Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo AARP lucha contra el fraude Skip to content
 
Pancarta con el rostro de Dra. Ethel Percy Andrus, y titulada Un Legado que Pervive

   

AARP lucha contra el fraude dirigido a los adultos mayores

La protección de los consumidores se remonta a nuestros comienzos.

Charles Mendoza hablando por teléfono

AARP

Charles Mendoza, exintegrante de la Junta Directiva de AARP, participa en un "centro de telemercadeo inverso" para atrapar a los vendedores telefónicos fraudulentos.

In English | Las estafas y los fraudes dirigidos a los adultos mayores no son exclusivos de la "era digital". Han existido desde "los días del curandero", expuso la Dra. Ethel Percy Andrus, fundadora de AARP, en 1963, cuando testificó ante el Comité Especial del Senado de Estados Unidos sobre fraudes que afectan a los adultos mayores. Desde nuestra fundación en 1958, AARP ha estado a la vanguardia a la hora de enseñarles a los consumidores a luchar por sus derechos y su defensa.

Medicare ha sido el blanco favorito de los estafadores casi desde que se aprobó el programa en julio de 1965. En el News Bulletin de octubre de 1965, AARP ya informaba: "Los estafadores que se hacen pasar por representantes de la Administración del Seguro Social (SSA) intentan cometer fraude contra los adultos mayores ofreciéndoles un 'descuento especial' en las primas de Medicare si se inscriben temprano y pagan por adelantado". Lamentablemente, las víctimas pagaban el dinero de la prima de Medicare a los delincuentes y no a la SSA.

Por ejemplo, en 1966, la Dra. Andrus invitó al expresidente de la FTC (Comisión Federal de Comercio) a escribir una serie de artículos para la revista de AARP sobre tendencias en el engaño al consumidor.

A principios de los setenta, se estimaba que tales estafas costaban alrededor de $4,000 millones ($4 billones) al año. En 1973, AARP lanzó un Programa de seguridad y delitos para ayudar a los adultos mayores a evitar ser víctimas de robo, agresión y fraude al consumidor. "Este nuevo programa ofrece consejos prácticos para ayudar a los adultos mayores a enfrentar los delitos violentos, lograr un mayor nivel de seguridad personal, proteger sus bienes y desarrollar relaciones de trabajo con los agentes locales encargados de hacer cumplir la ley", escribió el entonces presidente de AARP, Foster Pratt, en Modern Maturity.

“"Nada puede ser más injusto que la explotación de los mayores. Estas presiones que afligen a las personas mayores ponen en peligro su salud y reducen aún más sus ingresos.”

— Dra. Ethel Percy Andrus, fundadora de AARP

En la década de los ochenta, AARP había establecido un programa de servicio comunitario —Servicios de justicia penal— para concentrarse en mantener a las personas mayores independientes en sus hogares y comunidades a través de actividades de seguridad y prevención del delito. Reunió a representantes de las organizaciones locales e internacionales de policía; la International Association of Chiefs of Police y la National Association of Chiefs of Police, para intentar definir la manera de proteger a los adultos mayores de la delincuencia. El modelo TRIAD resultante reunió a profesionales de las fuerzas de seguridad locales, líderes comunitarios y voluntarios de AARP para concentrarse en la prevención de la victimización delictiva, el abuso y el maltrato doméstico, y el fraude por correo postal y por teléfono contra los adultos mayores. El primer acuerdo TRIAD se firmó en 1988 en la parroquia de San Martín, en Luisiana. El modelo se extendió rápidamente a más de 800 condados a principios de la década del 2000. 

A mediados de los noventa, el fraude de telemercadeo se estaba convirtiendo en el delito de cuello blanco más extendido en Estados Unidos, con un "botín" anual de más de $40,000 millones ($40 billones). Un informe especial de 1991 en la revista Modern Maturity de AARP se concentró en el "Telemercadeo y otras estafas". En 1995, una encuesta histórica de fraude de telemercadeo realizada por AARP reveló que más de la mitad de todas las víctimas tenían 50 años o más, a pesar de que ese grupo de edad representaba menos de un tercio de la población total de Estados Unidos.

De 1995 a 1998, algunos socios de AARP especialmente capacitados se hicieron pasar por víctimas mientras que el FBI y los funcionarios del orden público estatal monitoreaban las llamadas que recibían de los estafadores. La dramática operación encubierta del FBI, conocida como Operation Senior Sentinel, dio lugar a acusaciones contra unos mil televendedores fraudulentos, que habían vendido de todo, desde vitaminas y purificadores de agua hasta paquetes de vacaciones y sorteos.

En el mundo del telemercadeo fraudulento, los "centros de telemercadeo" son centros de llamadas salientes donde los estafadores realizan sus llamadas de "ventas". En la década del 2000, AARP y AARP Foundation, en cooperación con varios fiscales generales estatales, dotaron de personal a siete "centros inversos de telemercadeo", en los que voluntarios capacitados contactaron a personas cuyos nombres figuraban en listas de llamadas fraudulentas de televendedores incautadas por el FBI.

Las posibles víctimas recibieron información sobre cómo reconocer a los televendedores deshonestos y cómo protegerse del fraude y del robo de identidad.

Hoy en día, AARP continúa la lucha contra el fraude, utilizando tecnología del siglo XXI para facultar a las personas a detectar y evitar fraudes y estafas a fin de que puedan protegerse a sí mismas y a sus familias.  La Red contra el Fraude, de AARP, establecida en el 2013, es un recurso gratuito que ofrece alertas de vigilancia en tiempo real sobre las últimas estafas, consejos sobre cómo detectarlas y detalles para ser más astuto que los estafadores.

Al usar el mapa nacional de seguimiento de estafas, puedes encontrar las últimas alertas de los fiscales generales de tu estado y otros funcionarios locales, leer lo que la gente está reportando en tu estado, y reportar cualquier correo electrónico sospechoso, llamadas telefónicas u otras estafas que hayas visto en tu localidad.

Además, en la línea de ayuda de la Red contra el Fraude, de AARP, los voluntarios capacitados de AARP que luchan contra el fraude ofrecen asesoramiento, apoyo y servicios de referencia a las víctimas del fraude y a sus familiares. Para obtener más información, visita aarp.org/fraude.

 

¿Qué opinas?

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.