Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo negociar una factura médica inesperada Skip to content
 

Cómo negociar una factura médica inesperada

No tengas miedo de pedirle al médico o al hospital que acepte menos dinero o que te dé más tiempo para pagar.

Pareja mayor haciendo un reclamo por teléfono desde la sala de su casa.

ALAMY

In English | ¿Tu aseguradora rechazó tu apelación de una factura médica costosa? De todos modos puede que llegues a un mejor acuerdo si tratas de negociar tus gastos de bolsillo directamente con el hospital o el proveedor médico.

“La oficina de facturación probablemente esté más interesada en tratar directamente contigo para cobrar la factura que venderle la deuda [a una agencia de cobro] por centavos por cada dólar, por lo que es muy probable que si tratas con ellos de buena fe, cancelen la cobranza”, dice Caitlin Donovan, vocera de la Patient Advocate Foundation.

Incluso si la factura pasó a la agencia de cobro, tienes algo de tiempo para negociar, ya que las deudas médicas no aparecen en tu informe de crédito hasta 180 días después de haberlas notificado a alguna de las agencias crediticias.

Contacta al departamento de facturación del hospital o del consultorio médico para comenzar el proceso. Donovan sugiere llevar a un familiar o amigo a las sesiones de negociación como apoyo moral y para ayudarte a recordar lo que se habló. “Se requiere mucha energía, tiempo y paciencia, y es difícil tenerlos si no te sientes bien”, afirma.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Obtén información

Calcula cuánto puedes permitirte pagar, luego busca el costo promedio del procedimiento o el tratamiento al que te sometiste. Considera consultar Healthcare Bluebook (en inglés) o FAIR Health Consumer, páginas web en donde puedes encontrar los precios típicos de procedimientos o tratamientos en tu área.

Además, consulta lo que paga Medicare por el procedimiento y el precio que paga tu plan de salud por el servicio en las instalaciones dentro de la red. Si te cobraron un saldo porque algún proveedor por fuera de la red participó en tu tratamiento sin tu conocimiento (y te cobraron la diferencia entre sus honorarios y lo que pagó el seguro), estos números pueden servir para iniciar la negociación.

Considera el pago rápido

A veces, un proveedor de servicios médicos aceptará bastante menos dinero si aceptas pagarlo enseguida. Un médico preferirá llegar a un acuerdo antes que no recibir nada, dice Martine Brousse, defensora de facturación médica de Los Ángeles.

“No es inusual pagar el 80% de una factura en un plazo específico si el proveedor acepta renunciar al 20%”, dice. Pero recuerda que la prontitud es la clave, por lo que debes estar preparado para enviar el monto acordado en cuestión de días.

Tus probabilidades de llegar a un acuerdo serán mayores hacia fin de año, añade Brousse, porque los hospitales, los médicos y otros proveedores pueden estar más dispuestos a negociar cuando sus oficinas financieras están tratando de cerrar la contabilidad anual.

Algunas veces, el proveedor médico acepta mucho menos dinero si acuerdas pagarle de inmediato. Un médico preferirá llegar a un acuerdo antes que no recibir nada, dice Martine Brousse, defensora de pacientes.

Solicita un plan de pago a plazos

Si no puedes negociar un descuento en la factura, pregúntale al proveedor si te puede ofrecer un plan de pago a plazos sin intereses. Es importante saber desde el comienzo lo que puedes pagar mensualmente y por cuánto tiempo. Si pagas totalmente y a tiempo los pagos iniciales, es posible que la oficina de facturación esté dispuesta a reconsiderar un descuento o la cancelación del resto de la factura. (Infórmate más sobre cómo cancelar las facturas médicas pendientes.)

Obtén ayuda profesional

Si la factura es muy alta o has agotado tu capacidad para negociar por ti mismo, considera contratar a un profesional, como un defensor de facturación médica o un abogado que se especialice en disputas de este tipo. Puedes pedirle una recomendación al Colegio de abogados de tu estado.

Los defensores de facturación médica trabajan con los pacientes para revisar las facturas y ver si hay algún error, y para negociar descuentos. Los hay con fines de lucro y sin fines de lucro. Por ejemplo, la Patient Advocate Foundation hace este trabajo gratuitamente, pero solo si se te ha diagnosticado alguna enfermedad crónica, debilitante o que ponga en peligro la vida. 

Los defensores profesionales cobran una tarifa por hora o reciben un porcentaje del dinero que te ahorren. “Entre más alta la factura, más bajo es el porcentaje que recibo”, dice Adria Gross, fundadora y directora ejecutiva de MedWise Insurance Advocacy y MedWise Billing, compañías que ayudan a los pacientes a entender las facturas médicas y los reclamos de las aseguradoras.

Al buscar un defensor de facturación, concéntrate en el grado de experiencia de la persona. Muchos de ellos han trabajado en compañías de seguros o en oficinas de facturación de hospitales o consultorios médicos; sus páginas web deben enumerar exhaustivamente sus capacidades, experiencia y acreditaciones. Puedes buscar defensores de facturación en los directorios en línea de grupos de la industria, como la National Association of Healthcare Advocacy, la Alliance of Professional Health Advocates y la Alliance of Claims Assistance Professionals (todas en inglés).

Es posible que también te ayuden los funcionarios estatales, como el comisionado de seguros y el fiscal general. 

Gross tomó un cliente que recibió una factura inesperada del hospital por $14,000 después de que le extrajeron un espolón óseo. Dice que le debieron haber cobrado $1,800 (la cantidad que le quedaba de su límite de pago de bolsillo de su plan de salud), pero no logró llegar a ninguna parte al tratar de negociar con el hospital, con el agente que le vendió la póliza a su cliente ni con la compañía que gestionaba la reclamación, los cuales estaban todos en diferentes estados. Después de varios meses infructuosos, contactó a las oficinas del regulador de seguros y del fiscal general del estado de residencia del paciente. Estas contactaron al hospital, el cual aceptó reducir la cuenta a $1,800.

“Al final, si estás seguro de que tienes la razón con respecto a tus facturas médicas, pero tus proveedores se siguen negando, mantente en tu posición”, aconseja Gross. “Nunca debes rendirte en la lucha”.

Aprende más de las facturas médicas inesperadas

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.