Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en taquillas.

¿Buscas empleo?

Recursos para encontrar trabajo.

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en las compras.

Driver Safety

AARP Driver Safety

Toma el curso en línea hoy.

sorteo

Gana las vacaciones de tus sueños. ¡Participa hoy!

vencer el
hambre

Apoya la campaña de AARP para vencer el hambre en América.

más
videos

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

encuesta

calculadoras
de AARP

                                                                Más calculadoras de AARP >>

juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio.

Juegue

Mirando al retiro

El Seguro Social preocupa a jóvenes y mayores

Ashley Killough, próxima a graduarse en la Baylor University en Texas, sostiene que, hace unos pocos años, la reforma del Seguro Social era un tema candente entre las personas jóvenes que se interesaban en la política.

Muchos se preguntaban si el sistema entero —eternamente tildado de programa en crisis por los analistas políticos de todo el espectro político—, habría colapsado para cuando ellos llegaran a la edad de jubilación. Este interés fue avivado por la presión que el ex presidente George W. Bush ejerció, en forma agresiva, para que se les permitiera a los trabajadores colocar parte del dinero del Seguro Social en cuentas personales. Una revisión a fondo —incluso una privatización parcial— parecía posible.

Por supuesto, el plan de privatización falló y, algunos años más tarde, la economía comenzó a declinar. Ahora, según Killough, la reforma del Seguro Social no es una preocupación ni para ella ni para los jóvenes que conoce. En cambio, el problema más acuciante es encontrar trabajo en una economía en recesión.

El derrumbe económico de 2008 pudo haber sacado, temporalmente, el tema de la reforma del Seguro Social de la agenda nacional, pero si uno raspa un poco la superficie, se podrá constatar que todavía existen los mismos temores, problemas y tensión generacional acerca del sistema, y que, incluso, podrían estar exacerbados por el actual clima económico.

Una encuesta, dirigida por el Pew Research Center, que se realizó en enero para People & the Press, descubrió que, ciertamente, el público no se ha olvidado de este tema. Los participantes ubicaron el Seguro Social en cuarto lugar entre sus preocupaciones más importantes, después del trabajo y la economía; pero por delante del problema energético, del cuidado de la salud y del déficit. El 63% señaló que debería ser una de las prioridades apremiantes del Presidente y del Congreso, una declinación de sólo 1% durante los últimos tres años.

Los participantes [de una reciente encuesta del Pew Research Center] ubicaron el Seguro Social en cuarto lugar entre sus preocupaciones más importantes, después del trabajo y la economía; pero por delante del problema energético, del cuidado de la salud y del déficit.
“Si bien el Seguro Social puede no ser, actualmente, la primera prioridad, debido a que todos están concentrados en cómo superar la recesión, indudablemente tampoco es algo que podamos postergar por mucho tiempo”, señaló Killough.
 
El año pasado, los administradores fiduciarios del Seguro Social proyectaron un déficit de más de $4 billones, y las tendencias actuales indican que el programa comenzará a presentar déficit en unos 12 años más. “La generación de mis padres es mucho más numerosa que la mía, por lo que tendremos que recortar los beneficios o subir el impuesto del Seguro Social”, afirma Killough. Y esto le preocupa, al igual que a muchos integrantes de la generación X y a otros tantos de la denominada del milenio, nacidos después de 1981—.
 
Jeff Simmons, un entrenador personal de 27 años, de Colorado, cuenta: “siempre he asumido que el Seguro Social estará agotado para cuando yo pueda jubilarme. Estoy intentando tener un buen plan de jubilación [individual] y también espero contar con un buen fondo de inversión y una buena cuenta de ahorro”.

Joshua Noyes, un trabajador de 27 años, de St. Louis, se hace eco de este pensamiento. “No tengo para nada en cuenta el Seguro Social al planificar mi jubilación —afirma—. Si al momento de jubilarme llegara a quedar algo de dinero, lo tomaría; pero planeo tener un fondo de jubilación sólido, en el que yo haya ahorrado e invertido para vivir del mismo.”

Estas actitudes coinciden con los resultados de un estudio, realizado en 2008, relativo a las generaciones más jóvenes y la planificación financiera. Este estudio, que fue auspiciado conjuntamente por el American Savings Education Council y AARP, concluyó que el 41% de los jóvenes de la generación del milenio y los de la generación X esperan que su principal fuente de ingresos al momento de jubilarse sea un plan de ahorro subvencionado por sus empleadores, como un 401(k). Sólo el 7% creía que los beneficios del Seguro Social les proveerían el grueso de sus ingresos jubilatorios (en contraste con el 17% de los no jubilados mayores de 40 años que pensaban lo mismo).

No resulta sorprendente encontrar pesimismo acerca del Seguro Social en una generación de estadounidenses que creció escuchando advertencias acerca del riesgo en el que se encuentra el programa. Ya en 1978 —mucho antes de que, como presidente, presionara por imponer cuentas privadas—, George W. Bush había advertido, durante una sesión del Congreso de Texas, que el programa, así encaminado, iba a tener problemas.

“La mayoría de las personas de mi edad ve el programa como un lamentable fracaso”, dice Noyes, quien expresa su frustración hacia los votantes mayores por, según dice, no haberse preocupado o no haberse dado cuenta de las fallas del programa.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Busque Trabajo Aquí

La búsqueda está programada para proporcionar resultados de posiciones que requieren o prefieren español. Sin embargo, la mayoría de descripciones de puestos y páginas posteriores estarán en inglés, dónde podrá reiniciar una búsqueda sin parámetros de idioma.

preguntas y respuestas del
Seguro Social

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.