe estilo cabaña por toda Nueva Inglaterra y la demanda del público por estos zapatos de segunda se volvió tan grande que la fábrica no podía seguirle el ritmo: ¡no estaban haciendo suficientes pares defectuosos! Entonces comenzó a abastecer las tiendas de descuento con estilos discontinuados y otra mercancía que no podía vender, todo a un precio bajísimo.

En poco tiempo, los fabricantes de todo tipo de productos para el consumidor siguieron el ejemplo de Alfond y abrieron sus propias tiendas de descuento. Pronto surgieron en todo el país centros comerciales con tiendas exclusivamented para la venta directa de fábrica.

Vea también: Presupuesto y ahorro.

Aunque nunca he comprado en una de las tiendas Dexter Shoe, mi familia comenzó a comprar en tiendas de descuentos a principios de la década de 1970, cuando todavía eran una novedad. De hecho, crecí usando sólo ropa interior Jockey de segunda que mamá compraba diligentemente para todos los hombres de la familia en una peregrinación anual a la tienda de venta directa de fábrica de Jockey.

A veces sigo visitando las tiendas de venta directa de fábrica o los centros comerciales de descuentos pero, con el correr de los años, noté varios cambios. Como muchos de mis amigos ahorrativos, no estoy seguro de que estas tiendas sigan siendo el paraíso de gangas que en otro tiempo fueron, aunque todavía se pueden conseguir algunas buenas ofertas si usted es un comprador sensato. A continuación, lo que necesita saber al respecto:

Siguiente: Siempre, siempre, siempre compare precios. >>

Protéjase de las compras impulsivas
No es una casualidad que los centros comerciales de tiendas de descuentos estén en el medio de la nada. Los expertos en mercadotecnia dicen que se debe,  en parte, a un intento para de que usted invierta suficiente tiempo y dinero en viajar, como para que se sienta que tiene que comprar más, incluidos artículos que no esperaba adquirir. Después de todo, ya que tuvo que viajar desde tan lejos, ¿por qué no comprar sin parar? Existen muchas maneras de evitar las compras compulsivas de las que se arrepentirá más tarde, pero todo depende de ir armado con su lista y atenerse a ella.

Compare precios antes de ir
Uno de los desafíos de encontrar verdaderas gangas en las tiendas de descuentos es saber lo que es un buen precio a simple vista. Las etiquetas en estas tiendas con frecuencia muestran el precio "original", el "comparativo" o el "precio de venta sugerido" y, más abajo, el impactante precio con descuento que quieren que usted pague. Pero no saque la billetera tan rápido, ya que los descuentos podrían no ser tan fabulosos como parecen.

El mismo artículo (en especial al final de una temporada) podría estar rebajado —a veces a un precio más económico— en la tienda por departamentos. O el precio comparativo en la etiqueta podría ser una cifra inflada inventada por el departamento de mercadotecnia, que ningún comprador ha jamás pagado. Y ya que usted no tiene la capacidad de comparar precios de distintas marcas en la misma tienda, le será difícil saber si ese precio le conviene. La solución es hacer la tarea de antemano e ir a las tiendas de descuentos con una lista de cuánto cuestan en otro lado los artículos que usted quisiera comprar. 

Tenga cuidado con la mercadería de menor calidad
Asegúrese de comparar manzanas con manzanas cuando se trata de la calidad de los artículos, no sólo el precio. Un estudio de la empresa Consumer Reports descubrió que algunos fabricantes producen artículos de menor calidad para vender en estos locales de venta directa, aunque cerca del 80 % de los compradores encuestados ignoraba las diferencias. Compare los números del modelo en equipos electrónicos y electrodomésticos, y verifique con cuidado el contenido, la calidad de la tela y las costuras de la ropa.

Siguiente: ¿Por qué no pedir un descuento? >>

Pida un descuento mayor
Varios de mis Miser Advisers (consejeros tacaños) confirmaron que el regateo vale la pena cuando se compra en una tienda de descuento. Si un artículo está dañado o es el último en el escaparate —o si usted quiere comprar más de un artículo igual— pida hablar con un encargado o supervisor, y solicítele amablemente si puede mejorar el precio. Uno de los Miser Advisers recibió un 50 % de descuento adicional cuando compró la última máquina para hacer pan que tenían a la venta, simplemente preguntando y dejando saber que alguien había abierto la caja. "Amasé una buena suma", me dijo con un guiño. Estos son algunos consejos más acerca de cómo negociar un mejor precio en casi cualquier cosa.

Verifique la garantía en productos de segunda
Una de las razones por las que ya no voy de compras a las tiendas de venta directa de fábrica es porque cada vez menos parecen tener mercadería defectuosa. Aparentemente, los fabricantes de ropa interior ya no cosen mal el elástico de la cintura con la frecuencia con que lo hacían cuando yo era niño... y lo extraño. Me gustaba ahorrar en artículos útiles pero con pequeños defectos. Los veía como algo único en su género y me hacían sentir especial. Cuando al fin encuentre productos de segunda —como herramientas, artículos electrodomésticos o electrónicos— verifique con cuidado la garantía para comprobar que cuenta con recursos de respaldo si el producto tuviera problemas en el futuro.

Jeff Yeager es el autor de The Ultimate Cheapstake’s Road Map to True Riches (El tacaño máximo y su ruta a la verdadera riqueza) y The Cheapskate Next Door (El tacaño de al lado).

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto