Skip to content
 

¿Deben los mayores de 60 años usar ahorros para pagar sus tarjetas de crédito?

Un miembro de AARP pide asesoramiento financiero.

In English | P: Tenemos una deuda de alrededor de $15.000 en tarjetas de crédito. Creo que deberíamos sacar dinero de nuestros ahorros (alrededor de $100.000) para saldar esa deuda. Mi esposa cree que deberíamos pagarla exclusivamente con nuestro actual ingreso anual, de $90.000. ¿Quién tiene razón?

- Marc, 65 años, Arlington, Texas

Vea también: Cómo pagar su saldo en tarjetas de crédito.

R: En este caso, su estrategia probablemente sea la mejor. Ya que tiene el efectivo a mano, yo recomendaría que salde la deuda de las tarjetas de crédito  para deshacerse de ella lo más rápido posible en vez de hacerlo a largo plazo. Esto le permitirá transitar su jubilación con el menor estrés financiero posible.

Sin embargo, hay que admitir que esta situación no es tan clara como uno podría creer. La mejor manera de determinar qué hacer es observar tres factores: las implicancias financieras, las repercusiones emocionales y las consideraciones relativas a la jubilación.

Las implicancias financieras

Empiece por analizar los números de su situación actual. ¿Cuál es la tasa de interés promedio de sus tarjetas de crédito en relación con la tasa de retorno que obtiene sobre sus ahorros? Ya que la tasa de interés promedio de sus tarjetas de crédito probablemente exceda ampliamente la tasa de retorno de sus ahorros, podría parecer mejor —financieramente hablando— librarse de la deuda usando ahorros.

Aunque no debe olvidar que, al recurrir a sus ahorros, estará renunciando a cualquier potencial ganancia que pudiera generar ese dinero si permaneciera en una cuenta de ahorros o de inversiones. Dependiendo de dónde mantenga sus ahorros, también podría tener que recurrir a un certificado de depósito, o pagar algún impuesto o penalidad para acceder a ese dinero.

Pero supongamos que aceptó la propuesta de su esposa y pagó la deuda de $15.000 con sus ingresos, durante, digamos tres años. A ese ritmo, y asumiendo una tasa de interés del 14,5% (el promedio nacional), habrá tenido que pagar $516 por mes a las compañías de las tarjetas de crédito. Considerando todas las demás facturas que debe pagar regularmente, ¿le resulta financieramente aceptable un plan de pago tan agresivo?

Considere también las repercusiones emocionales. >>

Las repercusiones emocionales

Aquí es donde las cosas se tornan mucho más complicadas... y muchísimo más subjetivas. Suena como si su esposa estuviera dispuesta a vivir con la deuda, al menos por un tiempo más, y usted no. Quizá la deuda no lo deja dormir por las noches y le provoca estrés o jaquecas. De ser así, cuénteselo a su esposa, pues podría permitirle apreciar mejor cómo lo está afectando a usted la situación, y hacer que se incline por usar esos ahorros para librarse de la deuda.

Del mismo modo, si su esposa temiera terminar viviendo en la pobreza más adelante o le preocupara no tener dinero para alimentos y un techo, tendría que tratar de mirar las cosas desde su punto de vista. Usted tiene 65 años. Dado que ambos están presumiblemente muy próximos a jubilarse, no resulta insensato que ella quiera tener la mayor cantidad de efectivo posible para sentirse protegida. Sea cual fuere el caso, es importante que cada uno tenga en cuenta los sentimientos y emociones del otro.

Independientemente de que sus emociones respecto del dinero sean o no racionales o estén bien o mal fundadas, tengan en cuenta que sus temores, sueños y esperanzas sobre cómo gastar su dinero y manejar la deuda son tan válidos como las implicancias financieras de su decisión.

Las consideraciones relativas a la jubilación

Un último factor a considerar es cómo podría afectar sus opciones de jubilación el hecho de recurrir a sus ahorros. ¿Usar esos fondos lo forzará a trabajar durante más tiempo para reponer esos $15.000? De ser así, asegúrese de que ambos se sientan cómodos con la idea de postergar la jubilación.

Además, si aquellos $100.000 representan la totalidad de sus ahorros para la jubilación, entonces, el hecho de tomar el 15% de esa suma para saldar inmediatamente la deuda podría exponerlos a pasar privaciones más adelante si surgiera algún imprevisto, como una enfermedad o la pérdida del empleo.

Por último, si mantiene los $100.000 que tiene ahorrados en una cuenta de inversiones, con una buena rentabilidad, ¿cuánto perdería con el tiempo en interés compuesto al recurrir a ese dinero para saldar su deuda? No querrá tener que hacer inversiones más agresivas durante la jubilación sólo para tratar de “recuperar” los intereses perdidos o la reducción de sus ahorros.

Si discute cada uno de estos factores con su esposa, y ambos mantienen su mente abierta, estoy segura de que tomarán una decisión que los conforme a ambos. Por lo menos, lograrán entenderse mucho mejor el uno al otro. Y, no importa cuánto tiempo haga que estén casados, ese entendimiento más profundo podrá llevar a una armonía financiera en su relación por el resto de sus vidas.

Lynnette Khalfani-Cox es la autora de Perfect Credit: 7 Steps to a Great Credit Rating (Crédito perfecto: Siete pasos para lograr una óptima calificación crediticia). Podrá agregarla como amiga en Facebook o seguirla en Twitter@TheMoneyCoach.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto