Skip to content
 

Los mercados en caída generan temor y confusión

Muchos expertos en finanzas dicen que no hay que entrar en pánico.

In English | La drástica caída de las bolsas de valores en los últimos días espantó a los inversores e infundió, en quienes están ahorrando para la jubilación, el temor de que sus cuentas que tanto esfuerzo les costó tener, resultaran afectadas sin posibilidades de recuperación.

Vea también: Cuando quiebra un plan de ahorros.

En Nueva York, ha habido caídas de hasta un 5,5% desde que se inició el descenso el jueves 4 de agosto, en medio de temores de que una vacilante economía estadounidense y una nueva discordia financiera en Europa pudieran limitar la recuperación a nivel mundial.

“El país parece estar tomado por esta sensación de incertidumbre sobre qué sucederá las próximas semanas, y probablemente esto haya sido precipitado por la prolongada y polémica lucha por el límite de endeudamiento, que aún no está completamente resuelta”, señala Bernard Baumohl, economista jefe de Economic Outlook Group, una firma de investigación y asesoramiento de Princeton, Nueva Jersey.

“No es lo que el inversor quiere ver”, dice. “Una vez que empecemos a ver con mayor claridad hacia dónde se dirige la economía, el mercado va a subir”.

¿Recuperar las pérdidas?

Los inversores más jóvenes tienen muchos años para recuperar las pérdidas cuando los mercados sufren caídas. Pero a los de más edad generalmente les preocupa que se vayan a ver forzados a recurrir a esos ahorros reservados para sus gastos durante la jubilación, mucho antes de que recuperen las pérdidas.

Para el inversor mayor preocupado por las utilidades entre tanta incertidumbre, Baumohl aconseja: “Mantenga sus títulos valores y no haga nada. Se han registrado pérdidas significativas en el mercado en la última semana y media, así que, a esta altura ya hay una pérdida”.

Cuando el mercado dé un giro y las ganancias se tornen más estables, Baumohl recomienda que los inversores mayores de 55 años coloquen entre el 35% y el 40% de sus carteras en inversiones líquidas, como los certificados de depósito y bonos del Tesoro de EE. UU. de corto plazo; el 20% en metales preciosos como el oro y la plata, que suelen rendir bien en períodos de incertidumbre; y alrededor del 45% en títulos valores.

Explica que la mitad de esos valores deberían ser acciones locales, y la otra mitad, acciones de países emergentes como India y Brasil.

Siguiente: Sea proactivo, no reactivo, dice el planificador financiero. >>

Caídas reiteradas

Los mercados han estado cayendo sin cesar por días, pero algunos planificadores financieros sugirieron que los inversores no deberían alterar radicalmente sus carteras de ahorros, a no ser que esas inversiones ya fueran más riesgosas de lo que ellos estaban dispuestos a aceptar.

Por lo general, las acciones representan entre un 20% y un 60% de la cartera de una persona próxima a jubilarse, opinan los planificadores.

“La clave de la inversión es ser proactivo, no reactivo”, dice Frank Jaffe, un planificador financiero certificado de Access Wealth Planning de Roseland, Nueva Jersey, “no tiene sentido tratar de hacer ajustes importantes a una cartera ahora, salvo que ya sea demasiado riesgosa”.

“El no hacer nada podría verse como que usted no está al tanto de la situación”, señala Jaffe. “Pero su cartera ya debería haber sido armada de modo que refleje el grado de riesgo que está dispuesto a aceptar”.

Kevin Cook, estratega bursátil de Zacks Investment Research, de Chicago, hizo eco del consejo de “no hacer nada” y dijo que los inversores podrían considerar vender pequeñas cantidades de títulos valores cada vez que se recuperen los mercados.

Él espera que el mercado de valores registre leves movimientos de precio durante los próximos dos meses. “No es momento de preocuparse porque el mercado vaya a caer un 30% más, como sucedió en el 2008. Eso no pasará”, señala.

Si usted es un inversor conservador, Michael Davis, presidente de Davis Financial Services de Jacksonville, Florida, recomienda anualidades fijas y acciones que paguen dividendos, de modo que usted vaya a seguir ganando dinero aun cuando caiga el valor de esas acciones.

“Las anualidades fijas han superado la prueba del tiempo; superaron la Gran Depresión”, afirma. “Los altibajos del mercado son más difíciles a medida que uno se acerca a la jubilación”. De manera que la tasa del 6% o 7% que está garantizada por 20 o 30 años para aquellas personas cuyo ingreso esté ligado a anualidades de tasa fija acordada de antemano, “puede equivaler a una pensión a la que podrán recurrir”.

Carole Fleck es redactora principal de AARP Bulletin.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto