Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

juegos

Sudoku

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

Dolores Huerta

El trabajo de una vida

Ferviente activista y defensora de los derechos de los hispanos.

Dolores Huerta

— Ross D. Franklin/AP

P: Su hija, Juana, es bisexual. ¿Fue ésa una causa por la que usted siempre luchó?

R: Cuando iba a México, siempre hablaban de la gente gay. Había que proteger a esta gente, y no maltratarla.

Al principio, dentro del movimiento campesino, había un grupo de jóvenes gay que trabajaba en la nave de embalaje. Ellos eran unos activistas muy, muy fuertes. Así que, cuando yo era joven, nunca se me ocurrió discriminar a la gente gay ni lesbiana. Y, por supuesto, yo declaré ante la Campaña de Derechos Humanos [Human Rights Campaign].

Convocaron una audiencia en California, allá, a finales de los años cincuenta o principios de los sesenta. Yo me presento en esa audiencia en el edificio del Departamento del Estado [de California] en San Francisco. Nadie sabía lo que yo iba a decir, ¿verdad? Así que cuando me levanté, dije que me parecía que la discriminación que la gente sufría por ser gay o lesbiana era lo mismo que sufrían los campesinos o los latinos. Para mí, todo tipo de discriminación siempre ha estado mal. Siempre he apoyado los derechos de la gente gay y asistía a todas las marchas que había en pro de sus derechos.

P :      Cuéntenos sobre la fundación Dolores C. Huerta. ¿La fundación enfoca sus esfuerzos principalmente hacia las necesidades a las que aún no se está haciendo frente?
R:     Recibimos un donativo de 100.000 dólares de la Puffin Foundation. Invertimos ese dinero-lo cual yo había querido hacer desde hace tiempo-en una fundación para capacitar a la gente sobre cómo ser organizadores comunitarios. De manera que eso es lo que estamos haciendo.

P:     ¿Se están concentrando mucho en el acto de votar?
R:     Inscribir a la gente para votar y el acto de votar forman un aspecto. Trataré de explicarme: Capacitas a un organizador, y él entra en la comunidad donde existe la necesidad-no queremos entrar en lugares donde ya hay mucha organización, donde ya hay otra gente que lo está haciendo bien.

Hacemos una serie de reuniones en las casas. Después, establecemos una organización entre toda la gente con la que nos hemos reunido y les explicamos por qué necesitan unirse y la manera en que pueden resolver sus problemas. Luego, establecemos los distintos comités: salud, educación, justicia penal, y, por supuesto, de inscripción de votantes. Organizamos a esta gente en los comités y los ponemos a trabajar, proporcionándoles los recursos y la información que necesiten. Los ponemos a ellos mismos a hacerlo porque, de esa manera, creamos nuevos líderes. Porque hay gente por ahí que quiere hacer, pero no tiene el conocimiento suficiente. Así que lo que estamos haciendo es capacitarlos para ser organizadores, y dependiendo de cuáles sean sus habilidades y el nivel de aceptación en la comunidad, debe tomar unos dos o tres meses para establecer una comunidad. Después se empieza de inmediato con la inscripción de votantes. Y no se trata tan sólo de inscribir a la gente, sino también de explicarles por qué es necesario participar en el proceso político y cómo participar en éste. De manera que cuando llegue el momento de las elecciones, haya suficientes comités formados para hacer que la gente salga a votar. Estamos intentando que el porcentaje de votantes sea del 80 a 90 y no, del 50, como ocurre actualmente.

P:     Durante una época, usted fue republicana.
R:     Bueno, soy de Nuevo México. En Nuevo México, debido a la Guerra Civil y al hecho de que [el Presidente Abraham] Lincoln fuera republicano, la gente allí está inscripta como republicana. De hecho, en Arizona, Texas y Nuevo México hay muchas personas que son miembros del partido republicano sin saber por qué. La razón se remonta a la historia. Así que cuando yo me inscribí a la edad de 21 años-lo cual era parte de lo que suponía cumplir 21 años: tenías que ir a inscribirte-me inscribí como votante republicana. Pero una vez que empecé a despabilarme un poco sobre la política, me afilié al partido demócrata. Mi abuelo, aunque estaba inscrito como republicano, siempre votó a favor de [el presidente Franklin D.] Roosevelt. Le aclaraba a todo el mundo que él votaba a favor de Roosevelt. Mis abuelos también nacieron en Nuevo México.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

crisis de los 50

Hombre en trapecio - Crisis de la media edad - Marc Freedman

Marc Freedman, autor del libro El Gran Cambio, le dice las claves de esta nueva etapa de la vida.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.