Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Los estafadores tienen en la mira a los militares y los veteranos

En 5 años, las pérdidas sobrepasaron los $338 millones.

Hombre sostiene un teléfono móvil en la mano mientras mira hacia un lado.

GETTY IMAGES

In English | Según datos de la Comisión Federal de Comercio (FTC), entre el 2014 y el 2019 el personal militar, sus dependientes y los veteranos sufrieron pérdidas de más de $338 millones a causa de estafas.

Las estafas de impostores fueron la principal queja de las familias de militares y los veteranos durante cada uno de esos años, si bien también fueron víctimas de estafas relacionadas con compras en línea, concursos y vacaciones de tiempo compartido, entre otras cosas.

Según la FTC, en el 2019 las pérdidas generales por estafas a familias de militares y veteranos ascendieron a casi $92 millones, una disminución del 11%, en comparación con más de $103 millones el año anterior. Aun así, el total del año pasado fue un incremento del 131% en comparación con el 2015 (en inglés), cuando las pérdidas por estafas de las familias de militares y los veteranos estuvieron por debajo de los $40 millones.

Los impostores seleccionan a las víctimas por su dinero, su información personal o ambas cosas. Pueden fingir ser del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA), de otra agencia gubernamental o, por ejemplo, de una organización de caridad. Los delincuentes también se hacen pasar por pretendientes, amigos o familiares que necesitan dinero para alguna emergencia, o dicen que están ofreciendo apoyo técnico.

Durante años, la FTC —una agencia de protección al consumidor— ha analizado estafas, robo de identidad y otras quejas de la población que la agencia categoriza como “consumidores militares”.

De acuerdo con los datos, los veteranos fueron el grupo con más quejas el año pasado, en comparación con los militares activos, sus cónyuges e hijos, los reservistas y los miembros de la Guardia Nacional. Los números los compila el Consumer Sentinel Network (Red Centinela del Consumidor) de la FTC, que toma los reportes directamente de los consumidores (en inglés), de las agencias federales, estatales y locales del orden público y de socios privados. Pero hay una salvedad: no todas las personas que presentan una queja indican si son militares activos o veteranos.

Con respecto al robo de identidad, las principales quejas de los consumidores militares se centraron en estafas de tarjetas de crédito, estafas bancarias y estafas telefónicas o de servicios públicos.

Dinero perdido en estafas a militares y veteranos

Estadística de pérdidas por fraude a veteranos de 2015 a 2019, según la FTC.

AARP

Cómo explotan a los veteranos, ya sean jóvenes o mayores

“Los veteranos jóvenes pueden enfrentarse a personas que tratan de estafarlos en cosas relacionadas con educación, búsqueda de trabajo o emprendimientos”, dice Carol Kando-Pineda, abogada de la Oficina de Protección al Consumidor de la FTC. Es posible que los veteranos mayores enfrenten estrategias de estafas parecidas o de trabajo en casa, las cuales atraen a las víctimas con la promesa de hacer dinero rápido, pero puede que les cobren un alto cargo al inicio o que les pidan la información de la tarjeta de crédito con fines ilícitos.

Las familias de los militares pueden ser particularmente susceptibles a las estafas porque se mudan con frecuencia y porque es posible que sea la primera vez que una familia joven vive en forma independiente o recibe un sueldo, indica la agencia.

“A los militares les enseñan a confiar y a cuidarse los unos a los otros”, afirma Kando-Pineda. “Desafortunadamente, los estafadores tratarán de aprovecharse de ellos y dirán que tienen algún tipo de afiliación [militar] para ganarse su confianza”.

Los datos del año pasado indican que el caso típico de estafa fue casi 3 veces más costoso para los militares activos, sus dependientes y los veteranos que para la población general. La mediana de pérdidas fue de $894 para los consumidores militares y de $320 para el público general.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Algunas estafas son mortales

“Es desgarrador que estafas como estas y otras hayan hecho que los veteranos pierdan sus ahorros de toda la vida y su vivienda y, en algunos casos, se hayan suicidado”, indica Charles Wickersham, veterano de la armada e inspector del Servicio de Inspección Postal de EE.UU. (en inglés), la división de ejecución de la ley del Servicio Postal.

Wickersham habló el mes pasado en un seminario en línea que organizó el VA con participación de la FTC.

“Muchas víctimas, en especial las personas mayores, no quieren hablar sobre estafas”, añadió Wickersham. “Su propia victimización puede ser el temor a perder su autonomía o su posición social, o simplemente mostrar vulnerabilidad puede ser una verdadera preocupación en la mente de la víctima”.

Advirtió que quedarse callado sobre haber sido víctima de una estafa prolonga los problemas económicos y puede desencadenar más estrés emocional y físico.

Wickersham indicó que todos los veteranos, independientemente de su sexo, edad, raza y grado de escolaridad, están en la mira de los estafadores. “Debes hacerles más difícil que te usen como blanco”, instó, “y fortalecer a tu compañero de batalla”.

El Servicio de Inspección Postal, junto con AARP, advierte que hay estafadores que se dedican a una variedad de fraudes (en inglés), como los siguientes:

Estafas de beneficios “secretos” para los veteranos: el estafador le dice al veterano que reúne los requisitos para participar en un programa del Gobierno o recibir beneficios equivalentes a miles de dólares. El delincuente intenta cobrar una tarifa u obtener la información personal del veterano.

Estafas de “actualizar el expediente”: un impostor dice ser de una agencia del Gobierno y trata de obtener la información personal del veterano, supuestamente para actualizar el expediente a fin de que el antiguo militar pueda mantener sus beneficios. El delincuente solo quiere robarle la información personal.

Estafas de robo de pensión: el estafador ofrece un pago único para comprar la pensión del veterano. La víctima transfiere la pensión, pero el pago nunca llega.

Estafas de organizaciones de caridad: un estafador se hace pasar por representante de una organización de caridad de veteranos y pide una donación, pero todo es una artimaña.

Las siguientes son algunas formas de mantenerse seguro:

  • No contestes llamadas de números telefónicos que no reconoces. Los códigos de área local no necesariamente significan que la persona que llama es local, ya que la “suplantación” ayuda a los estafadores a enmascarar lo que aparece en el identificador de llamadas.
  • Ten en mente que cualquier persona puede crear un documento que parezca oficial. Verifica que la persona que te lo envía es quien dice ser.
  • Probablemente no hayas ganado un concurso o una rifa si nunca te inscribiste.
  • Aprovecha una ley federal que te permite una revisión anual del expediente crediticio de las tres grandes agencias de crédito: Equifax, Experian y TransUnion. Solicita el reporte de cada agencia con unos meses de por medio para echarle un vistazo a tu expediente crediticio y buscar cambios sospechosos o fraudulentos.
  • Usa contraseñas seguras y mantén al día el software de seguridad en todos tus dispositivos electrónicos.
  • Presta atención a las tácticas que usan los estafadores, que siempre te presionarán, se aprovecharán de tus emociones, harán que sientas temor o ansiedad y te pedirán que actúes rápido.
  • Nunca pagues una supuesta deuda ni una cuenta con una tarjeta de regalo. Es una forma que los estafadores usan con frecuencia para robarte dinero.

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO