Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal

Los socios ahorran en entradas de cine

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Ancestry.com

Ancestry.com

Ahorros en una suscripción de un año

99 Formas de ahorrar

99 Formas de Ahorrar

Échales un vistazo ahora

juegos

Sudoku

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

Encuesta

Vida después de la muerte

Si la vida es un viaje, ¿cuál es el destino? Una mirada a la espiritualidad en Estados Unidos.

Globo flotando en el cielo

— Cameron Davidson/Getty Images

Jeffrey Burton Russell, profesor emérito de Historia en University of California, Santa Bárbara, y autor de A History of Heaven (Princeton University Press, 1998), añade: “Si este estudio se hubiera realizado hace 50 años, el porcentaje de personas que creen en la reencarnación hubiera sido menor, casi en un uno por ciento. Por lo general, la tradicionalmente clara visión del cristianismo acerca del cielo ha declinado, en tanto otras visiones más vagas sobre la continuación de la vida han ocupado su lugar”.
Linda Abbott, de St. Louis, es una verdadera creyente. “Tenemos que regresar —asegura—. ¡Regresamos una y otra vez hasta que lo hacemos bien!”

Más de la mitad de los encuestados afirmó creer en espíritus o fantasmas, siendo más las mujeres (el 60%) que los hombres (el 44%) quienes concuerdan con esto. Los boomers tienen mayor tendencia a creer en fantasmas (el 64%) si se los compara con las personas mayores de 60 años (el 51%) y mayores de 70 (el 38%). Su creencia tampoco se basa exclusivamente en habladurías. El 38% de los entrevistados dijo haber sentido una presencia, o visto algo, que creen que pudo haber sido un espíritu o un fantasma.
“Tuvimos algunas experiencias extrañas —recuerda Ed, quien alguna vez vivió en una casa que, sospecha, podría haber estado habitada por fantasmas—. Puertas que se cerraban cuando no deberían haberlo hecho, cosas que se caían cuando sabíamos que estaban firmes. Era como si alguien del otro mundo estuviera intentando llamar nuestra atención”.
No obstante, y a pesar de todas esas grandes historias sobre casas embrujadas en el Noreste y en el Sur profundo, fueron los encuestados del Oeste (el 50%) quienes se mostraron especialmente tendientes a decir que habían sentido la presencia de un espíritu o de un fantasma.

Sin un lugar adonde ir

Casi una cuarta parte de los participantes estuvieron de acuerdo con la afirmación “Creo que cuando morimos, es el fin”. No es el tipo de afirmación que invita a formular muchas más preguntas esclarecedoras; pero Tom —un sujeto amistoso y abierto de los alrededores del Lago Champlain, en la zona norte de Nueva York—, con quien charlé, lo intentó.
A la pregunta “¿Hay vida después de la muerte?”, Tom responde: “No. Siempre lo sentí así. La vida es bastante corta sin tener que preocuparnos por algo respecto de lo cual, de todos modos, nada podemos hacer. Es la simple realidad, ¿sabes? Quiero decir, soy católico”.
Tom espera mientras me repongo de la sorpresa. “¿Un católico?”

“Sí. Los católicos predican la vida después de la muerte. Yo sostengo que las personas predican muchas cosas. Tú tienes que formarte tu propia idea sobre las cosas. Yo voy a misa. Vivo la vida como si hubiera vida después de la muerte, pero no creo que la haya. Si es verdad, pues, es un extra. Pero si no existe, no perdí nada”.

Se ríe y yo me río con él. (Me pide que no divulgue su apellido, y me pregunto si será para cubrir su rastro, en caso de que Dios vea este ejemplar de AARP The Magazine). De todos modos, que Tom intente vivir como si hubiera otra vida, aunque no crea en ella, es interesante. Esto parecería reflejar lo que otras personas me contaron sobre cómo su fe en la vida después de la muerte —o la ausencia de ella— afecta su modo de vivir. Sorprendentemente, algunos pocos confesaron que sus creencias no afectaban su vida en absoluto. Y todos aquellos con los que hablé están de acuerdo en que deberíamos vivir según un código moral —al que muchos definen como el código de Dios—, ya sea que Dios exista o que nos esté esperando una recompensa.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

crisis de los 50

Hombre en trapecio - Crisis de la media edad - Marc Freedman

Marc Freedman, autor del libro El Gran Cambio, le dice las claves de esta nueva etapa de la vida.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.