Skip to content
 

Ladrones tras su reembolso del IRS

Pueden utilizar su nombre y su número de Seguro Social para quedarse con su dinero.

In English | El aviso puede llegar en el momento en que usted intenta presentar su declaración de impuestos en formato electrónico y la misma es rechazada. O cuando no llega un reembolso que está esperando. O cuando el IRS (Servicio de Impuestos Internos) le envía una carta informándole que han sido presentadas múltiples declaraciones de impuestos en nombre suyo.

Vea también: Lo nuevo en materia fiscal para el 2012

Antes de suponer que se trata de una falla técnica o un problema de papeleo, considere una posibilidad cada vez más frecuente: ha sido víctima de un robo de identidad fiscal.

Los estafadores roban identidades para presentar declaraciones electrónicas de impuestos y cobrar los cheques devueltos

Corbis

Resguarde sus datos personales para que los estafadores no puedan robarle su reembolso impositivo.

Esto ocurre cuando se presenta una declaración fraudulenta en formato electrónico empleando su identidad, de modo que los maleantes puedan cobrar su reembolso. Todo lo que necesitan es su nombre, su número de Seguro Social y su fecha de nacimiento, y una computadora. No se requieren formularios W-2 ni ningún otro documento impositivo; toda esa información, sencillamente, se inventa.

El 90 % de los reembolsos del IRS se emiten dentro de los 21 días desde que dicha agencia los recibe, comenta una vocera del IRS. Y a algunos se les da curso dentro de escasos 10 días.

Pero, agrega, al IRS puede tomarle muchos meses más —a veces, le lleva hasta el verano— recibir los documentos de impuestos emitidos por los empleadores y cotejar los ingresos con los reclamos realizados en las declaraciones de impuestos.

Para cuando se descubre un robo de identidad, el correspondiente reembolso ya podría estar en manos de un estafador. Puede ser depositado directamente en una cuenta bancaria provisoria que use el estafador bajo una identidad falsa, enviada por correo en forma de cheque del Tesoro de EE. UU. (a menudo a una residencia desocupada) o precargada en una tarjeta de débito de la que puede extraerse dinero a través de un cajero automático.

Los ladrones pueden obtener miles de dólares por cada declaración falsa, en tanto los verdaderos contribuyentes deben enfrentar el fastidioso suplicio de tener que probar su propia identidad para recibir el dinero que se les debe. Y lo que es peor, si un contribuyente está recibiendo beneficios por incapacidad, la Administración del Seguro Social puede tomar la declaración como evidencia de que la persona está trabajando y suprimir los beneficios.

Un consuelo: en su carácter de contribuyente, usted no es responsable del reembolso faltante; al final, el IRS le enviará el dinero que se le debe.

¿Cómo protegerse? Presentar la declaración temprano puede funcionar; pero los estafadores también las presentan temprano. Aparte de eso, debe hacer todo lo que pueda por resguardar aquellos datos personales que, de caer en malas manos, hacen posible el delito.

Operativo del IRS

La vocera afirma que el IRS tramita reembolsos provenientes de 140 millones de hogares por año. “Intentamos que la gente reciba sus reembolsos impositivos tan pronto como sea posible; pero a la vez, nos aseguramos de que la integridad del sistema se mantenga intacta y sólida”. Combatir el delito de robo de identidad es “prioridad absoluta”, afirma.

Según informa el propio IRS, el año pasado, impidió que más de $140.000 millones en reembolsos por robo de identidad llegaran a manos de personas sospechadas de ser estafadores e identificó más de 260.000 declaraciones fraudulentas que involucraban robo de identidad. Un inmenso salto desde el 2010, cuando la agencia informó haber frenado $247 millones en reembolsos falsos y 49.000 declaraciones fraudulentas.

En enero, el IRS y el Departamento de Justicia anunciaron la realización de un operativo de alcance nacional que permitió identificar, en 23 estados, a 105 personas supuestamente involucradas en robos de identidad y estafas relacionadas con los reembolsos fiscales. Los investigadores federales también han puesto el ojo en 150 empresas de servicios monetarios y auditan 250 empresas que cambian cheques y que, según el IRS, “a sabiendas o sin saberlo”, podrían estar facilitando el fraude con los reembolsos.

Más recientemente, el IRS acusó a una alumna secundaria de Luisiana de cometer fraude fiscal, después de encontrarla con los números de Seguro Social, direcciones y fechas de nacimiento de 189 compañeros de clase.

¿Un sistema quebrado?

Pero en su último informe al Congreso, el Taxpayer Advocate Service (TAS, Servicio de Defensa del Contribuyente), organización independiente dentro del IRS, sostuvo que hay “más de 50 fisuras en los procedimientos del IRS” como para poder prevenir, detectar y resolver este delito de manera apropiada.

“El sistema está quebrado, sin duda, porque las leyes [de privacidad] vigentes están diseñadas para proteger al contribuyente —afirma Laura McElroy del Departamento de Policía de Tampa, que desempeña una función destacada en los esfuerzos de la policía por combatir el robo de identidad fiscal—, pero con la llegada de la presentación en formato electrónico, esas leyes hoy protegen a los ladrones. Mientras investigamos, las manos del IRS están atadas, porque no puede suministrarnos información sobre los contribuyentes”.

La policía de Tampa emprendió una investigación de seis meses, después de observar que el mercado de drogas ilícitas estaba decayendo. La detención de distribuidores de drogas conocidos o sospechosos no revelaba presencia de pasta base de cocaína sino “enormes cantidades” de tarjetas de crédito precargadas, libros contables y computadoras portátiles que se emplean para presentar declaraciones fraudulentas en formato electrónico.

Finalmente, los investigadores descubrieron que instructores de robo de identidad habían estado dando clases semanales a unas 100 personas, algunas de ellas distribuidores de drogas, sobre cómo robar identidades.

“Los ladrones encuentran ‘topos’ que trabajan dentro de una corporación”, comenta McElroy. “Por $200, pueden comprar nombres, números de Seguro Social y fechas de nacimiento de diez víctimas de topos que pueden trabajar —y lo hacen— en lugares donde atienden a adultos mayores, como un centro médico”.

Una operación encubierta realizada por la policía de Tampa, el U.S. Postal Inspection Service (UPSIS, Servicio de Inspección Postal de EE. UU.) y otros organismos, logró el arresto de 49 supuestos ladrones de identidad fiscal. Además, el USPIS interceptó unos $100 millones en reembolsos impositivos falsos enviados por correo, antes de que llegaran a manos de los estafadores.

Sid Kirchheimer escribe sobre estafas y asuntos del consumidor.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto