Skip to content
 

12 formas de combatir el calor y ahorrar dinero

Conserve energía y rebaje su cuenta de electricidad.

In English | Estadísticamente, el 24 de julio es el día más caluroso del año en todo Estados Unidos, según el National Climatic Data Center (Centro Nacional de Datos Climáticos). Eso es sin duda cierto desde el punto de vista meteorológico. Pero, como investigador en el campo de la frugalidad, he observado que en nuestra casa la temperatura se eleva alrededor del día 10 de cada mes del verano. Ese es el día que suele llegar la cuenta de electricidad. Ese es el día en que de verdad me empieza a hervir la sangre.

Vea también: Limpie su casa sin gastar demasiado.

Según el Departamento de Energía de Estados Unidos, dependiendo de dónde viva, el aire acondicionado puede representar la porción más grande de su gasto anual en electricidad. En una casa típica, el aire acondicionado central consume unos 3.500 vatios de electricidad cada hora que pasa encendido. Eso equivale a tener 10 refrigeradores funcionando durante una hora... con la puerta abierta de par en par.

La buena noticia es que hay varias cosas que usted puede hacer para combatir el calor este verano sin utilizar el aire acondicionado o —por lo menos— no utilizarlo tanto. Lea estas ideas para gastar menos en aire acondicionado.

• Cierre las cortinas o póngale toldos a las ventanas, especialmente a las del lado soleado de la casa. La temperatura de una habitación puede subir entre 10 y 20 grados si la luz del sol le entra directamente. Polarizar o instalar una película reflectante en las ventanas —algo que en teoría usted mismo podría hacer— es otra manera eficaz de impedir que entre el sol.

• Apague las luces siempre que sea posible. Producen mucho más calor de lo que se imagina y desde luego consumen más electricidad.

• Evite usar el horno o las hornillas durante el verano. Utilice el horno de microondas o la barbacoa al aire libre siempre que pueda. Además, ingerir comidas y bebidas frías baja la temperatura del cuerpo. ¿Qué mejor excusa para comer mucho helado este verano?

• Piénselo dos veces antes de abrir las ventanas. Si la temperatura está más caliente afuera que adentro, déjelas cerradas, porque la mayoría de las casas tienden a retener el aire fresco y a impedir que entre el caliente. Claro, si hay brisa y su casa tiene ventilación cruzada, tiene sentido abrirlas.

• Moje la camisa o camiseta en agua fría un par de veces al día, exprímala un poco y llévela así dentro de la casa. Se sorprenderá de cuánto lo refresca.

• Los ventiladores de techo pueden hacerlo sentirse de 3 a 8 grados más fresco, y no cuesta mucho ni comprarlos (parten desde los $50) ni operarlos (un par de centavos la hora). La mayoría de los ventiladores de techo son reversibles, así que asegúrese de que el suyo eche el aire hacia abajo, no hacia arriba, durante los meses de verano.

Siguiente: Otras maneras de ahorrar energía en verano »

Si tiene un patio de piedra o ladrillos pegados a la casa —o un porche o una acera de cemento— pruebe mojarlo con manguera los días muy calientes a ver si eso ayuda a mantener la casa más fresca. Si pasa por una superficie mojada, la brisa actúa como aire acondicionado natural.

De igual forma, coloque una fuente o bandeja llena de agua helada frente a un ventilador direccional o de ventana para aumentar el efecto refrescante del viento, o incluso cuelgue tiras de tela húmedas frente a ventiladores o ventanas abiertas cuando sople una brisa.

Posiblemente ha visto las almohadas refrescantes que anuncian por televisión, las que prometen refrescarle el sueño de las noches de verano. Puede hacer su propia almohada refrescante. Ponga en el congelador una bolsa de arroz de 5 o 10 libras (sellada en su envase original), sáquela por la noche y cúbrala con una funda para utilizarla en la cama. El arroz retiene el frío por al menos un par de horas.

Mantener frías las muñecas le refrescará el cuerpo entero, ya que en esa zona los vasos capilares están situados muy cerca de la epidermis. Yo me hago brazaletes de calcetines sin talón (tipo tubo) que ya estén viejos. Los corto de forma transversal (para hacer ligas gigantescas), las humedezco y guardo varias en el congelador para cuando necesite refrescarme rápidamente.

Aunque es una táctica a largo plazo, sembrar tres o más árboles de sombra en puntos estratégicos alrededor de la casa puede reducir la temperatura interior tanto como 20 grados (una vez que lleguen a la madurez, claro). Además, el U.S. Forest Service (Servicio de Bosques de Estados Unidos) calcula que un solo árbol, una vez maduro, puede añadir más de $600 al valor de su casa. Eso es lo que se llama una inversión que crece.

Por último, las duchas frías, los chapuzones en piscinas y lagunas de todo tipo y las clásicas pistolas de agua son otros medios que utilizaré para defenderme del calor este verano.

Jeff Yeager ha escrito tres libros: The Ultimate Cheapskate's Road Map to True Riches (El tacaño máximo y su ruta a la verdadera riqueza), The Cheapskate Next Door (El tacaño de al lado) y Don't Throw That Away (No deseche eso). Su página web es UltimateCheapskate.com, puede conectarse con él en Facebook (http://www.facebook.com/JeffYeagerUltimateCheapskate) y seguirlo en Twitter (http://twitter.com/#!)./jeffyeager.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto