Skip to content
 

Disputas por dinero vaticinan divorcio

Si cree que su pareja gasta irracionalmente, la relación corre mayor riesgo.

Si usted y su pareja se pelean por cuestiones de dinero, ¡cuidado!. Las disputas frecuentes por temas de finanzas son una de las principales características que predicen un divorcio.

Las parejas que discuten por esa causa una vez a la semana tienen un 30% de mayores probabilidades de acabar divorciadas que las que lo hacen dos o tres veces al mes, dicen los autores de The State of Our Unions, un informe anual del Proyecto Nacional sobre el Divorcio de la University of Virginia (Universidad de Virginia) y el Center for Marriage and Families (Centro del Matrimonio y la Familia) del Institute for American Values (Instituto de los Valores Norteamericanos).

Si uno de los dos en el matrimonio piensa que el otro gasta de forma irracional y sin sentido, la probabilidad de divorcio va en aumento, según W. Bradford Wilcox, profesor de sociología de la University of Virginia y editor del informe. “Las grandes deudas son un gran causante de problemas para el matrimonio, especialmente en tiempos de dificultades económicas”.

También lo es la falta de medios económicos. Las personas que carecen de fondos tienen un 70% de mayores probabilidades de divorciarse que si disponen de un capital de $10.000 dólares, lo que significa, según concluye el informe, que las parejas que gastan por encima de sus medios y no acumulan reservas, corren mayor riesgo de separarse.

Lo que no es nada bueno para los hombres de clase obrera sin educación universitaria, que han sido duramente afectados por la escasez de empleo desde el 2007.

La armonía en la pareja también depende de cuántas horas trabaja cada uno y quien contribuye más al ingreso familiar. Los hombres están más descontentos si sus esposas trabajan más horas que ellos, y tienden a contemplar la ruptura de la relación.

En resumen, las desavenencias por dinero son el siguiente factor en importancia, después de la infidelidad y el abuso del alcohol y las drogas, en la disolución del matrimonio.

Sin embargo, a pesar de la reciente contracción económica, el informe descubrió que el índice de divorcios se redujo ligeramente durante el primer año de la recesión, de 17,5 divorcios por 1.000 mujeres casadas, en el 2007, a 16,9 en el 2008.

Lo anterior ha conducido a algunos expertos a pensar que los problemas económicos pueden llevar a las parejas a posponer el divorcio.

O, como dice W. Bradford Wilcox, quizás las fuerza a permanecer juntas; y añade “Muchas parejas consideran el matrimonio como uno de los mejores planes de seguridad social”.

Joan Rattner Heilman escribe sobre temas de interés para el consumidor.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto