Conoce más

Abrir
Enterprise: Foto de carro rentado

Budget Rent a Car

Ahorros exclusivos para los socios


Tarjeta del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Pepperoni pizza - Papa Johns

Papa John's

Los socios ahorran todos los días

Compartir es Vivir

Compartir es Vivir

Encuentra oportunidades de voluntariado

juegos

Sudoku

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

Dolores Huerta

El trabajo de una vida

Ferviente activista y defensora de los derechos de los hispanos.

Dolores Huerta

— Ross D. Franklin/AP

In English | Los profundos y oscuros ojos cuentan historias llenas de música y niños, de privaciones y triunfos. Son ojos que ven, comparten y evocan fortaleza. Estos ojos le pertenecen a Dolores Huerta. A la edad de 74 años, la cofundadora del sindicato de campesinos, Unión de Campesinos (UFW por sus siglas en inglés), aún baila, organiza boicots y levanta la voz no sólo para cantar, sino también para defender a los oprimidos, gritando: "¡Sí se puede!".

A partir de la década del 50, junto con el ahora difunto cofundador del UFW, César Chávez, ella luchó para conseguir pensiones para los hispanos mayores, un salario mínimo vital y condiciones de trabajo seguras para los trabajadores de granjas y otros obreros. También lucharon en contra del programa de trabajadores invitados, conocido como el programa "bracero", y en contra del uso de pesticidas nocivos. La lista de batallas y victorias es larga.

En una entrevista exclusiva, Huerta habló de la experiencia de ser madre y activista, la música jazz y la justicia. Su lucha continúa.

P:     ¿Qué es lo que la incitó a ser activista?

R:     Mi papá fue organizador voluntario de sindicatos. Era un hombre muy respetado y miembro de la asamblea legislativa estatal [de Nuevo México].

Pero fue expulsado de la misma por una pelea que tuvo con José Montoya, quien más tarde llegó a ser miembro del Congreso. Mi papá no me contó la historia; fue José Montoya quien me la contó. Yo estaba presionando a José Montoya en el Congreso, y le dije que mi padre había sido miembro de la asamblea legislativa del estado. Me pregunto: "¿Cómo se llama su papá?", y yo le dije: "Juan Fernández." Entonces contestó: "¡Ah, lo recuerdo!"

Los Montoya eran grandes agricultores en Nuevo México y tenían muchos obreros, y mi papá y él discutieron.

Mi madre era una mujer maravillosa. Cuando mis padres se divorciaron, ella se mudó a California; tenía dos trabajos-de noche, en la fábrica de enlatados y de mesera durante el día-. Pero pudo ahorrar lo suficiente como para poner su propio restaurante. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, puesto que iban a imponer el sistema de racionamiento de alimentos, ella dejó el restaurante y se hizo cargo de un hotel que pertenecía a uno de los japoneses que había sido trasladado. Eso fue bueno para ella porque pudimos vivir en el hotel. Toda la familia vivía ahí. Era muy grande, de 70 habitaciones. Nosotros, los niños, teníamos que realizar todo el trabajo. Éramos el personal de mantenimiento; lavábamos y planchábamos las sábanas, las toallas, y nos encargábamos del negocio, y de esa manera ella logró mantenernos.

Yo creo que mi madre era una mujer feminista para su época. Ella era lo que yo llamo una madre equitativa, porque incluso antes de tener el restaurante, a nosotros tres nos correspondía hacernos cargo de los quehaceres domésticos. Mi hermano mayor, mi hermano menor y yo nos repartíamos las tareas de manera ecuánime. Teníamos que lavar los platos. Había una tabla, y cuando habías terminado los quehaceres que te correspondían, lo indicabas con una X.

Teníamos que barrer y trapear los pisos, tender las camas, lavar los platos y la ropa. Por lo tanto, mis hermanos se criaron de ese modo. Mi madre nunca me obligó a hacer nada para mis hermanos como, por ejemplo, servirlos. Creo que ésa es una lección importante, sobre todo para la cultura latina, en la que se espera que las mujeres sean las que sirvan y cocinen y lo que sea. No fue así en nuestra familia ya que todos éramos iguales.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

crisis de los 50

Hombre en trapecio - Crisis de la media edad - Marc Freedman

Marc Freedman, autor del libro El Gran Cambio, le dice las claves de esta nueva etapa de la vida.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s