Skip to content
 

Ahorre en el supermercado

¿Debo comprar alimentos con empaques abollados y cerca de su fecha de caducidad?

In English | En cuanto entro al supermercado, voy directamente a los cajones con latas abolladas y cajas aplastadas en la parte trasera de la tienda, y después recorro los departamentos de frutas y verduras, carnes, panes y repostería, para ver si tienen ofertas de productos que se acercan a su fecha de caducidad.

Esto divierte a mi esposa, a quien le gusta decir: "Si uno es lo que come, entonces a  mi esposo deberían de rebajarle el precio para venta inmediata".

Por lo tanto, si está dispuesto a buscar ventas de comestibles abollados, esto es lo que debe saber antes de lanzarse a la caza de estas gangas:

¿Conlleva algún peligro? Esta es la información oficial que proporciona el Departamento de Agricultura de Estados Unidos acerca de las etiquetas de los alimentos y otros productos perecederos:

La fecha de caducidad ("sell by") le indica a la tienda hasta cuándo puede vender el producto. Debe comprar el producto antes de esa fecha.

La fecha de consumo ("best by") es una recomendación. Indica hasta qué fecha es probable que el producto conserve su mejor sabor u óptima calidad. No es un límite absoluto en cuanto a venta o seguridad.

Si el producto dice "utilice antes de" cierta fecha, ese es el último día en que se recomienda que se utilice el producto si desea disfrutar el máximo de calidad. Esa fecha la determina el fabricante del producto. El Departamento de Agricultura recuerda que debido a que "utilice antes de" se refiere a la calidad y no a la seguridad del producto, aun cuando el producto pase de fecha estando en su hogar, el mismo deberá ser seguro, sano y de buena calidad, si se maneja correctamente".

Aunque en Estados Unidos no hay un sistema federal obligatorio para fechar los productos (con excepción de la fórmula para infantes y algunos alimentos para bebés), el sitio web del USDA ofrece abundante información sobre el almacenamiento y la seguridad de la comida.

No subestime los ahorros. Si no anda a la caza de productos rebajados para venta inmediata, sea en el supermercado o en otros sitios como las tiendas de dólar,  e incluso las farmacias, está renunciando a algunos ahorros sustanciales. Según mi experiencia, se puede esperar un descuento de casi el 50%, y a veces más, en el precio de alimentos en latas abolladas, así como en productos en cajas, como cereales y mezclas para tortas, que se aplastaron un poco durante el transporte. Las carnes, los productos agrícolas, y los panes y pastelería que se aproximan a la fecha de caducidad suelen rebajarse en un 30%. Para ofertas adicionales, busque tiendas de comestibles que rebajan el precio de la carne con etiquetas impresas de valor fijo (por ejemplo, "rebajado $1.50")  lo que, desde luego, significa que las mejores gangas las ofrecen los empaques más pequeños.

No se olvide de los cupones. Stephanie Nelson (conocida como la "Mamá de los Cupones"), una de las principales autoridades de la nación respecto a los cupones de los supermercados, señala que los cupones se pueden utilizar con la mayoría de los artículos que ya están rebajados para venta inmediata. "A las tiendas les reembolsan el valor de los cupones independientemente de la condición del artículo o el precio al que se vende", dice Nelson. Siempre fíjese si tiene cupones para los artículos que se encuentran en el cajón de esta mercancía en descuento, para ver cuántos artículos podrá adquirir gratis o casi gratis al canjear el cupón por un artículo que ya está rebajado.

Pida y quizás recibirá. "Todo es negociable" pero cuando de comestibles se trata, no es fácil conseguir mejor precio regateando. Lo más acertado es estar al tanto de cuáles artículos (especialmente la carne y los productos lácteos y de repostería) se aproximan a su fecha de caducidad, así como frutas y verduras que se ven un poco pasadas de tiempo. En tales casos, pídale al gerente que le dé mejor precio. También he logrado rebajas adicionales en comestibles no perecederos en el cajón de envases dañados sólo preguntándole al empleado si "pudieran bajarme el precio un poco más", ya que, para comenzar, los precios de tales artículos suelen fijarse de manera arbitraria.

Aventuras en la planificación de menús. Desafíe a su chef interior planificando su menú alrededor de los productos rebajados. La primera vez que cociné pecho de ternera relleno fue cuando encontré uno que, debido a estaba cerca de la fecha de caducidad, había sido rebajado a menos de $1 la libra. Nos encantó, y es probable que de otra manera nunca lo hubiera servido. Encuentre inspiración en diversas colecciones de recetas, en: aarp.com, epicurious.com, allrecipes.com y food.com.

Tiendas de "salvamento". Cada vez hay más tiendas en todo el país que se especializan únicamente en este tipo de comestibles rebajados debido a sus empaques o sus fechas, o porque son  excedentes. Esto incluye artículos de temporada, excedentes, artículos cerca de su fecha de caducidad, productos con empaques dañados durante el transporte o incluso marcas descontinuadas con empaques o etiquetas antiguas. Comprar en tiendas de salvamento es más como una búsqueda de un tesoro que una manera práctica de comprar alimentos, pero uno nunca sabe lo que va a encontrar. Busque una tienda de comestibles "salvados" cerca de usted. 

Averigüe cuándo su tienda efectúa rebajas. Vale la pena conocer cuándo exactamente su supermercado rebaja el precio de la carne y otros productos perecederos según se aproximan a la fecha de caducidad. Por ejemplo, descubrí que en mi supermercado, las carnes las rebajan para el fin de semana el sábado a primera hora, en cuanto abre la tienda. Pero en la misma tienda, a los productos de repostería los marcan "de ayer" y les rebajan el precio cuando la panadería cierra, alrededor de las 5 p.m., cuatro horas antes de que toda la tienda cierre. Como en toda empresa, hay un programa que el personal sigue, y conocer ese programa puede significar que usted será el primero en fila para llevarse una verdadera ganga.

Incluso para los gurmés. ¿Piensa que su paladar es demasiado refinado como para apreciar los productos rebajados para venta inmediata? Piénselo mejor. Tiendas como TJMaxx, Marshalls y otras tiendas por departamentos similares a menudo venden exquisiteces gastronómicas que van desde mermeladas finas a pastas especiales y aceites de oliva extra virgen, a precios de ganga. Los artículos que se encuentran en estas tiendas casi siempre son excedentes de tiendas gurmés, son de marcas descontinuadas o llevan envases que ya el fabricante no usa.

Jeff Yeager es el autor de The Ultimate Cheapstake’s Road Map to True Riches (El tacaño máximo y su ruta a la verdadera riqueza) y The Cheapskate Next Door (El mezquino de al lado). Su página web es www.UltimateCheapskate.com. Puede sumarse a su red de amigos en Facebook, bajo el nombre de JeffYeagerUltimateCheapskate, o seguirlo en Twitter.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto