Skip to content
 

Cómo mejorar tu puntuación de crédito

Un resumen del sistema de puntuación de crédito y cómo lidiar con él.

Fila de tarjetas de crédito cayendo como piezas de domino y aprende a mejorar tu puntaje crediticio

Ian McKinnell/Getty Images

Tú puedes mejorar tu puntuación de crédito.

In English | Si deseas tener una excelente calificación crediticia, lo primero que necesitas saber es cómo funciona el sistema de puntuación de crédito y los secretos de las compañías para evaluarte.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email

Las puntuaciones de crédito FICO, que son las más utilizadas, varían entre 300 y 850 puntos. Pero la puntuación de crédito VantageScore es importante también.

La puntuación VantageScore varía entre 501 y 990 puntos. (Esta puntuación la desarrollaron conjuntamente las tres agencias de informes crediticios: Equifax, Experian y TransUnion).

Cuando hace poco comprobé mis puntuaciones crediticias, me alegré al saber que sigo teniendo una clasificación crediticia estelar: una puntuación FICO de 798 puntos y una puntuación perfecta de VantageScore de 990 puntos.

No lo digo por presumir. Al contrario, quiero demostrar que sí es posible llegar a tener un historial de crédito impecable aún después de haber tenido un crédito pésimo.

Desde que estudiaba en la universidad y hasta mis treinta y pocos años, a menudo administraba mal mi dinero y mis deudas. Como consecuencia, tenía un crédito pésimo y me endeudé. Ahora, en el 2011, además de no tener ninguna deuda de tarjetas de crédito, tengo un crédito excelente.

Para empezar, es importante comprender cuáles son los criterios utilizados para calcular las puntuaciones crediticias. El sistema FICO utiliza los siguientes factores al evaluar tu crédito:

  • Historial de pagos - el 35% de la puntuación
  • Monto de las deudas de tarjetas de crédito - 30%
  • Antigüedad del historial crediticio - 15%
  • Tipos de crédito - 10%
  • Averiguaciones sobre tu crédito o crédito nuevo - 10%

La puntuación VantageScore también evalúa cada una de estas áreas, pero les atribuye valores ligeramente diferentes a cada categoría.

  • Estrategias que puedes seguir:

Al saber esto, es obvio que la mejor manera de aumentar tus puntuaciones crediticias es pagar tus cuentas diligente y puntualmente. Esto es de vital importancia porque tu historial de pagos constituye la mayor parte de tu puntuación crediticia: un 35%.

Aunque no cambie más nada respecto a tu crédito, si pagas tus cuentas a tiempo por los próximos seis a 12 meses, debes observar un aumento en tu puntuación crediticia. También puedes mejorar tu posición crediticia rápidamente al:

  • reducir tu deuda de tarjetas de crédito
  • disputar errores en tu informe de crédito
  • agregar información positiva que falta en tus expedientes de crédito (tales como los límites de tus tarjetas de crédito o datos sobre los préstamos que ya están pagos)
  • examinar activamente tus informes de crédito para descubrir robos de identidad e informarte acerca de cómo tus propias acciones (tales como pagar tus deudas o abrir cuentas nuevas) impactan tus puntuaciones de crédito; y
  • limitar averiguaciones al solicitar crédito solo cuando lo necesita

Lograr una excelente clasificación crediticia y llegar a dominar tu crédito puede tomar un poco de tiempo, pero probablemente no tanto como lo que piensas, y es definitivamente realizable. Al poner en práctica los consejos antes mencionados, puede aumentar tus puntuaciones crediticias lo más rápido posible, al mismo tiempo que protege tus finanzas.

Según lo ya comentado, te debes centrar en hacer tus pagos a tiempo porque al demorarte en el pago de una cuenta, te arriesgas a perjudicar tu puntuación crediticia —por no mencionar los recargos por atraso en los pagos y los aumentos en las tasas de interés—. Todas estas posibles consecuencias, sin embargo, sólo se pueden hacer dentro del contexto de las leyes federales existentes.

Por ejemplo, la Credit Card Accountability, Responsibility and Disclosure Act (Ley de Responsabilidad y Transparencia de las Tarjetas de Crédito), también conocida como la Credit CARD Reform Act, entró en vigencia en el 2010. Entre otras cosas, no permite que los emisores de tarjetas de crédito aumenten la tasa de interés de forma retroactiva, a no ser que tengas 60 días o más de retraso en el pago de tu cuenta.

Además, dicha ley exige que las compañías de tarjetas de crédito den 45 días de aviso antes de aumentar la tasa de interés, cuando antes solo se les exigía dar 15 días de aviso. Tu puedes, bajo la ley, rechazar el aumento en la tasa de interés y cerrar la cuenta. En esta situación, tendrías el derecho de pagar la deuda en cinco años a su tasa de interés original.

Si no cierras tu cuenta y aceptas el aumento en la tasa de interés, es importante saber que existen límites y los bancos sólo pueden imponer las llamadas "tasas por impago" (es decir, mayores tasas de interés) por cierto tiempo luego de haberte atrasado en pagar tu cuenta.

Bajo la ley CARD, las tasas por mora se pueden cobrar solo por seis meses, siempre que pagues tu cuenta de tarjeta de crédito puntualmente durante ese período. Después de seis meses, tu emisor de tarjeta de crédito debe restablecer la tasa de interés a su nivel anterior.

Sin embargo, en lo que se refiere a tu clasificación crediticia, un pago atrasado te puede perjudicar por mucho más tiempo. La Fair Credit Reporting Act (Ley de Informe Justo de Crédito) permite que se incluya información negativa (tal como los pagos atrasados) en tus informes de crédito hasta por siete años.

  • Conoce tu puntuación crediticia

Capacidad de endeudamiento

  • 750+: Generalmente puedes pedir prestado u obtener una nueva tarjeta de crédito en los mejores términos posibles.
  • 700+: Los precios de los préstamos siguen siendo competitivos.
  • 600: Por debajo de 600, no te molestes en preguntar.
  • 0: No existes.

Sin puntuación

  • Tal vez no recibas un descuento sobre el seguro de tu automóvil o vivienda.
  • Podrías verte en problemas para alquilar sin una puntuación alta.
  • Podría serte difícil contratar servicios de cable, internet o telefonía celular.
  • Las empresas de servicios públicos podrían exigir un depósito más alto si te mudas a otra ciudad.

Lynnette Khalfani-Cox, The Money Coach®, es una experta en finanzas personales, así como una personalidad de la radio y la televisión, y una contribuidora habitual de los artículos de AARP. Puede seguirla en Twitter y en Facebook.

 

Siguiente Artículo

Lea Esto