Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Las malas decisiones financieras pueden ser una señal temprana de demencia

Un estudio revela que los puntajes crediticios bajos y los pagos atrasados pueden indicar que existen problemas años antes de un diagnóstico.

Manos de una persona revisando documentos con un lapicero, al lado de una calculadora y una taza de café.

IMAGE BANK / GETTY IMAGES

In English | Los problemas financieros pueden ser las primeras señales de advertencia de la enfermedad de Alzheimer y las demencias relacionadas, según un estudio publicado en JAMA Internal Medicine (en inglés).

La investigación, realizada por Lauren Hersch Nicholas de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins y otros, examinó los registros financieros y expedientes de salud de 81,364 beneficiarios de Medicare que vivían en hogares unipersonales. Aquellos con demencia tenían más probabilidades de atrasarse en el pago de facturas hasta seis años antes de recibir un diagnóstico. También fueron más propensos a tener puntajes crediticios de alto riesgo hasta dos años y medio antes de su diagnóstico.

"Escuchamos muchas anécdotas sobre pacientes que ni siquiera sabían que tenían demencia cuando experimentaron algunos de estos eventos financieros adversos”, dice Nicholas, un economista de salud y autor principal del estudio. “El resto de la familia tal vez lo descubriría más tarde al perder una vivienda o un negocio, o al averiguar que de repente un estafador se había añadido como titular a otras cuentas y estaba retirando sus ahorros. Nos interesaba averiguar si esto era una ocurrencia común o si estos casos mencionados en las noticias se trataban de unos cuantos sucesos aislados".

Otros estudios han sugerido que el deterioro cognitivo tiene como consecuencia que las personas sobreestimen sus habilidades, lo que a su vez a menudo resulta en dificultades financieras y en la susceptibilidad al fraude. La demencia sin diagnosticar causa costosos errores financieros, indica el estudio, por lo que un diagnóstico temprano podría ser valioso, aunque no haya tratamientos o curas eficaces.

El estudio, publicado el 30 de noviembre, utilizó datos de las reclamaciones de Medicare e información crediticia del Banco de la Reserva Federal de Nueva York y un panel sobre informes crediticios de consumidores de Equifax. El deterioro del crédito se caracterizó por la morosidad en los pagos —el pago de las facturas con un atraso de 30 días o más— y el empeoramiento de los puntajes crediticios. Un puntaje crediticio de menos de 620 se considera de alto riesgo, lo que significa que conlleva un mayor riesgo de incumplimiento que los puntajes de más de 620. La muestra incluyó a personas que vivían en hogares unipersonales en el segundo trimestre del 2018 (o el año de su muerte) y que nacieron antes de 1947.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El nivel de escolaridad influye en el riesgo

El estudio no halló ninguna correlación entre los puntajes crediticios más bajos o el atraso en los pagos y otras afecciones médicas, como fracturas de cadera, artritis o glaucoma. (De hecho, el glaucoma se asoció más frecuentemente con un menor riesgo de atraso en los pagos y puntajes crediticios bajos). Los problemas cardiovasculares, como los ataques cardíacos, se asociaron con dificultades financieras, pero solo durante el año inmediatamente anterior al evento cardíaco.

Las personas con menor nivel de escolaridad mostraron un deterioro financiero mucho antes que aquellas con un nivel de escolaridad superior. Quienes tenían una educación menor sufrieron un deterioro financiero casi siete años antes de recibir el diagnóstico de demencia, en comparación con aproximadamente dos años y medio antes en el caso del grupo con una educación más avanzada. Alrededor del 14.7% de las personas de 70 años o más son diagnosticadas con algún tipo de demencia en Estados Unidos.

Nicholas advierte que un solo pago atrasado no significa que vayas a sufrir de demencia, pero tampoco debes ignorarlo. “La mayoría de los pagos atrasados son por motivos ajenos a la demencia, por eso no queremos que las personas lean los resultados y caigan presas del pánico la primera vez que algo falle. Pero al mismo tiempo, hemos observado que el deterioro puede empezar hasta seis años antes de tener un diagnóstico clínico oficial”, dice.

Los asesores financieros y los contadores pueden ayudar

Un problema al diagnosticar la demencia a través de las transacciones financieras es que puede ser difícil hacer un seguimiento de las finanzas de alguien sin su autorización. Si te preocupan las malas decisiones financieras de una persona, puede ser útil contar con la ayuda de un asesor financiero o un contador. A menudo ellos pueden detectar problemas con antelación.

"Muchas veces, un cliente nos llamaba y decía que se estaba volviendo olvidadizo o nos hacía la misma pregunta repetidamente”, explica Jack Scaff, asesor financiero y director de Brouwer & Janachowski en Mill Valley, California. “La enfermedad tardaría varios años en desarrollarse por completo, pero nos dábamos cuenta de que pasaba algo. A veces es muy evidente”. Aparte de los signos claros de demencia, como repetirse constantemente, las personas con principio de demencia pueden empezar a regalar su dinero, o peor aún, enredarse con estafadores.

Los guardianes financieros pueden comunicarse con las autoridades si sospechan un caso de abuso o de fraude contra adultos mayores, pero Scaff dice que si estás preocupado por el deterioro de las habilidades financieras de una persona, lo más lógico es intentar obtener la autorización de esa persona para hablar con su asesor financiero o contador acerca de su comportamiento (de lo contrario, es posible que los asesores no puedan hablar contigo debido a los acuerdos de confidencialidad). No siempre es fácil obtener esa autorización, indica, pero seguramente es más sencillo que conseguir la autoridad legal a través de un juez para intervenir en la manera en que una persona gasta su dinero.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.