Skip to content
 

Crédito contra débito: ¿cuál es mejor?

Descubre cuándo cada tarjeta es la opción acertada.

Ilustración de dos tarjetas de crédito que van a colisionar y sale humo a su alrededor

Kyle Hilton

In English

Las tarjetas de débito y las de crédito tienen un aspecto similar y normalmente puedes utilizarlas para lo mismo, pero existen diferencias importantes entre ellas. Te presentamos varias situaciones en las que podrías utilizar cualquiera de las dos, así como la tarjeta que más te conviene.

Primera ronda: vas a hacer una compra grande

Pagar con una tarjeta de crédito, ya sea en persona o en línea, proporciona una capa adicional de protección al consumidor que las tarjetas de débito no ofrecen. Si tu compra resulta defectuosa o nunca la recibiste y no puedes solucionar el problema con el comerciante, puedes recurrir al emisor de la tarjeta para que intervenga. Asimismo, es más probable que las tarjetas de crédito amplíen automáticamente las garantías de las compras y te den una protección limitada contra pérdida o robo.

Una tarjeta de crédito retrasará el momento en que tengas que pagar, mientras que las tarjetas de débito sacarán el dinero de tu cuenta inmediatamente. "Podrías tener por lo menos 21 días antes de tener que pagar la compra", dice Curtis Arnold, fundador de BestPrepaidDebitCards.com.

La ganadora: crédito


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Segunda ronda: estás de viaje en el extranjero

Muchas tarjetas de crédito y de débito cobran una comisión por transacción del 3%. Por cada $100 en moneda extranjera que gastes en un comercio o saques de un cajero automático, te cobran $3. Además, muchas tarjetas de débito cobran una comisión por utilizar un cajero automático extranjero. Pero no todos: las tarjetas de débito de Capital One 360 y Charles Schwab son algunas de las que no cobran comisiones por transacción ni por el cajero automático, aunque tal vez tengas que pagar la comisión del cajero automático del banco local. La mejor estrategia: utiliza una tarjeta de crédito que no cobre comisiones por transacciones en el extranjero para tus compras, ya que las tarjetas de crédito ofrecen una mayor protección al consumidor, y una tarjeta de débito igualmente libre de comisiones para retirar fondos de los cajeros automáticos.

La ganadora: empate

Tercera ronda: quieres recompensas

Aunque algunas tarjetas de débito, como la Discover Cash Back Debit, la Neon PointCard y la Axos Debit Card, ofrecen reembolsos en efectivo, los programas de recompensas de las tarjetas de crédito suelen ofrecer mejores beneficios. "Y con una tarjeta de crédito, puedes elegir el tipo de recompensas que quieres", dice Howard Dvorkin, presidente de Debt.com. Eso puede significar dinero en efectivo, puntos para viajar o descuentos en tu tienda favorita. Las tarjetas de crédito a menudo ofrecen ventajas adicionales, como acceso a las salas de viajeros de los aeropuertos, descuentos en compras y seguro para autos de alquiler.

La ganadora: crédito

Cuarta ronda: necesitas dinero en efectivo

Si tienes que sacar dinero en efectivo cuanto antes, pero estás lejos de tu banco o de uno de sus cajeros automáticos, utilizar una tarjeta de débito en el cajero de otro banco te costará un promedio de $4.59 en comisiones totales, según la última estimación de Bankrate. Sin embargo, un adelanto en efectivo de tu tarjeta de crédito ya sea en persona en otro banco o en un cajero automático, si tienes un PIN, te costará mucho más. Pagarás una comisión por adelanto de dinero, normalmente el 5% de la cantidad adelantada o $10, lo que sea mayor. Es probable que pagues un tipo de interés más alto que el que pagarías por una compra y no tendrás ningún periodo de gracia antes de que los intereses empiecen a acumularse. En resumen: un anticipo de $250 podría costarte fácilmente $17.50 al menos.

La ganadora: débito

Quinta ronda: estás tratando de mejorar tu puntaje crediticio puntaje crediticio.

Dado que las compañías de tarjetas de crédito informan de tus pagos a las agencias de informes crediticios, pagar las tarjetas de crédito a tiempo y reducir la cantidad de crédito total que utilizas puede ayudar a aumentar tu puntaje. Por lo tanto, si tienes un saldo en una tarjeta de crédito, utiliza la de débito para las transacciones cotidianas y reduce ese saldo. (Solicitarle a la compañía emisora de tu tarjeta que baje el tipo de interés puede facilitar la tarea). Si no tienes ninguna tarjeta de crédito, abre una, úsala cada mes para unas cuantas compras pequeñas y págala todos los meses. Tus pagos regulares y puntuales ayudarán a mejorar tu puntaje crediticio con el tiempo, dice Jasmine McCall, fundadora de The 20-Minute Credit Fix, un servicio de reparación de crédito. Los emisores de tarjetas de débito, en cambio, no informan a las agencias de crédito.

La ganadora: crédito

Sexta ronda: estás en una gasolinera

Las gasolineras con frecuencia cobran un precio más alto por galón a los clientes que pagan con crédito en lugar de pagar en efectivo, una buena razón para no utilizar una tarjeta de crédito. Pero, aunque una tarjeta de débito saca dinero de tu cuenta bancaria, si utilizas una tarjeta de débito en el surtidor, es posible que de todos modos te cobren el precio más alto de la tarjeta de crédito. Las reglas son diferentes en cada estado. Además, si pagas con débito, la gasolinera puede retener más dinero de tu cuenta bancaria del que realmente has gastado. La retención caducará en unos días, pero si haces otras compras mientras está vigente y el saldo de tu cuenta es bajo, podrían cobrarte una comisión por sobregiro, dice Sara Rathner, especialista en tarjetas de crédito del sitio web de finanzas personales NerdWallet.

La ganadora: empate


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Séptima ronda: tienes dificultades para ceñirte a un presupuesto

A menos que hayas optado por un servicio caro, con una tarjeta de débito no puedes gastar más de lo que hay en tu cuenta. Por otro lado, una tarjeta de crédito te permite vivir por encima de tus límites presupuestarios. "La tarjeta de débito se parece más al antiguo sistema de sobres de dinero", dice Arnold. "A algunas personas no les van bien con las tarjetas de crédito".

La ganadora: débito

Beth Braverman es una escritora galardonada especializada en finanzas personales que ha escrito para Consumer Reports, Money y CNBC.com.