Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Qué hago si estoy atrasado en los pagos de mis préstamos estudiantiles?

La mayoría de los prestatarios han recibido una prórroga este año, pero si tienes problemas, se recomienda tomar medidas ahora.

Alcancía rosada en forma de cochinito sobre un piso cubierto de dólares

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | De los $1.6 billones en deudas estudiantiles pendientes al cierre del 2020, los prestatarios mayores de 50 años debían aproximadamente el 22% de ese monto, es decir, $336,100 millones. Esta cifra es más de cinco veces superior a la del 2004. Bien sea que tengas ya problemas para cumplir con los pagos o preveas tenerlos en el futuro, debes conocer tus opciones.

Afortunadamente, muchas personas que tienen préstamos estudiantiles recibieron un aplazamiento de su obligación de pagar, y se les suspendió la acumulación de intereses o las llamadas de las agencias de cobro. En enero, el Departamento de Educación de EE.UU. extendió la suspensión que otorgó el Gobierno federal, vigente desde el 20 de marzo del 2020. La misma será válida hasta por lo menos el 30 de septiembre del 2021.

La suspensión podrá aplicarse a los préstamos federales que pertenecen al Departamento de Educación. Para averiguar si tu préstamo reúne los requisitos, visita StudentAid.gov/login e ingresa tu nombre de usuario, tu correo electrónico o tu número de teléfono móvil, así como la contraseña de tu cuenta de Ayuda Federal para Estudiantes (FSA). En ese sitio podrás acceder a toda la información que necesitas acerca de tus préstamos, incluidos los nombres de los administradores de préstamos a los que envías tus pagos. Si uno de esos administradores tiene un nombre que empieza con "Dept of Ed", tu préstamo queda amparado por la suspensión. O bien, puedes llamar al Centro de Información sobre la Ayuda Federal para Estudiantes al 800-4-FED-AID (800-433-3243; el número TTY para personas sordas o con problemas auditivos es el 800-730-8913).

Quedan excluidos de esta suspensión los préstamos privados obtenidos por los alumnos o sus padres; ciertos préstamos estudiantiles otorgados por el Gobierno federal en el marco del programa Federal Family Education Loan (FFEL), cuyos propietarios son prestamistas comerciales; y ciertos préstamos Perkins, cuyos propietarios son las instituciones o las universidades a las que se asistió. Sin embargo, según señala la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB), algunos terceros se han ofrecido a suspender la obligación de pagar y la acumulación de intereses, o permiten que el prestatario aplace sus mensualidades (hasta 90 días, en algunos casos) u ofrecen la posibilidad de reducir los montos de pago.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Pagos atrasados

Si ya te atrasaste en los pagos de un préstamo no amparado por la suspensión, o si prevés que vas a atrasarte cuando se levante la suspensión, no te quedes sin hacer nada. Para conocer tus opciones, llama al administrador de tu préstamo. "Prepárate para hablar de tu situación financiera: qué ha cambiado y cuáles son las circunstancias a corto plazo y las perspectivas a largo plazo", dice Scott Buchanan, director ejecutivo de Student Loan Servicing Alliance, una asociación sin fines de lucro que se dedica exclusivamente a temas relativos a la administración de préstamos estudiantiles. El administrador te pedirá datos específicos, como tus ingresos y tus gastos discrecionales.

Si te sientes seguro de que tu situación es temporal, podrías buscar una solución a corto plazo. Con un aplazamiento ("deferment"), el administrador del préstamo suspenderá tu obligación de realizar los pagos, mientras que una suspensión temporal de cobro ("forbearance") implica ya sea la reducción del monto de los pagos o la suspensión de tu obligación de pagar. Estas medidas se ofrecen en incrementos de tres meses, hasta por un año como máximo. En cualquiera de los dos casos, los intereses continúan devengándose, lo que aumentará el saldo y el costo total del préstamo. Además, si estás en vías de obtener la condonación de la deuda, tus avances hacia ese objetivo quedarán suspendidos.

Si sacaste un préstamo Parent PLUS para costear los gastos educativos de tu hijo, tienes la obligación legal de reintegrar esos fondos. Pero si tu hijo está en una mejor situación económica que tú, podrías pedirle que haga algunos pagos, teniendo en cuenta que fue él quien se benefició del préstamo, dice Melissa Cox, planificadora financiera certificada en Dallas.

Aun así, para muchos prestatarios estas opciones solo sirven para postergar las dificultades, según observa Michael Lux, abogado y autor del blog StudentLoanSherpa.com (en inglés). Si hacer tus pagos será tan difícil en el futuro como lo es ahora, o si estás en vías de obtener la condonación de la deuda, considera cambiar de un plan estándar de pago, cuyo plazo es de 10 años, a un plan basado en tus ingresos. Así se reducirá el monto de las mensualidades de acuerdo con tus ingresos y el tamaño de tu familia, y se ampliará el plazo del préstamo a 20 o 25 años. Después de ese tiempo, el saldo quedará condonado, si bien es posible que tengas que pagar impuestos sobre el monto condonado. Para ciertos servidores públicos que reúnen los requisitos correspondientes, el programa Public Service Loan Forgiveness ofrece la condonación del saldo después de realizar pagos durante 10 años, y no se aplica ninguna multa impositiva.

Si tienes un préstamo federal —como un FFEL o Perkins— cuyo propietario es un tercero, podrías consolidar los pagos en un préstamo único ofrecido por el Gobierno federal (conocido como Direct Consolidation Loan), para poder acceder al aplazamiento de pagos con cero intereses en razón de la pandemia. Sin embargo, para algunas personas la consolidación tal vez no sea una buena opción, ya que con ella se reinicia el cronograma para la condonación, y además se podrán añadir al saldo los intereses diferidos. Consulta primero con el administrador de tu préstamo. Para conocer y comparar tus opciones, prueba esta herramienta gratuita para los préstamos estudiantiles: Loan Simulator (cambia el idioma a español con el botón en la parte superior derecha).

Cualquiera que sea la opción que elijas, llama al administrador de tu préstamo con mucho tiempo de anticipación a la fecha límite del 30 de septiembre, para evitar los apuros de última hora, según aconseja Buchanan.

Por último

Ten cuidado con los estafadores que llamen para ofrecer ayuda por medio de un plan secreto o especial. En muchos casos dicen pertenecer a una empresa cuyo nombre suena muy oficial, o dicen trabajar con un grupo defensor de los derechos del consumidor o con el Departamento de Educación de EE.UU. Según la CFPB, es una señal de peligro si te presionan para pagar altos costos antes de recibir los servicios, si te prometen la inmediata condonación del préstamo o cancelación de la deuda, si te exigen firmar una autorización de tercero o un poder notarial, o si te piden tu nombre de usuario único de FSA.

Patricia Mertz Esswein trabajó 35 años para Kiplinger Washington Editors, donde dirigió proyectos editoriales especiales, editó libros para Kiplinger Books sobre temas de negocios y finanzas personales y, a partir del 2004, escribió artículos para la revista Kiplinger's Personal Finance. Cubrió el sector inmobiliario y diversos otros temas de finanzas personales, y fue autora de una columna habitual denominada "Success Story".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.