Skip to content
 

Un delincuente le roba la tranquilidad a una viuda de 84 años

Un funcionario falso del Departamento del Tesoro le prometió el reembolso de una propiedad de tiempo compartido.

Mujer mayor se cubre su rostro con una mano y con la otra sostiene un teléfono móvil.

GETTY IMAGES

In English

Joan, una viuda de 84 años que vive en California, recibía las llamadas del estafador de día y de noche.

Él le prometió $32,000, el equivalente a lo que había invertido en una propiedad de tiempo compartido que tenía.

Le envió un formulario (en inglés) de la Financial Crimes Enforcement Network (Red contra los Delitos Financieros) del Departamento del Tesoro —muy fácil de copiar de la web— para darle autenticidad a su discurso.

Insistió en que iniciara el proceso para obtener su reembolso de la propiedad de tiempo compartido enviando un cheque de caja por $2,448 a una mujer a una dirección residencial en el norte de California.

Sabiamente, Joan se rehusó. Pero, aunque no había perdido un centavo, perdió lo que el dinero no puede comprar: su salud y su tranquilidad. Está enojada y ansiosa porque la persona que la llamó de alguna manera conocía su número del Seguro Social, fecha de nacimiento y otra información confidencial, aunque ella no la divulgó a sabiendas. Incluso sabía exactamente cuánto dinero había invertido a lo largo de los años en la compra de la propiedad de tiempo compartido.

De manera preocupante, su presión arterial aumentó después de que empezó a recibir las llamadas a finales de octubre, lo que llevó a que le duplicaran la dosis de su medicamento para la presión arterial y le recetaran más medicamentos para prevenir una enfermedad catastrófica. “Dijeron que, si tenía un derrame cerebral, ese sería el fin de mis días”, dijo.

“Yo pensaba: ´Tienes 84 años, no seas boba. Y tú no deberías estar acosándome’”.

—Comentario de una víctima de robo de identidad sobre el delincuente que seguía llamándola

Joan llamó a la línea de ayuda gratuita de la Red contra el Fraude, de AARP, al 877-908-3360 y habló para este artículo. Para proteger su privacidad, no se publicó su nombre completo.

Llamadas de día y de noche

Joan vive en un centro de apartamentos para adultos mayores. El estafador la llamaba a su teléfono celular tan temprano como a las 6:30 a.m. y tan tarde como a las 8:30 p.m. Normalmente llamaba cada dos o tres días, dice, y usaba tantos números diferentes que era difícil resistirse a contestar. Las llamadas de suplantación de identidad les permiten a los delincuentes ocultar su identidad, ya que sus números verdaderos no aparecen en el identificador de llamadas.

“Es un estafador muy afable”, dice Joan ahora. “Es muy persistente y empecinado. Yo pensaba: ´Tienes 84 años, no seas boba. Y tú no deberías estar acosándome’”.

Incluso programó una teleconferencia con Joan y siete hombres que supuestamente, con su ayuda, recibieron reembolsos por inversiones de tiempo compartido. En retrospectiva, no tiene manera de saber si sus declaraciones eran verdaderas.

Joan compró la propiedad de tiempo compartido hace años en un evento de ventas en Las Vegas que captó su atención con el anuncio: “almuerzo gratis, esto y aquello gratis”, explica.

La oferta nunca cumplió sus expectativas. Hizo un par de viajes, pero a menudo le decían que los destinos vacacionales que quería ya estaban reservados, supuestamente, por propietarios VIP. Finalmente, renunció a su titularidad.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Advertencia del Departamento del Tesoro

En su sitio web, el Departamento del Tesoro advierte que las estafas que usan el nombre del departmento son comunes. Hay muchas estafas por teléfono, correo postal y correo electrónico en que las personas se hacen pasar por funcionarios del Departamento del Tesoro y ofrecen dinero, o amenazan con arrestos o multas a menos que les proporciones tu información personal. El Departamento advierte:

  • Si recibiste un mensaje sospechoso de alguien que dice ser un funcionario del Departamento del Tesoro, pero no pretende ser del IRS, presenta una denuncia ante el Inspector General del Departamento del Tesoro por correo electrónico a OIGCounsel@oig.treas.gov o por teléfono al 800-359-3898.

  • Si recibiste un mensaje sospechoso de alguien que dice ser del IRS, presenta una denuncia por correo electrónico a phishing@irs.gov o por teléfono al 800-366-4484.
Eva Velasquez

Eva Velasquez

Eva Velasquez es presidenta y directora ejecutiva del Identity Theft Resource Center.

Quizá nunca se sepa cómo el estafador obtuvo la información personal identificable de Joan. Pero las filtraciones, exposiciones y fugas de datos de este año van camino de romper un récord, dice Eva Velasquez, presidenta y directora ejecutiva del Identity Theft Resource Center (en inglés), una organización nacional sin fines de lucro en San Diego.

Una filtración de datos es cuando los piratas informáticos roban información. En cambio, una fuga de datos sucede cuando información de código abierto, que en un sitio como LinkedIn no se considera información personal identificable, se agrega a un archivo único que no está protegido o se roba  y se convierte en un riesgo de delito de identidad. La exposición de datos tiene que ver con información que puede ser accedida por una persona no autorizada sin dejar evidencia de que la información se haya visto, copiado o eliminado.

El total durante los primeros nueve meses de este año fue de 1,291 casos de datos comprometidos que afectaron a más de 281 millones de víctimas, dice el centro. El récord de datos comprometidos se estableció en el 2017: 1,529 incidentes y 1,800 millones de víctimas, una cifra empequeñecida por los alarmantes 2,500 millones de víctimas en el 2016.

Una estafa "despreciable"

Velasquez, quien pasó 21 años investigando delitos financieros para el fiscal del condado de San Diego, describió la victimización de Joan como “despreciable”. Velasquez dice que la solicitud del envío de dinero a una residencia privada fue un claro indicador de la estafa, ya que ninguna agencia gubernamental haría eso. Las llamadas telefónicas también son una señal reveladora. Si el Departamento del Tesoro desea comunicarse con alguien, usa “correspondencia muy oficial”, dice.

Velasquez recomendó que Joan:

  • Informara a la Comisión Federal de Comercio, que tiene un sitio web, RoboDeIdentidad.gov, para las víctimas. De la misma manera, el Identity Theft Resource Center ofrece ayuda (en inglés).

  • Informara al centro para personas mayores donde vive. Sus archivos a menudo contienen mucha información confidencial, por lo que se les debería avisar.

  • Informara a un familiar u otra persona de confianza.

  • Informara a las tres principales agencias de informes de crédito para solicitar que  congelaran su crédito. Consultara los informes para asegurarse de que no se hubiera abierto ninguna cuenta nueva a su nombre.

  • Informara a su aseguradora de salud para comprobar que nadie estuviera usando su información para recibir atención médica.

  • No contestara llamadas si no sabía quién llamaba y usara bloqueo de llamadas para limitar las llamadas ilícitas.

  • Informara a la policía en caso de pérdida de dinero o abuso de su información en el futuro.

Si es necesario, busca asesoramiento

Más importante aún, cualquier víctima que sufra estrés emocional debería pedir ayuda a un trabajador social, terapeuta o grupo de apoyo de personas en situaciones similares, dice Velasquez. La Red contra el Fraude, de AARP y Volunteers of America ofrecen grupos de apoyo de personas en situaciones similares en línea.

Si sospechas que eres víctima de estafadores, toma notas y prepara un guion para la próxima  —y que esperamos sea la última— llamada del estafador. A continuación, el guión que Velasquez le sugirió a Joan:

“Gracias por tu llamada, [nombre del estafador]. Ya presenté una denuncia ante las autoridades del orden público, y estoy llevando un registro de todos los números de teléfono de los que me llamas, con las horas y las fechas. Adiós”.

Joan dice que ahora ignora las llamadas del estafador. Como ella se rehusó a hablar, él últimamente comenzó a enviarle mensajes de texto que decían que tenía información importante y que debía responderle de inmediato. También ha ignorado los mensajes de texto y planea bloquear sus números. 

Katherine Skiba cubre temas de estafas y fraudes para AARP. Anteriormente, fue periodista con el Chicago Tribune, U.S. News & World Report y el Milwaukee Journal Sentinel. Recibió la Beca Nieman de Harvard University y es la autora del libro Sister in the Band of Brothers: Embedded with the 101st Airborne in Iraq.

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.