Skip to content
 

Cómo obtener el mejor asesoramiento financiero

Asegúrate de hacer las preguntas correctas.

Un consejero mostrando unos papeles a una pareja mayor

Foto: Istock

Los fiduciarios son tu mejor fuente para obtener un asesoramiento financiero imparcial.

In English l A la hora de proteger tus ahorros para la jubilación, ¿qué podría ser más importante que asegurarte de estar recibiendo el mejor asesoramiento financiero en el momento oportuno?

Lamentablemente, eso puede resultar sumamente difícil. Más de 400,000 personas se hacen llamar asesores financieros hoy en EE.UU., recurriendo a una cantidad de denominaciones profesionales para poder vender productos financieros y brindar asesoramiento. Algunas de estas credenciales —existen 157— no requieren de mucha capacitación ni experiencia, ni respetar un código de ética.

Así que, cuando busques ayuda, comienza con un asesor que se identifique como fiduciario: alguien que ponga tus intereses por delante de los suyos propios. Si bien ello no representa una garantía absoluta, por lo general son considerados la opción más segura a la hora de obtener asesoramiento imparcial y libre de conflictos.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email

Criterios definidos

“Al asesorar sobre inversiones, los fiduciarios tienen que ponerse en tus zapatos y decir: ‘Esto es lo mejor que puedes hacer’. Y deben ser consecuentes con ese nivel de responsabilidad”, dice Peter Mallouk, autor de The 5 Mistakes Every Investor Makes and How to Avoid Them: Getting Investing Right. “Créalo o no, la gran mayoría de los asesores financieros no son fiduciarios”.

Muchos agentes y otras personas que se autoproclaman asesores siguen el criterio de “pertinencia”, lo que significa que pueden vender productos que resulten pertinentes o apropiados sobre la base de tu edad, tolerancia al riesgo y otros factores, pero que podrían no satisfacer tus necesidades. Esos productos pueden venir con elevados honorarios o comisiones, o pagos ocultos de compañías de fondos mutuos que no tienen la obligación de dar a conocer. Así que asegúrate de preguntarle a tu futuro asesor qué criterio —fiduciario o pertinencia— sigue, y si adviertes cualquier duda en su respuesta, aléjate.

Algo más a lo que debes estar atento: asesores con doble registración, advierte Mallouk. Son como los Jekyll y Hyde del ramo del asesoramiento: a veces son fiduciarios, a veces no, y la mayoría de la gente no logra dilucidar qué sombrero tienen puesto en cada oportunidad. De hecho, un estudio realizado por AARP en el 2013 halló que una abrumadora mayoría de los participantes de planes 401(k) querían que sus asesores financieros siguieran el criterio fiduciario.

7 medidas a adoptar a la hora de elegir un asesor financiero

1. Verifica sus credenciales. Asegúrate de que el futuro asesor financiero tenga sus credenciales al día y que no haya sido sancionado por ninguna autoridad reguladora. La Commodity Futures Trading Commission (CFTC, Comisión de Negociación de Futuros Productos Básicos) ha agrupado a los principales entes reguladores en línea en smartcheck.cftc.gov para facilitar cualquier verificación. Una advertencia:  a menudo, los corredores logran que se eliminen las “manchas” de sus antecedentes, por lo que la sola verificación de este sitio puede no ser suficiente. En el caso de asesores que vendan productos de seguros tales como anualidades, comprueba sus antecedentes en la división de seguros de tu estado.

2. Honorarios. Pregúntale a tu asesor cómo cobra: por hora, por comisión o según un porcentaje de los activos administrados. Si va a porcentaje, sus honorarios no deberían llegar al uno por ciento anual. (Nota: Eso supera los honorarios que cobran los fondos mutuos).

3. Ten cuidado con las promesas de rendimiento. Muchos asesores pregonan los rendimientos que lograron en el pasado. Recuerda, los rendimientos del pasado no garantizan ganancias futuras.

4. Recomendaciones. Pide hablar con otros clientes. Si el asesor se niega o no puede presentarte otros clientes, considera alejarte de él.

5. Exígelo todo por escrito. Pídele a tu asesor que ponga por escrito el porqué una inversión dada es lo mejor para ti. Muchos asesores también preparan lo que se conoce como una declaración de política de inversión, que describe en detalle cómo el asesor cumplirá tus objetivos de inversión.

6. Conoce qué estás comprando. Si tu asesor no puede explicar una inversión en términos que tú puedas entender, no la aceptes.

7. No existen los almuerzos gratis. Si un asesor promete retornos muy por encima del promedio del mercado, aléjate. Si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

Términos financieros que debes conocer

  • Fiduciario Un fiduciario debe actuar en beneficio de su cliente. Los asesores en inversiones registrados tienen que cumplir esta norma; las personas conocidas como operadores por cuenta ajena/propia (que también pueden hacerse llamar asesores) generalmente no lo hacen.
  • Asesor en inversiones registrado (RIA, por sus siglas en inglés) Un RIA está registrado ante la Securities and Exchange Commission (SEC, Comisión de Bolsa y Valores) o entes reguladores estatales, y cobra por brindar asesoramiento en diferentes tipos de inversiones. Un RIA debe ser un fiduciario.
  • Corredor o agente Tradicionalmente, este profesional de las finanzas compra y vende acciones, bonos y fondos mutuos, y cobra un honorario o comisión por administrar órdenes emitidas por un inversionista. Los corredores o agentes son regulados por la SEC y por los estados, y deben ser miembros de la FINRA, la autoridad reguladora de la industria financiera.
  • Planificador financiero Un planificador financiero evalúa cada aspecto de tu vida financiera y también administra tus inversiones. La planificación financiera, como actividad profesional, no tiene su propio ente regulador. Pero los planificadores podrían estar regulados en función de los servicios que ofrecen. Por ejemplo, los planificadores financieros que también son asesores en inversiones estarían regulados por la SEC o por sus propios estados.
  • Plan 401(k) Este plan de ahorros provisto por el empleador le permite al trabajador ahorrar para la jubilación y diferir el pago de impuestos sobre la renta, tanto sobre los aportes o contribuciones como sobre las ganancias, hasta que el dinero sea retirado de la cuenta. Los empleados aportan o contribuyen un porcentaje de sus salarios antes de impuestos; los empleadores pueden equiparar parte o la totalidad de la contribución del trabajador.
  • Cuenta personal de jubilación (IRA, por sus siglas en inglés) Una cuenta de ahorros para individuos, la IRA te permite contribuir hasta $6,500 al año (para mayores de 50 años). El pago de impuestos sobre las ganancias se difiere hasta que comiences a extraer el dinero, después de los 59½ años. En una variante denominada Roth IRA, las contribuciones son realizadas con dinero después de impuestos y, en el futuro, las ganancias son libres de impuestos.
  • Fondo mutuo Este fondo mancomunado de inversión compra valores en función de los objetivos del fondo.
  • Fondo con comisión Un fondo mutuo con cargos o comisiones por ventas se denomina fondo con comisión. El inversionista paga el honorario, que a su vez sirve para pagarle al agente o corredor. La comisión puede ser pagada cuando se compra el fondo (comisión de entrada) o cuando se venden las acciones (comisión de salida). —Compilado por Tara Finnegan

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto