Skip to content
 

Pague las cuentas sin estrés

Los pagos en línea eliminan los recargos por pagar fuera de plazo y por cheques perdidos.

In English | A los bancos les gustaría que usted pagara sus cuentas electrónicamente, y están haciendo que esto resulte más sencillo y más rentable para usted.

Y mientras el cambio llega gradualmente, millones de estadounidenses han decidido que las ventajas de los pagos electrónicos valen la pena. Lo que comenzó como una lenta corriente de personas que consultaban y pagaban sus facturas en línea, se está convirtiendo en un torrente arrasador.

TowerGroup, una compañía que se dedica a la investigación, sostiene que, en el 2005, hubo mil millones de transacciones de pagos en línea en Estados Unidos, y estima que esta cifra aumentará a casi 4 mil millones para el 2012.

Para el consumidor, los pagos en línea permiten ahorrar dinero —44 centavos en franqueo por cada cheque que se envía por correo, más el costo de comprar los cheques— y el tiempo que toma escribir y despachar los cheques.

También podría resultar un ahorro considerable desde el punto de vista ecológico, especialmente si la gente deja de recibir las facturas y los resúmenes bancarios en papel.

Actualmente, la mayoría de las instituciones bancarias ofrecen servicios de operaciones y pago de facturas en línea. “Pagar las cuentas en línea es seguro”, afirma Nicole Sturgill, directora de investigaciones de TowerGroup. “Los sitios de instituciones financieras contienen más mecanismos de autenticación que la mayoría de los sitios de compra en línea”.

Sin embargo, los estafadores cibernéticos consiguen perjudicar a algunas personas que pagan cuentas y realizan operaciones bancarias en línea, ingresando en sus cuentas y transfiriendo fondos sin autorización. Cualquier persona que deposite su dinero en línea debe tomar medidas para evitar este peligro real.

La Federal Deposit Insurance Corporation (Corporación Federal de Seguros de Depósito) ofrece algunos consejos:

  • Cambie sus contraseñas con frecuencia. Si combina letras, números y símbolos serán más difíciles de descifrar.
  • No realice operaciones bancarias ni pague cuentas a través de una computadora que sea de uso público, como las de las bibliotecas.
  • No oprima enlaces que encuentre en correos electrónicos que usted no haya solicitado ni en sitios de internet extraños; si hace esto, podría infectar a su computadora con algún software malicioso que le informará a los piratas informáticos qué teclas pulsó.
  • Asegúrese de que el banco en línea con el que esté operando sea legítimo y de que sus depósitos estén asegurados.
  • Verifique con frecuencia sus cuentas en línea para detectar transferencias no autorizadas.

Podrá encontrar más detalles sobre seguridad en este artículo de FDIC Consumer News (Noticias para el Consumidor, de la FDIC).

Cómo lograr comodidad y seguridad

¿Llegó el momento de sumarse? Son muchas las personas que sostienen que es el camino a seguir.

“Desde que comencé a pagar las cuentas en línea, nunca tuve problemas”, afirma Gerard Corbett, de San Bruno, California. “Ahorra tiempo y dinero debido a que se evitan los cargos por pagos tardíos y el tener que ir al correo”.

Erin Mitchell, de St. Petersburg, Florida, dice que ella y su marido dudaron de la nueva tecnología. “Hasta que uno de nuestros cheques se perdió en el correo causándonos enormes problemas, fue ahí cuando decidimos intentar pagar las cuentas en línea. Ahora, nos encanta hacerlo”, declara.

Hay algunas quejas, aun de usuarios que están, en general, satisfechos. “Usualmente, el banco tarda cuatro días o más en emitir un cheque en papel si el proveedor no acepta pagos electrónicos”, señala la consultora en comunicaciones Katherine R. Hutt, de Washington, D.C. “De modo que tienes que ser un poquito organizado. Todavía tengo la anticuada chequera para aquellos casos en los que no hay más posibilidad que escribir un cheque en el momento”.

De todos modos, algunas personas todavía no están convencidas. “Supongo que me siento más seguro con mi recopilación de cheques pagados —por el banco— como comprobante de que pagué las cuentas”, confiesa Daniel Buckley, de Abington, Pennsylvania. “Me cuesta acostumbrarme a que otra persona pague mis cuentas”.

El temor a los piratas informáticos mantiene alejadas a otras personas.

Si se siente inseguro con esta idea, considere registrarse con un acreedor, pagar una cuenta y ver cómo funciona.

Existen tres tipos básicos de sistemas:

1. Un único sitio de internet perteneciente a una institución financiera o a un servicio de terceros. La mayoría de los grandes bancos les ofrecen a sus clientes la posibilidad de pagar sus cuentas en forma gratuita, debido a que recortan los costos que implican los trámites comerciales, y atrae clientes. También existe un servicio privado gratuito: MyCheckFree.com. Otros servicios de terceros, como PayTrust.com, de Intuit, y MyMoney, de FiServe.com, que corren sobre la plataforma de Facebook y cobran una tarifa mensual.

Algunos bancos y proveedores de servicios privados limitan los pagos a empresas grandes —como compañías emisoras de tarjetas de crédito, grandes tiendas y servicios públicos— mientras que otros permiten pagar en forma virtual a todo aquel que cuente con una dirección de correo postal en EE. UU.

En el sitio de pagos, usted debe crear una lista de acreedores, que podrá actualizar en cualquier momento. Para pagar una cuenta, debe hacer clic en ese beneficiario, ingresar la cifra y la fecha, y verificar que los detalles de la transacción sean correctos con un clic final.

Tenga en cuenta que su pago podría no ser enviado en forma inmediata a través del ciberespacio. Si el servicio de pago de cuentas y su acreedor no han acordado permitir la transferencia electrónica de fondos, tal vez su servicio deba emitir y enviar un cheque de papel. En esos casos, usted deberá esperar hasta una semana para que el Servicio Postal entregue su pago.

2. Acreedores individuales que cuentan con sitios de internet para el pago de cuentas. Regístrese con un acreedor —la compañía que le suministra energía, por ejemplo— y recibirá un nombre de usuario y una contraseña que le permitirán acceder a los detalles de su cuenta. Usted debe ingresar el monto del pago y el sistema deducirá, electrónicamente, el monto de la cuenta bancaria que usted haya especificado.

Recuerde registrar la transacción en su registro de cheques, del mismo modo que si hubiera escrito un cheque.

Si bien algunas personas consideran una molestia el tener que iniciar una sesión en el sitio de cada acreedor, para otras, la comodidad de contar con la acreditación de un pago en forma inmediata o, como mucho, en un día, es una ventaja importante.

3. Acreedores individuales con pagos automáticos. Usted puede autorizar a muchos acreedores a que deduzcan los pagos en forma automática de su cuenta bancaria, sin que usted tenga que hacer nada. Podría decirse que esta es la forma de pago electrónico más cómoda, porque no es necesario tener una computadora para hacerlo.

Usted recibe las cuentas por correo como antes, pero no debe hacer nada, excepto ingresar la deducción en su registro de cheques en las fechas de pago. Usted recibirá la factura dos o tres semana antes de la fecha de vencimiento, por si quisiera realizar alguna consulta.

Si la tendencia actual es un indicador confiable, el acto de tomar un bolígrafo para pagar las cuentas parecería estar destinado a volverse tan arcaico como el papel carbónico o las máquinas de escribir.

William J. Lynott es autor y escritor independiente especializado en asuntos financieros y de negocios.

Nota: Algunos enlaces están en inglés

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto