El llamado a contribuir a la comunidad

El impulso espiritual de ayudar a los demás puede transformar la jubilación.

In English | Luego de que Bruce Fallis, quien ahora tiene 61 años, se jubiló de su puesto de capitán de la policía estatal de Texas en el 2008, él y su esposa, Marcia, de 63 años, fueron de caminata por los Apalaches desde Georgia hasta Maine.

Se prepararon para el recorrido de cinco meses y 2,180 millas por casi un año. Cuando terminaron, regresaron a su hogar en Plano, Texas, y se dieron cuenta, como recuerda Bruce, de que “necesitamos algo que hacer”.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email

Hoy en día hacen voluntariado todos los viernes con un grupo religioso llamado Plain-O Helpers —“adultos mayores ayudan a adultos mayores”—, realizando tareas como instalar ventiladores de techo, reparar cercas y cortar el césped. Cada diciembre, ambos trabajan para Plano Santas, una campaña de un mes para recolectar comida y juguetes para familias necesitadas. Y cuatro veces al año sirven de voluntarios en Family Promise del condado Collin, una red de 13 iglesias que ayuda a familias sin hogar.

“Recuerdo esto de la escuela dominical”, dice Bruce. “Durante el primer tercio de tu vida, te sirves a ti mismo: educación, empleo, crecer. Durante el segundo tercio, sirves a tu familia: una carrera para criar a tus hijos. Durante el último tercio, necesitas servir a otros”.

Cada vez más personas jubiladas sienten la necesidad de contribuir a la comunidad. “Pienso que ese espíritu impacta y conmueve nuestras vidas de manera universal a través de un recorrido con propósito desde la cuna hasta la tumba”, dijo Richard Leider, del Instituto Life Reimagined, de AARP. “Pienso que cada persona tiene un motivo espiritual de ser y que nuestro mundo está incompleto hasta que cada uno vislumbra y vive su propósito”.

Algunos dicen que Dios los llama para servir. Otros describen su motivación como algo espiritual pero no directamente religioso. Otros más dicen que ayudan solo porque los hace sentir bien. “La vida no está completa a menos que puedas ayudar a los demás e intentar marcar una diferencia en tu comunidad y en todo nuestro gran país”, dice Marcia. “Personalmente nos beneficiamos más que aquellos a quienes servimos”.

Los siguientes son los relatos de personas que se sintieron llamadas a dar de su tiempo, energía y experiencia de varias maneras, después que se jubilaron.

Cheryel Lemley-McRoy - El llamdo a contribuir

Cheryel Lemley-McRoy, de 68 años, luego de jubilarse de la profesión médica, dijo que ella no persiguió una vocación religiosa: “Me persiguió a mí”. — Brandon Thibodeaux

Cheryel Lemley-McRoy

Después de tener una carrera en el campo médico, esta mujer de 68 años, quien fue una hippy en California durante el “Verano del amor”, ahora es una oradora laica metodista en dos iglesias en la zona rural del este de Texas.

Es liturgista, escribe el boletín semanal, visita a las personas confinadas en sus hogares y los hogares geriátricos para dar la comunión, da sermones y estudia hebreo en línea. En los próximos tres a cinco años, espera convertirse en la primera pastora laica de la congregación. “Soy alguien que sabe escuchar”, dice. “Mi intención no es golpearte la cabeza con la Biblia”.

Lemley-McRoy dice que no persiguió una vocación religiosa después de jubilarse de su empleo médico en Dallas: “Me persiguió a mí”.

Recuerda de manera vívida “cuando fui salvada a los 8 años. De inmediato, me sentí llamada a predicar”.

Hubo desvíos. Nació y se crió en Pasadena, California, y quedó embarazada cuando era adolescente. “Decidí criar a mi bebé para que conociera y amara al Señor”, recuerda.

Fue a la Hollywood Presbyterian Church, donde el pastor, Don Williams, le dijo que Jesús la amaba. Esa era la primera vez que oía eso. “Perdí el control y comencé a llorar”, dice.

Después de que su primer matrimonio se terminó, ella se mudó a Dallas y trabajó como asistente médica para varios médicos. Hace 18 años, conoció a su esposo actual, Ron McRoy, y se mudaron a una zona rural remota al este de Paris, Texas, al sur del río Red.

“Quería coser edredones, trabajar en el jardín e investigar mi genealogía”, dice. Pero el pastor local la instó a convertirse en oradora laica. “Acepté a regañadientes”, dice.

Su experiencia anterior en periodismo de radio y televisión, en lo cual tiene estudios universitarios, la ha ayudado con sus sermones. Trabajó para varios canales televisivos en Los Ángeles y aprendió a dar discursos. Luego, “Dios me llevó de Hollywood a la zona rural de Texas”.

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

seguro social
preguntas y respuestas

OFERTAS Y BENEFICIOS

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad