Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Señales de alerta de estafas en alquileres de apartamentos durante la pandemia

Alquileres por debajo del precio de mercado y métodos de pago inusuales se encuentran en la lista.

Letrero de "Se renta" frente a la entrada de una pared de ladrillos.

Getty Images

In English | La estafa comienza con la usurpación de un anuncio de alquiler de un apartamento. El delincuente roba un anuncio auténtico y cambia la información de contacto por la suya. O crea un anuncio “fantasma” de un apartamento o condominio que ni siquiera existe. Con fotos atractivas, comodidades tentadoras y costo por debajo del precio de mercado, los anuncios son ciberanzuelos para las personas que buscan un lugar donde vivir.

Un propietario de 53 años de Pensilvania recibió educación sobre las estafas de alquileres de la manera más difícil. Un impostor se apropió de un anuncio de Airbnb del apartamento de dos dormitorios en Filadelfia que el dueño ofrecía en alquiler. El delincuente incluso alquiló el lugar por un tiempo. Pero, antes de llevarse las llaves, hizo una copia de las fotos digitales de la unidad y puso un aviso en otra plataforma, en busca de alguien a quien subalquilarle uno de los dormitorios durante un año, dice el dueño del apartamento, George Ryzinsky, presidente de DAN Housing en Southampton, que está en el condado Bucks de Pensilvania.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Tres personas mordieron el anzuelo, le dieron al estafador un total de $1,300 por adelantado para reservar el lugar y en el mismo día —cuando los tres se presentaron— se quedaron sin un lugar donde estar, dice el dueño.

‘Golpeados’ por el estafador

“Recibimos un golpe tan grande en ese caso”, le dice Ryzinsky a AARP. Él dice que lo lamentó tanto por los desafortunados inquilinos que los alojó en una unidad de tres habitaciones que tiene en otro lugar y les dio un mes de alquiler gratis. Desde entonces, ha quitado la unidad perjudicada de Airbnb y ha cambiado la cerradura.

En medio de COVID-19, es una estafa

Apartments.com, uno de los principales sitios para anuncios de alquiler, envió este correo electrónico real a AARP. Está lleno de señales de advertencia, como múltiples errores de gramática y puntuación, que son posibles indicadores de fraude.

Nota: el remitente se rehusará a reunirse en persona con el futuro inquilino. En su lugar, ofrecerá mostrar el apartamento de forma virtual solo después de que se haya firmado el contrato de alquiler.

Copia de una carta de fraude que ofrece el alquiler de una propiedad

Apartments.com

Los anuncios falsos —y los robados— son una plaga que existe de costa a costa, y de ninguna manera se limitan a las grandes ciudades donde la demanda de alquiler es muy alta, según lo demuestran las noticias. Sin embargo, aún no está claro qué tan generalizado es el problema. El año pasado, el Centro de Quejas de Crímenes en Internet del FBI (IC3), que se puede acceder por internet (en inglés), recibió 11,677 informes sobre bienes raíces con pérdidas de $221 millones, pero la oficina no especifica las cifras de las estafas que se relacionan solo con anuncios de alquileres.

Estos casos no siempre ocurren una sola vez. En California, un grupo de individuos (en inglés) defraudó a más de 100,000 inquilinos y compradores de viviendas potenciales en más de $25 millones del 2009 al 2016, dijo el Departamento de Justicia el año pasado, cuando un segundo acusado en el caso fue sentenciado a prisión. Sus víctimas, de los 50 estados, incluían a más de 100 personas tan solo del sur de Illinois.

Aumento de casos a pesar de la pandemia

Durante la pandemia, estas estafas han dado lugar a más llamadas a la Línea de ayuda de la Red contra el Fraude, de AARP, 877-908-3360. Algunos de los casos de este año:

  • Una mujer en Nueva York encontró un apartamento que se alquilaba en Los Ángeles en Craigslist y le pidió a una amiga que diera un vistazo a la propiedad en persona. Pero, antes de la inspección, la neoyorquina envió un giro de $2,000 por “tarifas de alquiler” a una persona que resultó ser un delincuente. La triste verdad: el apartamento —un alquiler fantasma— no existía.
  • Una mujer de California encontró un lugar “fantástico” en Craigslist. La persona detrás del anuncio solicitó $200 a través de la aplicación de pago instantáneo Zelle y así lo hizo la potencial inquilina. Luego de enviar el dinero, se dio cuenta de que se trataba de una estafa.
  • Otra mujer de California encontró un apartamento y completó la solicitud por internet, para lo cual proporcionó la información de su tarjeta de crédito. El día de la mudanza entró a un apartamento contaminado con moho que necesitaba descontaminación y otras reparaciones. La unidad ni siquiera estaba en el barrio indicado en el anuncio. ¿Su plan? Irse de allí lo antes posible.
  • Una pareja de Texas vio un anuncio de alquiler de una casa que les encantó. Les pidieron que enviaran un depósito en garantía a través de Zelle y así lo hicieron; más tarde, les pidieron más efectivo por “tarifas de alquiler”, y fue entonces que les pareció que era una estafa.

El alto temporal a la mayoría de los desalojos residenciales que ordenó el Gobierno federal con el fin de evitar la propagación de la COVID-19, está programado para terminar el 31 de diciembre, y esto podría iniciar una ola de personas que salen a la búsqueda de un lugar para alquilar o de un compañero de cuarto.

“Ten cuidado e investiga antes de proporcionar información personal o financiera o de hacer cualquier tipo de pago”.

Amy Nofziger de AARP, que supervisa la línea de ayuda de la organización, dice que esas quejas han aumentado durante la pandemia. Los estafadores se anuncian en internet con ofertas de propiedades para alquilar “sin ver”, y dicen que los inquilinos potenciales no pueden entrar a las propiedades debido a la COVID-19, dice Nofziger.

Eso no es exactamente cierto, dice Kelsey Blakely, directora sénior de seguridad en internet de Apartments.com, que se inició en 1995 y publica más de 1 millón de anuncios de alquiler en el país. “Si yo hubiera hablado contigo hace un año, te hubiera dicho que siempre tienes que asegurarte de que alguien (que ofrece un alquiler) se reúna contigo en persona”, dice. Ahora, en cambio, hay un enorme aumento en las visitas virtuales, tales como recorridos de 360º, visitas por video grabadas previamente y en vivo, visitas a distancia a través de FaceTime, Zoom y otras plataformas, dice Blakely. Y muchos lugares ofrecen visitas autoguiadas.

Kelsey Blakely

Cortesía de Kelsey Blakely

Kelsey Blakely directora sénior de seguridad en internet de Apartments.com

Durante la COVID-19, los estafadores —algunos de ellos en otros países— han inventado “historias que hacen llorar” como excusas para no encontrarse en persona, dice Blakely. “Ellos dicen cosas como, ‘Tengo COVID, mi esposa tiene COVID, por eso no puedo encontrarme contigo. No puedo hacer una videollamada contigo’. Prefieren comunicarse por correo electrónico y mensajes de texto”.

Incluso si te permiten visitar una unidad por anticipado, no bajes la guardia, dice Blakely, porque “hemos tenido casos en los cuales las personas habían visitado personalmente una propiedad y luego enviaron un depósito en garantía a un propietario falso”.

Alerta para arrendatarios

Apartments.com no publica qué tan a menudo encuentra anuncios fraudulentos en su sitio web, pero usa protocolos de seguridad para tratar de descubrirlos y les dice a los usuarios que tengan cuidado (en inglés). Blakely dice que el fraude comprende “un pequeño porcentaje” de todos los anuncios, pero admite que no existe ningún sistema infalible, como se refleja en una exención de responsabilidad de Apartments.com que dice que “no podemos garantizar que nuestros sitios estén 100% libres de publicaciones falsas o fraudulentas”.

Los estafadores, destaca, se enfocan en personas que son vulnerables o tienen una necesidad urgente de mudarse rápido, tales como personas divorciadas, madres o padres solteros o estudiantes.

En Airbnb, un vocero insta a los viajeros a “mantenerse a sí mismos, sus pagos y su información personal protegidos al permanecer en la plataforma segura de Airbnb durante todo el proceso, desde entablar comunicación hasta reservar y pagar”.

Airbnb nunca les pedirá a los viajeros que paguen por algo fuera de su sitio web, tal como a través de correo electrónico o un sitio de reservas de terceros, agregó el vocero. Aquí tienes más de consejos de Airbnb (en inglés) sobre seguridad y estafas.

Craigslist no respondió a una solicitud de comentarios de AARP, pero en su sitio web aparecen estas pautas acerca de estafas (en inglés).

Formulario para rentar una propiedad con unos dados encima que dicen fraude.

Getty Images

8 señales de alerta sobre las estafas de alquiler

¿Quieres evitar una estafa de anuncios de alquiler? No hay una única cosa fácil de hacer. Pero los expertos de la industria dicen que es crítico conocer las señales de alerta.

1. Un pago mensual de alquiler por debajo del precio de mercado.

2. Un anuncio con errores gramaticales o de puntuación.

3. Un arrendador con una historia “dramática”. Es posible que te digan que pases por el edificio, pero no puedes entrar, porque el dueño está trabajando en el exterior o está en un lujar lejano y presta servicio en las Fuerzas Armadas o trabaja como misionero.

4. La persona se rehúsa a hablar o hacer una videollamada y se comunica solo por mensaje de texto o por correo electrónico.

5. Una solicitud para girar dinero a través de Western Union o MoneyGram, o pagar con tarjetas de regalo o bitcóin. Los fondos solicitados pueden llamarse depósito en garantía, tarifa de mudanza o alquiler.

6. Una sensación de urgencia. Los estafadores quieren que actúes rápido y que te mudes inmediatamente, incluso si no has visto las instalaciones. Algunos quieren hacerte creer que hay otros inquilinos potenciales altamente interesados.

7. Decir que están afiliados con Apartments.com u otro sitio reconocido, lo cual podría ser solo otra falsedad.

8. Técnicas agresivas. “Los estafadores son muy persistentes... tienden a ser un poco más agresivos”, dice Kelsey Blakely, directora sénior de seguridad en internet de Apartments.com. “Una vez que obtengan tu teléfono, te enviarán mensajes de texto todo el tiempo. Te dicen cosas como ‘¿qué piensas? ¿cerramos el trato?’”.