Skip to content
 

10 errores con las tarjetas de crédito

Estas decisiones financieras pueden afectar de manera negativa su calificación crediticia.

  • Peter Dazeley/Getty Images

    No cierres las cuentas de las tarjetas de crédito viejas

    Por fin acabas de terminar de pagar la factura de tu tarjeta de crédito que te fastidió por muchísimo tiempo. Tu primera tendencia es a decir: "¡Hasta nunca!", cortar la tarjeta y cerrar la cuenta. No te apresures. Cerrar la cuenta puede disminuir más tu calificación de crédito. Primero, tendrás una menor cantidad de crédito disponible y tu historial crediticio con esa tarjeta desaparecerá. El crédito disponible y el historial crediticio afectan tu calificación de crédito. Incluso si cancelas la deuda de la tarjeta de crédito, es mejor dejar la cuenta abierta.

    1 of 12
  • Istockphoto

    No agotes el crédito disponible en tus tarjetas antes de declarar la bancarrota

    Si estás contemplando la quiebra, es posible que te hayan aconsejado que pongas ciertos cargos o gastos en su tarjeta de crédito, anticipando que pronto eliminarás la deuda en un tribunal de bancarrotas. Anda con mucho, mucho cuidado. Cuando los acreedores ven que has llegado al límite de tus tarjetas o has gastado mucho antes de declarar quiebra, podrían disputar tu solicitud de bancarrota. Y el juez de quiebras podría rechazar el pedido, dejándote amarrado a esa deuda con tu tarjeta de crédito.

    2 of 12
  • Getty Images

    No solicites tarjetas de la estación de servicio ni de las tiendas por departamentos

    Aunque tu billetera quede vacía cada vez que llenas el tanque, es mejor no solicitar tarjetas para la gasolina para comprarla a crédito. Lo mismo ocurre con las tarjetas de crédito de las tiendas por departamentos. En general, las tarjetas para la gasolina y las de las tiendas tienen tasas de interés mucho más altas que las de tarjetas de marca nacionales, como Visa o MasterCard. Además, si solicitas varias tarjetas de crédito con frecuencia, generarás investigaciones en tu informe de crédito, lo que disminuirá tu calificación crediticia. Solicita únicamente las tarjetas que necesitas de verdad.

    3 of 12
  • Getty Images

    No avales los préstamos de otra persona

    Puede ser muy difícil decirle que no a un hijo o a otro ser querido que busca un aval para el préstamo de un auto, un préstamo comercial u otro tipo de crédito. Pero la verdad es que avalar a estas personas a menudo implica un riesgo. Pones en riesgo tu calificación crediticia, eres responsable por la deuda de esa persona y, lo que es peor: la relación podría dañarse si el acuerdo sale mal.

    4 of 12
  • Istockphoto

    No compartas el número de su tarjeta de crédito

    Si alguien te llama, te escribe o te envía un mensaje electrónico con pedidos no solicitados de información personal de identificación, como el número de tu tarjeta de crédito o del Seguro Social, nunca lo divulgues, no importa qué tan amable o legítima parezca la persona. Tales solicitudes con frecuencia son estafas financieras dirigidas a los adultos mayores. Los delincuentes intentan robarle tu dinero o hacer uso no autorizado de tu crédito y su nombre. Si eres víctima del robo de identidad, denúncialo de inmediato al Departamento de Policía local y ante la FTC (Comisión Federal de Comercio). Llama sin cargo a la FTC, al 877-ID-THEFT (877-438-4338), o visita su sitio web.  

    5 of 12
  • Simon Battensby/Getty Images

    No te dejes presionar para aceptar tarjetas de crédito nuevas

    Podría parecer que cada vez que te das vuelta, hay una nueva oferta de tarjetas de crédito en el buzón del correo o alguien que te llama para ofrecerte una. No es tu imaginación. Las compañías que emiten tarjetas de crédito envían miles de millones de ofertas cada año, pero eso no significa que debes aceptarlas. Puedes optar por no participar en las ofertas de tarjetas de crédito con aprobación previa o que te eliminen de las listas de telemercadeo. También puedes deshacerte de las llamadas y los contactos por correo electrónico de las compañías de hipotecas. Para optar por no participar, visita el sitio web oficial de la industria de los informes de crédito del consumidor.

    6 of 12
  • Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y descubre las herramientas y los recursos necesarios para dar con éxito los próximos pasos en tu planeación financiera.

    Únete hoy a AARP
     para obtener información.

    7 of 12
  • Steve Lewis/Getty Images

    No ignores las señales de alerta de los problemas de crédito

    Para ayudar a mantener una calificación de crédito buena, deberías revisar gratis los informes de crédito al menos una vez al año en el sitio web a cargo del gobierno federal (en inglés). Pero una revisión anual no es suficiente. Deberías estar atento a todas las señales de alerta de que podrías tener problemas con las deudas. Algunas incluyen: hacer solo los pagos mínimos, atrasarse en los pagos, cargar gastos sin saber cómo los pagarás y buscar constantemente ofertas de tasa baja para poder realizar los pagos. Si te resulta familiar cualquiera de estas señales de alerta, busca ayuda de una agencia de asesoramiento crediticio confiable sin fines de lucro.

    8 of 12
  • Steven Puetzer/Getty Images

    No caigas en los engaños de la reparación del crédito

    Si has pasado por un duro revés personal hace poco, como un divorcio, una quiebra o una ejecución hipotecaria, tu crédito podría estar inestable o incluso francamente malo. Pero buscar una solución rápida podría ponerte en manos de estafadores de la reparación del crédito que no hacen nada sino cobrar tarifas altas de antemano o cargos ocultos por sus "servicios". Ten cuidado con las personas o las compañías que prometen mejorar tu crédito de la noche a la mañana.

    9 of 12
  • Getty Images

    No pagues sus impuestos con una tarjeta de crédito

    Si no pagas la deuda por los impuestosfederales, el IRS (Servicio de Impuestos Internos) tiene el poder de incautar tus bienes, apoderarse de tu reembolso de impuestos o retener tu propiedad. Pero nada debería llevarte a pagar los impuestos contsu tarjeta de crédito. Si lo haces, tendrás que pagar una tarifa de intercambio. Esta puede ser del 2 al 4% de la cantidad adeudada. Ahora, agrégale entre el 12 y 18% de interés que le pagarás al banco si agregas el cargo de los impuestos al saldo de tu tarjeta. Una mejor solución es que acuerdes un plan de pagos con el IRS y pagues la deuda en un poco más de tiempo.

    10 of 12
  • Walker y Walker/Getty Images

    No pongas grandes gastos en la tarjeta de crédito solo por las recompensas

    Hay personas que cargan de todo a las tarjetas (vacaciones de lujo, coches, barcos, diamantes y demás) para acumular millas, puntos y otras recompensas de sus compañías de tarjetas de crédito. A menos que estés totalmente seguro de que podrás emitir un cheque de inmediato para cubrir esos gastos y cancelar tu saldo por completo, hacer esas compras con tarjeta es algo inadmisible. Cualquier beneficio que obtengas en términos de millas de viajero frecuente o estadías en hoteles se verá empañado por los cargos de intereses que pagarás si no cancelas tu deuda completa a fin de mes.

    11 of 12
  • Getty Images
    12 of 12

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto