Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en taquillas.

¿Buscas empleo?

Recursos para encontrar trabajo.

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en las compras.

Driver Safety

AARP Driver Safety

Toma el curso en línea hoy.

juegos

Sudoku

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

Historias personales

Los baby boomers y las drogas

El aumento de las tasas de adicción está destruyendo a las familias. La buena noticia: existe ayuda.

Ron Dash: Yo soy un adicto

Familiares y amigos hicieron una intervención para Ron Dash en 2005. El hombre de 57 años se ha mantenido sobrio desde entonces. — Foto por David Eustace

La disponibilidad de medicamentos con receta que crean adicción amplifica esta mezcla mortal. A lo largo de los últimos 20 años, muchos médicos han decidido tratar el dolor con medicamentos más fuertes, con lo cual los analgésicos a base de opio (o de opioides sintéticos) son algunos de los medicamentos que más se recetan en Estados Unidos. Solamente en el 2009, los médicos prescribieron 128 millones de recetas para productos combinados de hidrocodona-acetaminofén, como Vicodín.

Estos potentes analgésicos les ahorraron a los verdaderos pacientes mucho sufrimiento. Pero, muchos de esos medicamentos también causan euforia. Y eso los hace sumamente adictivos.

Para la gente que se está recuperando, los analgésicos pueden ser una rosa con espinas. Veamos el caso de Doug Bergon, especialista de sistemas de información, de 50 años, que vive en Roanoke, Virginia. Había luchado contra la adicción, el alcoholismo y la depresión desde los 14 años, intentó suicidarse varias veces, y gran parte de su vida la había pasado entrando y saliendo de rehabilitación. En 1999, como nuevo esposo y padre, Doug había estado bien por casi cuatro años cuando le encontraron un quiste por una lesión en la rodilla. Fue remitido a un cirujano para que lo operara, y después de la cirugía el médico le recetó oxicodona. "No puedo tomar eso'', le dijo Doug al médico. ''He tenido problemas con abuso de sustancias''.

El médico no le dio importancia a sus preocupaciones. ''Va a tener mucho dolor'', le dijo a Doug. ''Sencillamente, tómelo tal como se lo receté''.

Pero eso puede ser difícil para los adictos que se están recuperando. ''Oxicodona es heroína en una pastilla'', dice Doug. ''Me despertó la ansiedad y volví a ser adicto a la heroína, en algo así como un minuto''.

Doug logró esconder su consumo de heroína de su esposa, Melissa, hasta una noche, poco antes de Navidad. ''Me estaba preparando para acostarme cuando oí ese ruido extraño como el zumbido de un motor'', recuerda ella. ''Salí y casi me caigo cuando me topé con la causa del ruido: era Doug, inconsciente, en el piso cerca de la piscina. Pensé que le había dado un infarto''.

Cuando llegaron los paramédicos dijeron que Doug había estado a punto de morir''. Pero no de un infarto: ''Su esposo tuvo una sobredosis'', le dijeron.

''Sentí cómo cambiaba mi vida en ese instante'', dice Melissa.

El hecho de que se tratara de heroína era doblemente aterrador: ''Yo había llevado una vida tan recta, ni siquiera podía decir la palabra en voz alta''.

Con la ayuda de Melissa, Doug ingresó a una clínica en la Florida administrada por Hazelden donde pasó tres meses en rehabilitación. Tenía buenos meses seguidos por recaídas. En el 2007, poco después de que el patrocinador de Doug lo dejó en casa —un patrocinador es alguien que se compromete a servirle de mentor a un alcohólico durante un programa de 12 pasos— Melissa lo encontró sin conocimiento en el sofá del estudio a las 3 de la madrugada después de haberse excedido en el consumo de drogas y alcohol. Fue entonces cuando le pidió que se mudara de la casa. ''No podía dejar que nuestros hijos lo vieran borracho o drogado'', recuerda. ''Por suerte, eso nunca ocurrió''.

Doug y Melissa han estado separados por tres años. Doug, que había sido empleado del Gobierno, tiene dificultades para que le den autorización de seguridad y para encontrar cualquier tipo de trabajo. Al final del 2010, se ha mantenido ''limpio'' por seis meses.

Doug tuvo suerte de que su esposa lo encontrara y le salvara la vida después de su sobredosis. Pero, mucha gente que toma analgésicos con opioides y al mismo tiempo beben alcohol o toman sedantes no sobreviven a esas combinaciones tóxicas, que pueden disminuir fatalmente la respiración. Y a medida que ha aumentado el uso de los analgésicos con opioides, también han aumentado las muertes por sobredosis de medicamentos. Las sobredosis son actualmente la segunda causa principal de muerte accidental en Estados Unidos, superada únicamente por los accidentes automovilísticos. Ahora, observemos quiénes tienen mayores probabilidades de morir por esta causa: las personas de 45 a 54 años, según los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades).

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

crisis de los 50

Hombre en trapecio - Crisis de la media edad - Marc Freedman

Marc Freedman, autor del libro El Gran Cambio, le dice las claves de esta nueva etapa de la vida.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.