Conoce más

Abrir
Live Nation

Ticketmaster
and Live Nation

Ahorros en entradas



Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

 ¿Cuánto recibirás?

Anna's Linens

Anna's Linens

Los socios ahorran en las compras

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos  aquí

juegos

Sudoku

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

Historias personales

Los baby boomers y las drogas

El aumento de las tasas de adicción está destruyendo a las familias. La buena noticia: existe ayuda.

Ron Dash: Yo soy un adicto

Familiares y amigos hicieron una intervención para Ron Dash en 2005. El hombre de 57 años se ha mantenido sobrio desde entonces. — Foto por David Eustace

Sobre la metadona dice: ''No tenía sentimientos. Pensé que Dios se había llevado mi alma y mi corazón. No podía conducir. Había perdido la memoria''. Era tan inestable que sus hijos adultos se negaban a dejarlo solo con sus nietos. Dice Russ: ''Mi vida no tenía ningún propósito''.

Todo andaba tan mal, o hasta peor, para su esposa Kathy que ahora tiene 59 años. Conoció a Russ cuando ella todavía estaba en la secundaria; se casaron al día siguiente de que ella terminó su primer año en la universidad. Después de casi 40 años, ella sigue dedicada a él. Pero, la enfermedad de su esposo estaba acabando con su vida.

''Cuando tomaba metadona siempre quería café para no volverse comatoso'', dice. ''Pero más rápido de lo que uno puede chasquear los dedos, se quedaba dormido y se echaba todo el café caliente encima. Cosas así pasaban cinco o seis veces diarias''.

La adicción de su esposo representaba un gran sacrificio para Kathy: ''No podía dedicarles mi atención a los nietos porque tenía que ocuparme de Russ'', dice. ''No era solamente una persona que tenía esta enfermedad. Estábamos todos discapacitados por ella''.

En el 2007, Russ había perdido mucho peso y había pasado de 170 libras a 118. Aterrada por el deterioro de su esposo, Kathy y sus hijos empezaron a buscar un establecimiento de rehabilitación. Pero no le dijeron nada a Russ. ''Sentíamos que buscar tratamiento debía ser una decisión que él debía tomar'', recuerda Kathy.

Finalmente, Russ sintió que ya no podía seguir funcionando así. Tenía que dejar los analgésicos. Pero, temía repetir una experiencia de dos años atrás cuando pasó siete días difíciles en un centro de desintoxicación del centro de la ciudad. ''La gente pasaba por el estacionamiento en la noche y le gritaba a los pacientes a través de las ventanas'', dice Kathy. ''Los encerraban y los cateaban para buscar drogas. No sabíamos que todos los centros de rehabilitación no son así''.

Como no estaba dispuesto a repetir esa experiencia, Russ resolvió dejar la metadona por sí solo. ''Tenía temblores violentos'', recuerda. ''Vomitaba. Podía sentir cómo temblaban mis órganos dentro del cuerpo. Kathy, reconoció que no podía ayudarlo sola y llegó a su límite el 12 de noviembre del 2007. ''Hemos encontrado un lugar que será bueno para ti'', le dijo a Russ. ''¿Irás?''

Russ dijo que sí y Kathy en seguida llamó a sus hijos. Juntos llevaron a Russ por carretera desde su casa en el sur de California hasta Community Bridges, en Mesa, Arizona. Russ dudaba de que fuera a sobrevivir el viaje de nueve horas. ''No quería morir frente a mi familia'', dice.

Pasó 10 días en desintoxicación y luego fue transferido a Journey Healing Centers en Scottsdale para pasar 45 días en rehabilitación. Esta vez el tratamiento funcionó. (Los pacientes tienen menos probabilidades de recaer si, al igual que Russ, están rodeados de una familia sobria que los apoya).

Russ se ha mantenido ''limpio'' por tres años. Aunque él no habla de eso, Kathy dice que todos los días tiene dolor, pero lo tolera. De lo que sí habla es acerca del placer de estar reunido de nuevo con su familia. A menudo juega con sus ocho nietos y hasta los cuida. ''No pasa una noche'', dice ''sin que le dé gracias a Dios por esta segunda oportunidad''.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

crisis de los 50

Hombre en trapecio - Crisis de la media edad - Marc Freedman

Marc Freedman, autor del libro El Gran Cambio, le dice las claves de esta nueva etapa de la vida.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.