Skip to content
 

¿Podrías ahorrar más?

Con algunas medidas simples, puedes hacer rendir más tu dinero.

In English | Tus ahorros crecen más rápidamente cuando aprovechas todas las exenciones tributarias disponibles. Afortunadamente, no se requiere para ello un título de contador. En realidad, todo radica en entender las diferencias clave entre los planes 401(k), las cuentas personales de jubilación IRA Tradicional, Roth IRA, SEP-IRA y las cuentas imponibles ordinarias.

Cada una de estas cuentas supone ventajas y desventajas, por lo que suele ser buena idea poseer más de una. También convendría que revises tus opciones de ahorro anualmente, porque muchas veces los requisitos de elegibilidad, los límites a las contribuciones o aportes y el tratamiento fiscal dependen de tu edad, ingresos y situación laboral.

Mira también: Pasos hacia la autosuficiencia financiera.

Caja amarilla llena de dinero. Formas de ahorro que probablemente usted no esta aprovechando.

Foto: Tetra Images / Alamy

Revisa periódicamente tus opciones de ahorro. Puede ocurrir que tu situación haya cambiado y que existan mejores formas de ahorrar.

Por ejemplo, si en tu nuevo empleo te pagan menos de lo que cobrabas en el anterior, tal vez puedas acceder a una IRA deducible de impuestos. ¿Tienes más de 70½ años y continúas trabajando? Ya no puedes seguir contribuyendo a una IRA tradicional, pero tal vez puedas ahorrar mediante una Roth IRA. ¿Tus ingresos provienen de tu trabajo por cuenta propia? Puedes acceder a una SEP-IRA (que refiere al plan de pensión simplificado del empleado o Simplified Employee Pension) independientemente de tu edad, situación laboral o ingresos adicionales.

A continuación, lo que debes saber:

Planes 401(k)

• Tus aportes o contribuciones reducen tu actual factura de impuestos al hacer lo propio con tu ingreso imponible. Por ejemplo, si ganas $65,000 al año y contribuyes $8,000 a tu 401(k), pagarás impuestos sobre el ingreso solamente sobre los restantes $57,000.

• Muchos empleadores igualan las contribuciones que realizas. Las compañías que contribuyen suelen aportar 50 centavos por cada dólar que ahorres, hasta alcanzar el 6% de tu salario.

• Pagas impuestos solamente sobre las extracciones que realices.

• Cuando dejas un empleo, puedes hacer que tu cuenta siga creciendo libre de impuestos transfiriéndola a una IRA tradicional.

Desventajas:

• Tus extracciones quedan sujetas a los impuestos con que se gravan los ingresos ordinarios, más una penalidad del 10% por extracción anticipada, dependiendo de tu edad (la penalidad no se aplica si dejas de trabajar a partir de los 55 años; en caso contrario, se aplicará hasta que cumplas 59½). El impuesto sobre las extracciones significa que tu cuenta no es tan abultada como parece. Por ejemplo, si tu escala tributaria federal, estatal y local combinada alcanza el 28% durante tu jubilación, conservarás solo el 72% de cada extracción.

• Debes comenzar a realizar extracciones mínimas anuales luego de cumplir los 70½ años. (La única excepción: no se te exige tomar distribuciones del plan 401(k) de tu actual empleador a menos que seas propietario del cinco por ciento o más de la compañía para la cual trabajas.)

Elegibilidad: Los empleados a tiempo completo tienen que poder participar del plan 401(k) de su empleador luego de haber trabajado 12 meses, siempre que sean mayores de 21 años.

Límites de aportes: El tope que establece el gobierno a las contribuciones para el 2013 es de $17,500, o $23,000 si eres mayor de 50 años, gracias al aporte “catch-up” (“para ponerse al día”) de $5,500. Sin embargo, tu plan podría fijar límites más bajos.

Qué considerar: Obviamente, te conviene aportar lo suficiente como para aprovechar al máximo la contribución de tu empleador. Antes de decidir cuánto aportar, compara el plan con las alternativas disponibles. Si tu 401(k) resulta mediocre debido a opciones de inversión limitadas, desempeño deslucido o comisiones elevadas, tal vez prefieras hacer rendir al máximo tus aportes ingresándolos en el plan jubilatorio provisto por el empleador de tu cónyuge o en una IRA.

Cuentas personales de jubilación (IRA)

Para poder realizar aportes a una IRA tradicional o una Roth IRA, es preciso que hayas generado ingresos; y aun cuando hayas generado ingresos, no podrás contribuir a una IRA tradicional luego de los 70½ años.

IRA tradicional deducible de impuestos:

• Las contribuciones reducen tu ingreso imponible.

• Solamente pagas impuestos sobre las extracciones.

• Tus opciones de inversión son casi ilimitadas. Prácticamente, puedes colocar cualquier producto bancario, de corretaje, fondos mutuos o seguro en una IRA.

Desventajas:

• Tus extracciones son gravadas como ingresos ordinarios y están sujetas a una penalidad del 10% por extracción anticipada hasta que cumplas 59½ años.

• Debes comenzar a realizar extracciones mínimas anuales a partir de los 70½ años.

Qué considerar: ¿Reúnes los requisitos necesarios para acceder a un IRA deducible? La respuesta es sí, si tú y tu cónyuge no han participado de un plan jubilatorio ofrecido por sus respectivos empleadores durante el año. De lo contrario, su elegibilidad para una deducción dependerá de sus ingresos, estatus fiscal y de si alguno de ustedes está cubierto o no por un plan jubilatorio ofrecido por un empleador. [Visita el sitio del Internal Revenue Service (IRS, Servicio de Impuestos Internos) para conocer más detalles.]

IRA tradicional no deducible:

• No se gravan tus ingresos hasta que los extraigas.

• Tus opciones de inversión son casi ilimitadas.

Desventajas:

• Tus aportes no reducen tu actual ingreso imponible.

• Tus ganancias son gravadas como ingresos ordinarios al ser extraídos, y están sujetas a una penalidad del 10% por extracción anticipada hasta que cumplas 59½ años.

• Cada extracción incluye algunos ingresos imponibles junto con un reembolso libre de impuestos de contribuciones.

• Debes comenzar a realizar extracciones mínimas anuales a partir de los 70½ años.

Qué considerar: Una cuenta IRA no deducible tiene sentido solamente si no puedes acceder a una IRA tradicional deducible (verifica los requisitos de elegibilidad ya mencionados) y si tus ingresos te inhabilitan para acceder a una Roth IRA.

Límites de aportes: El importe máximo que puedes ingresar en una cuenta IRA tradicional deducible de impuestos, una IRA tradicional no deducible o una Roth IRA es el mismo: en el 2013, dicho importe asciende a $5,500, o a $6,500 si tendrás por lo menos 50 años de edad para fin del año. También puedes repartir esta contribución máxima entre una IRA tradicional (deducible o no deducible) y una Roth IRA, si así lo deseas.

Página siguiente: ¿Reducen tu factura de impuestos las contribuciones que realizas a una cuenta Roth IRA? »

Cuentas Roth IRA

• Tus ganancias se acumulan libres de impuestos.

• Puedes extraer tus contribuciones en cualquier momento, independientemente de la edad, sin tener que pagar ningún impuesto o penalidad.

• Todas las extracciones son libres de impuestos luego de cumplir los 59½ años y de haber tenido la cuenta durante cinco años.

• Tus extracciones no se computan como ingresos en la fórmula que se utiliza para determinar si tu beneficio del Seguro Social es o no imponible.

• Nunca se te exigirá tomar distribuciones, independientemente de la edad.

Desventajas:

• Tus contribuciones no reducen tu factura de impuestos actual.

• Los requisitos de elegibilidad son estrictos; tal vez ganes demasiado como para realizar contribuciones. En el 2013, la elegibilidad para realizar aportes se va eliminando progresivamente para los contribuyentes solteros con un ingreso bruto ajustado modificado (MAGI, por sus siglas en inglés) de entre $112,000 y $127,000, y para los contribuyentes casados que presenten declaraciones de impuestos en forma conjunta o viudas/viudos habilitados con MAGI de entre $178,000 y $188,000. [Visita el sitio del IRS para conocer más detalles.]

Qué considerar: Incluso una modesta Roth IRA puede mejorar tu seguridad en la jubilación. Recuerda que las distribuciones de los planes 401(k) e IRA tradicionales son imponibles. Si perteneces a la categoría fiscal del 28%, obtendrás 72 centavos para cubrir gastos básicos por cada dólar que extraigas. Tomar estas grandes distribuciones en un mercado en caída puede llevar a que tus ahorros se reduzcan demasiado como para recuperarte completamente. Complementar tus ingresos con extracciones Roth IRA libres de impuestos te permite ajustar tus distribuciones imponibles en épocas complicadas.

Puedes abrir una Roth IRA incluso si ganas demasiado como para realizar contribuciones. He aquí la manera: puedes transferir dinero de una IRA tradicional a una Roth IRA. Esto se denomina conversión Roth. Pero cuando haces esto, debes pagar impuestos sobre el importe que conviertes. Por ejemplo, si transfieres $50,000 de una IRA tradicional a una Roth IRA, la conversión suma $50,000 a tus ingresos imponibles para ese año. Para minimizar el impacto en tus impuestos anuales, tal vez prefieras convertir $10,000 por año a lo largo de cinco años.

Cuentas SEP-IRA

• Las contribuciones reducen tus ingresos imponibles como trabajador autónomo.

• Debes pagar impuestos solamente sobre las extracciones.

• Abrir una cuenta SEP es tan fácil como abrir una IRA tradicional.

• Puedes ahorrar mucho más de lo que te permite una IRA estándar.

• No hay límite de edad para las contribuciones.

Desventajas:

• Las extracciones son gravables como ingresos ordinarios y están sujetas a una penalidad del 10% por extracción anticipada hasta que cumplas 59½ años.

• Debes comenzar a realizar extracciones mínimas anuales a partir de los 70½ años.

Elegibilidad: Cualquier empleador, incluido un trabajador autónomo, puede abrir una cuenta SEP-IRA.

Qué considerar: Si posees ingresos provenientes de tu trabajo por cuenta propia, incluso una vez jubilado, realizar contribuciones a una cuenta SEP-IRA puede reducir tu factura de impuestos. En el 2013, puedes contribuir el importe menor entre el 25% de tus ingresos provenientes del trabajo por cuenta propia y $51,000.

Cuentas imponibles

• No hay restricciones en términos de edad, ingresos o contribuciones.

• No existe un mínimo de distribuciones exigidas.

• Normalmente, puedes extraer tus contribuciones en cualquier momento sin quedar sujeto a impuestos o penalidades.

• Si inviertes en un activo de capital (como acciones o inmuebles), tu utilidad es gravada como ganancia de capital a una tasa considerablemente menor que los ingresos ordinarios.

Desventajas:

• Tus contribuciones no reducen tu ingreso imponible.

• Tus ganancias son imponibles.

Qué considerar: Muchos expertos consideran que las tasas de los impuestos sobre los ingresos ordinarios aumentarán en el futuro. Las cuentas imponibles también ayudan a diversificar tus ahorros.

También le puede interesar:

Página de inicio de AARP

¿Qué

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto