Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones disponsible ¡gratis!

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Planifica
Tu vacación

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial. Ir

juegos

Juegos de AARP

Ayuda a tu cerebro ¡jugando!

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Cultura

Ser vasco en Estados Unidos

Un recorrido a través de la historia, música y comidas de los Vascos en EE.UU.

Vascos en Estados Unidos

Entre el enebro y la artemisa del desierto alto de Oregon puede encontrarse parte de lo que Francisco “Frank” Yraguen llama “la historia de Estados Unidos”. Es la historia de su abuelo, una historia similar a la de muchos vascos que inmigraron a este país para vivir y trabajar como pastores de ovejas.

Jose “White Horse Joe” Yraguen formó parte de una ola de vascos que emigraron al noroeste a fines del siglo XIX y principios del XX. Vino con su esposa Claudia, vivió en una casa de terrones de arenisca de un ambiente, llamada Antelope Ranch, y crió nueve hijos.

Cuando Frank Yraguen, de 67 años, juez semijubilado de Oregon, investigó su historia familiar, supo de las luchas de sus abuelos.

Los vascos son naturales de los Pirineos, que se extienden por la frontera entre España y Francia. Los vascos españoles, un pueblo culturalmente distinto y con su propia lengua —el euskara, sin relación con el español ni el francés—, llegaron a Estados Unidos durante la Fiebre del Oro de California. Pronto se dispersaron por el oeste, donde muchos trabajaron como pastores de ovejas. Ellos se multiplicaron, a medida que sus hermanos y primos cruzaron el océano.

Los colonos mantuvieron las tradiciones de su patria madre —disfrutando un juego de naipes llamado mus, bailando la jota, una animada danza, y deleitándose con deliciosos chorizos de cordero o cerdo— y su comunidad sigue prosperando.

“Queremos que las futuras generaciones sean conscientes de su historia, su cultura, para que sepan de dónde provienen —dice Yraguen, un líder comunitario—. Aún estamos aquí”.

 
Paseo en automóvil
Comience el paseo en automóvil por el área vasca del noroeste en la “Cuadra vasca” (“Basque Block”), en el centro de Boise, Idaho. Allí está el Basque Museum and Cultural Center, un tesoro de artefactos y documentos sobre la rica historia de la región. Muy cerca hay un centro comunitario vasco, un mercado y algunos restaurantes.

El Bar Gernika sirve un rico sándwich de chorizo. “Hay un firme sentimiento vasco respecto de este lugar”, señala Dan Anostegui, su propietario, quien lo diseñó a imagen de los bares de tapas que visitó en la zona vasca de España. Leku Ona —“buen sitio” en euskara— es un restaurante de tres pisos con cocina tradicional y cenas al estilo familiar, y especialidades como arkume hanka (pata de cordero asada).

El último fin de semana de julio, Boise presenta el Festival de San Inazio, en honor al santo patrono vasco, una celebración netamente vasca, que incluye juegos tradicionales, danzas, música y comidas.

Después de ver los encantos de la gran ciudad, prepárese para sumarle millas a su vehículo, a medida que se aventura en los espacios abiertos de la región vasca.


Preservando la historia

Vaya hacia el oeste, a Ontario, Oregon, donde Four Rivers Cultural Center and Museum ofrece una exposición de esta cultura. Al atravesar la ciudad, verá la ex pensión Echanis, en la calle North Oregon, donde se hospedaban los pastores de ovejas cuando llegaban por negocios, y que servía como punto de celebración para bailar y celebrar festividades, tales como el Día de los Reyes Magos.

Luego, siga hacia Jordan Valley, al sur, un reducto vasco de antaño, donde su orgullo es la cancha de pelota —o frontón—, construida hace casi un siglo para practicar el tradicional deporte vasco. Hace poco, la comunidad restauró la cancha de arenisca, listada en el National Register of Historic Places. Pida un bocado al frente, en el Old Basque Inn.

De ahí, diríjase hacia el oeste, al área del impresionante Steens Mountain, donde muchos pastores cuidaron sus rebaños. En un paseo panorámico por el desierto alto, es posible que vea un borrego salvaje o un antílope pronghorn. Trépese a un álamo y a un aliso, y se podría topar con un auténtico “arboglífico” (talla realizada hace mucho tiempo en un árbol por un pastor solitario para comunicarse con otros).

Cerca, la ciudad de Burns realiza su propio festival vasco, la última semana de junio —una versión, en pequeña escala, del evento celebrado en Boise, donde aún podrá comer chorizo, bailar la jota y demostrar su orgullo vistiendo una camiseta que lo dice todo: “Soy vasco”.

Old South Meeting House - Vista histórica de El recorrido de la libertad, Boston, Estados Unidos.

Vacaciones de ensueño

Life@50+

Participa en el evento nacional de AARP. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.