Skip to content
 

Refinanciar después de los 50

Cuanto más se acerca uno a la fecha de jubilación, más complicada se vuelve esta decisión.

In English | Refinanciar la hipoteca después de los 50 años de edad no parece ser lo más lógico. Después de todo, es un momento de la vida en que uno está, por lo menos, pensando seriamente en jubilarse, si no lo ha hecho ya. Lo menos que necesita, por lógica, es añadir más años a la hipoteca de la casa.

Sin embargo, Eileen Fitzpatrick, de 62 años de edad, pensó que refinanciar sus dos casas, tipo townhouse (adosadas a otras), en Sterling, Virginia, tenía sentido.

"Sabíamos que nos íbamos a quedar dos años más en una de ellas y, luego, tres en la otra", dice Fitzpatrick, especialista en relaciones públicas. "No nos preocupaban los costos de cierre, porque los íbamos a incluir en las hipotecas".

Con el refinanciamiento, las tasas de interés en ambas casas iban a disminuir en un punto porcentual, lo que le ahorraba $150 mensuales en cada hipoteca, es decir, un total anual de $3.600. Los costos de cierre en una hipoteca de $200.000 son $3.741 por término medio, según Bankrate.com. Fitzpatrick pensó que el ahorro merecía la pena, considerando el tiempo que pensaba seguir como propietaria de las casas.

Con las tasas de interés a niveles inusitadamente bajos, muchas personas en edad avanzada se hacen la misma pregunta: ¿vale la pena refinanciar la hipoteca a mi edad? La respuesta depende de una serie de factores, incluido el tiempo que piensen quedarse viviendo en la casa, la tasa de interés y el tiempo que les falte en la hipoteca actual, así como las condiciones del nuevo préstamo.

Tenga en cuenta sus planes de jubilación

Si es mayor de 50 años y está contemplando refinanciar su hipoteca, antes que nada, considere seriamente sus planes de jubilación. ¿Espera mudarse pronto a otro lugar? Mudarse a una vivienda más pequeña, que requiera menos atención, puede tener sentido. Incluso si no piensa mudarse, considere si su salud es suficientemente buena para permanecer en su casa actual indefinidamente. Tenga en cuenta sus problemas médicos e historial familiar.

A no ser que piense quedarse suficiente tiempo para recuperar el costo del cierre de la transacción y acumular el dinero que se ahorra con la menor tasa de interés, quizás no le convenga refinanciar. Use una calculadora de hipotecas para estudiar las cifras, con especial atención al punto en que el ahorro empieza a sobrepasar los costos de cierre. Obtenga cálculos de buena fe de los prestamistas sobre la cantidad a que pueden ascender dichos costos, para considerar las cantidades correctas.

"Una persona de 25 años y una de 65 deben sopesar la reducción del interés en su hipoteca de la misma forma: Me beneficia pagar menos interés, pero ¿voy a recuperar los costos de cierre?", dice Bob Walters, economista jefe de Quicken Loans. "Si la respuesta es que sí, salgo ganando."

Veamos un ejemplo sencillo. Digamos que tiene una hipoteca de $150.000, con una tasa de interés del 5,5%. Al refinanciar a la tasa menor de 4,25%, puede ahorrar alrededor de $1.800 al año. Si los costos de cierre son $2.000, para el segundo año ya habrá sacado beneficio del cambio. Pero si resulta que vende la casa en menos de un año, estará perdiendo dinero.

Tenga en cuenta que es posible encontrar refinanciamientos sin costos de cierre, pero generalmente los intereses serán más altos de los normales. Tendrá que volver a usar la calculadora de hipotecas para ver que opción es mejor en su situación. Según Amy Crews Cutts, segundo economista en jefe de Freddie Mac, generalmente son las firmas hipotecarias y no los bancos quienes ofrecen refinanciamiento sin costos de cierre.

Considere también lo que queda por pagar en la hipoteca

Otro punto al decidir si le conviene refinanciar es la cantidad que falte por pagar en la hipoteca. Si tiene más de 50 años de edad, probablemente esté ya en la tercera década del pago de su hipoteca, y no quiera volver a meterse en otros 30 años para estar pagando la hipoteca hasta los 80.

Pero si está a mitad de camino en el pago, con intereses por encima de los que ofrece actualmente el mercado, puede pensar en refinanciar la hipoteca por un plazo de 15 años. Simplemente, asegúrese de que la nueva tasa de interés le permita recuperar los costos de cierre rápidamente, digamos en poco más de un año. El interés en hipotecas de 15 años es menor que en las de 30.

Tenga presente que diferentes prestamistas cobran diferente interés por refinanciamientos. Las variables que determinarán el cálculo del interés que le ofrezcan incluirán desde su puntuación crediticia al valor estimado de su casa.

Cada décima porcentual cuenta. En un préstamo de $200.000 con refinanciamiento por 15 años, se ahorra aproximadamente $10.000 en interés por cada medio punto porcentual de reducción en la tasa del préstamo. Compensa (a veces con creces) estudiar lo que ofrece el mercado para obtener las mejores condiciones.

En algunos casos, la mejor opción para personas mayores que están bastante adelantadas en su hipoteca de 30 años, es hacer pagos adicionales en vez de refinanciar. Se pueden ahorrar un montón en intereses sin todo el papeleo y los costos de cierre, si pagan la hipoteca antes de lo previsto. Incluso si les quedan 15 años en una hipoteca de 30, en un préstamo de $200.000 con 6% de interés, pueden ahorrar casi $10.000 por el resto del plazo del préstamo, simplemente al paga $100 más al mes. También acabarán pagando la casa casi dos años antes si hacen dichos pagos extra.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto