Skip to content
 

La estafa de los nietos

Capturan a una banda de estafadores en Canadá.

In English | Una banda criminal que supuestamente estafó tanto unos $3 millones desde noviembre a abuelos confiados en 36 estados ha sido desarticulada en Canadá, informó la policía de ese país. Las autoridades señalaron que las detenciones pusieron fin a una operación masiva, llamada Grandkids Scam (“la estafa de los nietos”), que desde hace años victimizaba a miembros de AARP y a otras personas.

Una adolescente en la cárcel

Robin Nelson/Zuma/Corbis

Se acusa a los siete individuos detenidos en Toronto y Montreal —dos de las cuales estaban a punto de volar a Italia— de hacer unas 200 llamadas diarias en que se hacían pasar por nietos de las víctimas y decían necesitar dinero urgentemente.

Un promedio de 15 a 20 estadounidenses al día fueron engañados y giraron a los estafadores entre $2.500 y $6.000 cada uno, afirmó el superintendente Chris Perkins del Halton Regional Police Service, el departamento policial de la zona de Toronto que supervisó la investigación, cuyo nombre clave era Project Viper.

Muchas de las estafas por teléfono o internet que se aprovechan de estadounidenses operan desde otro país, fuera del alcance directo de las autoridades de Estados Unidos. La detención de una red completa de alegados estafadores es poco común.

Los timadores hacían sus llamadas desde un sótano en Toronto, le dijo Perkins al Bulletin. Identificaban posibles víctimas comprándoles a compañías de telemarketing listas especializadas con los nombres y teléfonos de personas de mayor edad, muchas de ellas residentes en complejos residenciales para mayores de 50 años.

“Cuando allanamos su centro de operaciones —la casa de un pariente de uno de los detenidos— incautamos una pila de listas de teléfonos de 8 o 9 pulgadas de espesor”, afirmó Perkins. La policía también confiscó más de 20.000 dólares canadienses.

“No utilizaban un banco telefónico, como en los viejos tiempos. Solo ‘teléfonos inteligentes’ y computadoras portátiles”, añadió. “En este tipo de estafa, se puede operar desde un automóvil. Solo se necesita un teléfono celular”.

Los estafadores, cuatro hombres y tres mujeres de entre 26 y 41 años de edad, llamaban a presuntos abuelos en estados tan lejanos como Maine y Texas, Dakota del Norte y la Florida. También llamaron a familias en Canadá.

Típicamente, un miembro de la banda empezaba la llamada diciendo algo como: “Hola, abuela, soy yo, tu nieto predilecto”.

“La esperanza era que el abuelo respondiera: ‘David, ¿eres tú?’ Entonces el estafador decía ‘Sí’, para obtener más información”, relata Perkins.

“En la mayoría de los casos, eran llamadas en frío, hechas con la esperanza de que los abuelos cayeran en la trampa”, añade.

En algunos casos, sin embargo, los estafadores intentaban hacer más verosímil su artimaña averiguando de antemano los nombres de los nietos de las víctimas por medio de una red social, como Facebook, o los obituarios publicados en la página web de los periódicos.

Típicamente, el que llamaba decía que lo habían arrestado estando de vacaciones en Canadá y que temía decírselo a sus padres. Después de pedir dinero para la fianza, le pasaba el teléfono a un cómplice que se hacía pasar por abogado o policía. Esta persona comunicaba instrucciones sobre cómo y a dónde girar el dinero para la supuesta fianza.

Perkins dice que cree que los siete detenidos llevaban a cabo esta operación desde hace años.

“La estafa de los nietos”, también conocida como “la estafa de la emergencia”, salió a la luz por primera vez a mediados del 2008 y —a pesar de generar mucha publicidad y varias alertas— aún prospera.

“Iniciamos nuestra investigación en el verano”, relata Perkins, “pero actuamos rápidamente en las últimas semanas, atónitos ante el volumen y éxito de la estafa. Tuvimos que ponerle fin”.

Dos de los detenidos fueron capturados en Montreal el 21 de febrero, cuando estaban a punto de tomar un avión a Roma. “La información que tenemos es que planeaban iniciar una estafa similar en España”, afirma Perkins. Señalando que la investigación continúa, Perkins no reveló cómo se identificaron los acusados, aparte de mencionar “buen trabajo policial a la antigua”.

Los acusados comparecieron ante un juez el 25 de febrero, donde se les presentaron múltiples cargos de fraude, participación en una organización criminal y hacerse pasar por policías. Si los declaran culpables, dice Perkins, “les espera una larga condena”.

Perkins asegura que aunque este grupo de falsos nietos ya está fuera de servicio, bandas parecidas siguen llevando a cabo este ardid tan corriente. “Es trágico que todavía haya ancianos que caigan engañados ante esta estafa”.

Conozca cómo evitar este tipo de estafas>>

Cómo evitar estos fraudes

Así que si recibe una llamada de un “nieto” en apuros, no caiga en la trampa. Es probable que sea un estafador. Pero si la curiosidad —o la devoción a los nietos— lo domina, hay maneras de protegerse:

  • No llene los espacios en blanco. Si la que llama dice: “Es tu nieta”, responda: “¿Cuál?” Lo más probable es que en ese momento le cuelguen.
  • Si el que llama se identifica correctamente como su nieto o nieta, pregúntele detalles familiares, como el nombre de una mascota, un lugar donde suelen pasar las vacaciones, o el día del aniversario de sus padres, si la información no aparece en su página de Facebook.
  • Pídale al que llama el teléfono de la estación de policía u hospital donde supuestamente se encuentra, entonces verifique por internet el número de la instalación. A veces el “nieto” afirma que está lesionado y necesita dinero para recibir atención médica.
  • En ese caso, dígale que devolverá la llamada al teléfono celular del nieto (pero no le pregunte el número). Si no tiene el número, pídaselo a un familiar de confianza.
  • No revele números de cuentas. Aunque en la mayoría de los casos el “nieto” solo pide que le giren dinero, algunos solicitan el número de su cuenta de banco o tarjeta de crédito.
  • Siempre verifique con los padres toda afirmación de que un nieto está en apuros.

Sid Kirchheimer es autor de Scam-Proof Your Life (Ponga su vida a prueba de estafas), libro publicado por AARP Books/Sterling.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto