Skip to content
 

Ojo si un cajero automático tiene el teclado pegajoso

La nueva herramienta de los estafadores es el pegamento.

In English | Los estafadores han encontrado un nuevo modo de pegársela a los usuarios de cajeros automáticos: con pegamento.

Vea también: Las estafas más comunes.

En este novedoso y artesanal engaño, los ladrones pegan determinados botones del cajero automático —“Enter” (Entrar), “Cancel” (Cancelar) y “Clear” (Borrar)— para evitar que usted complete la operación luego de insertar su tarjeta y teclear su PIN (número de identificación personal). Frustrado, usted abandona el lugar para denunciar el problema y los malhechores aparecen para completar la extracción.

Funciona, según la policía, porque mucha gente no sabe que, en muchos cajeros, se puede usar tanto la pantalla táctil como los botones del teclado para completar la extracción. Así es como los delincuentes obtienen su dinero.

En las máquinas con esta función, una orejeta que aparece en la misma pantalla, que dice algo así como "Press here" (oprima aquí), puede ser tocada para completar una transacción en lugar de usar la tecla “Enter”.

Hasta ahora, esta modalidad de “te robé con pegamento” se ha observado sólo en California.

Una maniobra similar se registró el año pasado en la India. En aquel caso, la policía de Nueva Delhi arrestó a un hombre que, supuestamente, pegó algunos botones de un teclado y, luego, cuando la víctima se alejó para denunciar el caso ante los funcionarios del banco, usando un destornillador, liberó y oprimió el botón “Enter”.

Además de pegamento, los ladrones de cajeros han recurrido a otros inofensivos elementos caseros:

Servilletas u hojas plásticas. Las meten en la ranura por la que sale el dinero para bloquear la salida de los billetes. Y luego, el truco es igual que con el pegamento: cuando uno se va a buscar ayuda, los ladrones desbloquean la ranura y toman el dinero.

Un trozo de película o lámina o papel de aluminio. La introducen en la ranura donde se inserta la tarjeta para que la misma quede trabada dentro de la máquina. Cuando uno se va a buscar ayuda para recuperar la tarjeta, los delincuentes usan herramientas básicas para quitar el elemento usado y tomar la tarjeta.

Teclados trabados contra ‘skimmers’

Si los botones están trabados, vea si puede completar la extracción usando la pantalla táctil. Si no puede, o si los billetes no salen o su tarjeta se queda trabada dentro del cajero luego de haber ingresado su PIN, no se aleje del cajero. Si tiene un celular, llame a su banco desde allí mismo.

A pesar de trucos nada tecnológicos como estos, los dispositivos electrónicos conocidos como skimmers —lectores portátiles de bandas magnéticas— siguen siendo el método más usado por los ladrones de cajeros automáticos. Los ‘skimmers’, que pueden comprarse por internet, se colocan sobre la ranura de la tarjeta del cajero para capturar los datos cifrados de la banda magnética de las tarjetas de débito.

Estos dispositivos pueden capturar información de cientos de tarjetas antes de que los delincuentes los retiren y usen los datos para duplicar tarjetas de débito. Mientras tanto, cámaras espía en miniatura colocadas en los cajeros han grabado a los clientes cuando introducían su PIN en el teclado. Ahora, los ladrones tienen todo lo que necesitan para realizar múltiples extracciones.

Siguiente: Consejos para operar sin riesgos el cajero automático. >>

Incluso sin un PIN, las tarjetas de débito Visa o MasterCard pueden ser usadas para realizar compras en línea.

Verifique las luces; mueva la ranura para la tarjeta

La mayoría de los cajeros automáticos tiene una luz intermitente o fija en la ranura donde se introduce la tarjeta. El no ver la luz podría ser un indicador de que se ha colocado un ‘skimmer’ en ese cajero. (Pero tenga en cuenta que algunos cajeros antiguos no tienen esas luces).

Otra precaución es mover la ranura donde se introduce la tarjeta antes de insertar la suya. Si no está firmemente sujeta o si su color difiere del resto del cajero, use otra máquina. (Y siempre cubra el teclado cuando ingrese su PIN, porque podría estar siendo observado por una cámara espía).

Aun si desconociera estos problemas, cuando use un cajero automático, debería revisar cuidadosamente sus resúmenes bancarios en cuanto los reciba, para detectar cualquier extracción fraudulenta, ya que estas maniobras suelen no ser detectadas sino hasta que la cuenta haya sido vaciada.

Por lo general, los bancos reembolsan a los clientes víctimas de estafas en cajeros automáticos, aunque sus políticas difieren, y algunos podrían no hacerlo si se deja pasar demasiado tiempo.

Sid Kirchheimer es autor del libro Scam-Proof Your Life (Haga su vida a prueba de estafas), publicado por AARP Books/Sterling.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto