Skip to content
 

Una nueva versión de "la estafa del impostor"

Si perdió dinero en una inversión fraudulenta, otro peligro lo acecha.

In English | Si hace poco perdió dinero en una inversión fraudulenta, puede que nuevamente sea blanco de fraude.

Cuidado con los estafadores que dicen trabajar para la Securities Investor Protection Corporation (SIPC, Corporación para la Protección de Inversionistas en Valores), una organización legítima con sede en Washington, que ayuda a los clientes de agencias de corretaje que han quebrado a recobrar su dinero.

Vea también: Lo que debe saber sobre inversiones en bonos.

Así funciona la estafa, casi siempre en dos pasos:

Primero, un supuesto representante de la SIPC lo llama o le envía un correo electrónico y le promete restituirle el dinero que perdió en inversiones fraudulentas. Pero primero tiene que pagar un "cargo de recuperación".

Si accede, sólo le esperan más solicitudes de dinero, hasta el momento en que se dé cuenta de que lo están timando.

Segundo, si tiene la sensatez de no desembolsar nada, es posible que otro "agente de la SIPC" lo contacte varias semanas después. Esta vez le dicen que los activos de la compañía que lo estafó han sido confiscados y que le van a devolver su dinero.

En esta ocasión, no le piden que envíe un pago, solo que llene una planilla que -¡sorpresa!- pide su número de Seguro Social y otra información personal. Prólogo perfecto para el robo de identidad o futuros intentos de estafa.

Un portavoz de la SIPC le informó a Scam Alert que la corporación supo de esta estafa a mediados de junio, por medio de muchas personas que habían recibido tales llamadas. La mayoría había perdido dinero en algún tipo de inversión fraudulenta. "Pero también supimos de algunas personas que con anterioridad habían recibido -pero nunca aceptado- una oferta de inversión que resultó fraudulenta", dijo el portavoz.

La SIPC dice que no tiene información sobre cómo los impostores identificaron a sus víctimas.

Pero el año pasado hizo estragos un timo dirigido a personas que perdieron dinero en la infame estafa Ponzi de Bernard Madoff. En ese caso, no existe duda acerca de cómo obtuvieron los nombres; los mismos se hicieron públicos durante la larga investigación oficial de Madoff.

Muchas de las víctimas del financiero, ahora encarcelado, fueron contactadas por personas que decían ser, no de la SIPC, sino de una organización fantasma con un nombre muy similar, la International Security Investor Protection Corporation (ISIPC o Corporación Internacional de Protección del Inversionista), con supuesta sede en Ginebra.

Durante un tiempo, hubo un sitio web bajo ese nombre que invitaba a las víctimas de Madoff a presentar demandas de indemnización. Para hacerlo, tenían que proporcionar información personal detallada. Desde luego, nunca hubo ninguna devolución de fondos ni indemnización.

Siguiente: ¿Cuál es la "estafa del impostor" más frecuente?

Esos ardides son variaciones de la clásica estafa del impostor. El estafador se hace pasar por funcionario de un organismo estatal o una compañía con la que usted trata. Incluso puede hacerse pasar por un nieto suyo. En cada caso, el objetivo es el mismo: sustraerle dinero o información personal.

La más frecuente de estas estafas utiliza un correo electrónico que dice ser del IRS (Servicio de Impuestos Internos). Típicamente, le pide información personal con el pretexto de devolverle el "exceso de impuestos" que pagó o de "arreglarle" los errores de su declaración de impuestos.

La lección que se desprende de todas estas estafas: Nunca dé dinero por adelantado ni revele información personal a nadie que se dirija a usted sin que usted lo haya solicitado. Si piensa que una solicitud de ese tipo pudiera ser legítima, antes que nada, comuníquese con la entidad que la persona dice representar. Y no utilice el número de teléfono o la dirección electrónica que la persona le haya dado. Búsquelos usted mismo.

Si llama a la SIPC, una corporación sin fines de lucro establecida por el Congreso, descubrirá que ellos no manejan casos de fraudes de inversiones. Si una firma de corretaje quiebra y le debe dinero y valores a los clientes, la SIPC actúa de fiduciario o trabaja con un síndico independiente nombrado por los tribunales con el fin de recuperar los fondos.

Y, dice el presidente de la SIPC, Stephen Harbeck: "Cuando la liquidación de una agencia de corretaje la maneja la SIPC, los inversionistas que han perdido acciones o efectivo no pagan un cargo por recobrar esos activos".

Si lo ha contactado alguien que dice ser de la SIPC, envíe un correo electrónico a asksipc@sipc.org o llame al 202-371-8300.

Sid Kirchheimer es autor del libro Scam-Proof Your Life (Haga su vida a prueba de estafas), publicado por AARP Books/Sterling.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto