Skip to content

COVID-19: La vacunación, los cheques de estímulo económico y otras noticias. Infórmate

 

Katherine Soll

Directora ejecutiva y presidenta, Teens for Food Justice.

“Colabora y obtén el aporte de las personas a las que quieres servir. También busca consejeros, líderes y socios que te ayudarán a entender los esfuerzos que ya existen."

In English | En el 2013 cofundé Teens for Food Justice cuando tenía 53 años, con el objetivo de encontrar maneras de erradicar la inseguridad alimentaria, y las alarmantes implicaciones para la salud que la acompañan, en nuestras comunidades de bajos ingresos, especialmente en las comunidades de color. Queremos generar un ambiente en el que las personas realmente entiendan que el acceso a alimentos de buena calidad, frescos y saludables es un derecho humano básico.

El problema que estoy intentando solucionar

Existe un gran desequilibrio en la asignación de recursos que está asociado con el racismo y la disparidad en los ingresos en nuestra sociedad, y el problema de la igualdad alimentaria forma parte de ese desequilibrio. Entre el 2016 y el 2018, el 12.2% de la población de la ciudad de Nueva York sufrió los efectos de la inseguridad alimentaria, incluido un 16.2% de todos los niños, según el informe más reciente de Hunger Free America. Incluso el impacto de la COVID-19 es mayor entre las comunidades de color de bajos ingresos que experimentan inseguridad alimentaria porque tienen tasas más altas de diabetes, enfermedades cardiovasculares y otros trastornos que son el resultado de dietas poco saludables y que aumentan su riesgo de sufrir casos graves de COVID.

Es inaceptable que algunas comunidades tengan acceso a alimentos integrales mientras que otras solo tienen acceso a comida chatarra. Estamos intentando solucionar la inseguridad alimentaria al promover la participación de jóvenes y de la próxima generación, y capacitarlos para que entiendan realmente el problema y puedan resolverlo, encontrar soluciones tangibles y convertirse en líderes de opinión sobre la igualdad alimentaria. 

El momento que despertó mi pasión por este proyecto

En realidad la iniciativa surgió de los jóvenes con los que trabajábamos en Students for Service, una organización sin fines de lucro que cofundé en el 2010 para proporcionar oportunidades de voluntariado activo a los jóvenes en la ciudad de Nueva York. Las áreas que más preocupaban a los jóvenes eran la inseguridad alimentaria y el enfoque sostenible hacia la producción de alimentos y el acceso a los mismos. De los muchos proyectos ofrecidos a través de Students for Service, la mayor participación fue en aquellos que abordaban el acceso a alimentos en situaciones de emergencia, la jardinería comunitaria y la producción de abono. Los jóvenes mostraron una gran inquietud por descubrir cómo alimentar un planeta creciente con recursos cada vez más escasos y de manera sostenible.

Lo que desearía que otras personas supieran

No tienes que vivir en la pobreza para sufrir inseguridad alimentaria, se trata de un problema mucho mayor. Las familias trabajadoras enfrentan brechas alimentarias, esto se refiere a la diferencia entre el dinero del que disponen para pagar sus necesidades mensuales básicas, como el alquiler, y lo que queda para comprar alimentos. La comida se convierte en un gasto discrecional y eso no es aceptable. La inseguridad alimentaria es el resultado de esta brecha y del tipo de alimentos disponibles en las comunidades en las que vives. Ojalá más personas supieran lo generalizada que es la inseguridad alimentaria entre los distintos grupos demográficos. Crear ese tipo de conciencia ofrece la posibilidad de lograr cambios fundamentales en el panorama alimentario de nuestro país.

Consejos para los que desean marcar la diferencia

Colabora y obtén el aporte de las personas a las que quieres servir. También busca consejeros, líderes y socios que te ayudarán a entender los esfuerzos que ya existen. Rodéate de personas que puedan aconsejarte sobre qué estás haciendo bien y qué podrías hacer mejor, y sé receptivo a sus sugerencias.

Por qué mi estrategia es única

Teens for Food Justice (en inglés) utiliza un enfoque múltiple e integral para acabar con la desigualdad alimentaria. Ofrece una experiencia de 360 grados a los adolescentes que construyen y operan granjas hidropónicas interiores en sus escuelas, granjas que pueden producir hasta 14,000 libras de frutas y verduras frescas anualmente en un solo centro. Los estudiantes aprenden a comer de manera más saludable y a transmitir esa información a sus comunidades, y también distribuyen las verduras y frutas frescas que cultivan entre las personas, por lo que realmente son los embajadores del proceso completo. Cultivan alimentos no solo para la comunidad cercana a la escuela sino también para cambiar lo que se sirve en el comedor de la escuela cada día. Los estudiantes reciben oportunidades para hablar con los medios de comunicación y con funcionarios electos sobre la inseguridad alimentaria. Tenemos un impacto positivo en los jóvenes durante cada parte del proceso a medida que desarrollan las habilidades y la confianza para hablar sobre estos asuntos y efectuar cambios en su mundo.