Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis


Herramienta para ahorrar en medicamentos recetados.

Herramienta

Para ahorrar en medicamentos recetados

Best Western

Best Western

Ahorros exclusivos para los socios

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Encuesta

Juegos

Rompecabezas

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

Conozca su
horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre su signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

comunidad en línea
Foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

Programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

No más dedos manchados

Lector electrónico vs. libro tradicional

La palabra escrita ya no es lo que alguna vez fue.

Lector Electrónico

— John MacDougall/AFP/Getty Images

Las sensaciones de la página
•           Fatiga tecnológica
•           Amantes del papel
•           Personalidad del libro
•           Experiencia sensorial

Muchos lectores ávidos se aferran a sus tapas duras, incluso algunos que han adoptado otras tecnologías.

“Soy un blogger. Estoy en Twitter; estoy en Facebook —confiesa Dan Cirucci, de 62 años, de Cherry Hill, Nueva Jersey—. Sin embargo, nunca leería un libro electrónico. De ninguna manera. El libro es algo íntimo. Uno lo puede sostener, uno sabe que es suyo”.

La dependencia de la electricidad de los lectores electrónicos también frena a Cirucci. “¿Qué pasa si la batería se agota? —se pregunta—. Cuando tengo un libro, no me tengo que preocupar por enchufarlo ni de encenderlo”.

La autora Judy Nichols, de 53 años, dice que “nunca, jamás desearía enredarme con un lector electrónico”. Sus propios libros (incluido el último, Tree Huggers) están disponibles en formato digital y ella admite que se siente un poco culpable con respecto a su prejuicio. “Hay algo acerca de tener un libro en la mano y dar vuelta las páginas que no puede lograrse electrónicamente”.

Lectores como Nichols admiten que los dispositivos electrónicos podrían resultar grandes aparatos, pero les falta algo que los devotos de los libros no pueden abandonar: el papel.

El papel conecta al lector con la persona responsable del texto: el escritor. En un lector electrónico, un libro se lee exactamente como cualquier otro libro. No hay arte, no hay fotos ni tipografía creativa; no hay papel para tocar. En pocas palabras, no tiene personalidad. Sólo un botón que presionar.

“Cuando los libros se digitalizan, uno pierde ese contacto con el que lo escribió —señala Cindy Bowden, directora del Robert C. Williams Paper Museum (Museo del Papel Robert C. Williams), en Georgia Tech, Atlanta—. Cuando tomas un libro, percibes la sensación, el tacto, el modo en que la tinta mancha el papel”.

El papel también evoca los sentidos y crea una conexión muy emotiva. El olor del libro, el sonido de las páginas pasando y hasta las distintas texturas. Los libros nos conectan con un tiempo y un lugar de un modo en que un lector electrónico no puede hacerlo, sostiene Peg Silloway, de 65 años, de Columbia, Maryland. “Tengo un libro que traje a casa, de nuestra cabaña, y que huele a pino y al humo de la chimenea”.

La comparación en números

Algunos grandes lectores no compran libros nunca. Los toman prestados de una biblioteca y los leen gratis. Otros, ya saben que, inicialmente, los lectores electrónicos cuestan mucho más que un libro.

• Kindle 2: $359
• Sony Reader (Lector Sony): $269,99
• eSlick Reader (Lector eSlick): $259,99
• Lectores digitales iRex 1000s: $859

Harry Potter and the Deathly Hallows (Harry Potter y las reliquias de la muerte) (Libro 7), tapa dura, 784 páginas: $34,99
The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society (La sociedad literaria y el pastel de piel de patatas de Guernsey), de bolsillo: $14

No todos los libros están disponibles en formato electrónico, pero muchos sí lo están. Uno de los dos líderes del rubro, Kindle, cuenta con una biblioteca de 285.000 libros, la mayoría de ellos a $9,99 (cada uno). El Sony Reader brinda acceso gratuito a 500.000 libros de dominio público, incluidos clásicos de autores como Jane Austen y William Shakespeare; el Kama Sutra y la Biblia; obras de autores contemporáneos como Sue Grafton y Dennos Lahane, e incluso El Código DaVinci. Otros 100.000 están disponibles para su compra en el Sony eBook Store.

Con el tiempo, los lectores electrónicos podrían ser más económicos que los libros tradicionales. Por el precio de 26 libros de tapa dura nuevos, uno podría también comprar el mismo número de libros electrónicos, más el mismo Kindle. Y los dispositivos permiten al lector leer el primer capítulo de cualquier libro en forma gratuita, antes de comprarlo. La digitalización de la palabra podría ayudar a elevar el medio y, a su vez, estimular una industria editorial que está pasando apuros.

“Lo que la computadora ha hecho por el libro, tal como lo conocemos, es liberarlo en muchas maneras y permitirle que alcance su potencial pleno como medio de expresión creativa —afirma Nicholas Basbanes, autor de A Gentle Maddnes: Bibliophiles, Bibliomanes and the Eternal Passion for Books y confeso amante de los libros—. ¿Sigo utilizando las guías telefónicas? No —continúa—. Uso internet. A pesar de lo mucho que amo los mapas y de cuánto me gusta manipularlos, utilizo Google Maps”.

Una cuestión de preferencias

Tal vez el lector moderno deberá, simplemente, elegir el medio correcto para la situación en la que se encuentre. Candace Talmadge, de 55 años, de Lancaster, Texas, ama su lector Sony, por su comodidad. Puede utilizarlo para leer libros o documentos de trabajo en PDF. Pero lo que ella realmente desea es un lector electrónico que permita transportar muchos documentos en un pequeño espacio, y, sin embargo, tiene cierta debilidad hacia los libros y revistas.

“Las personas que dicen que es muy parecido a una computadora están en lo cierto —corrobora Talmadge, quien es columnista política sindicada y autora de The Scorpions Strike—. Cuando lo utilizo para trabajar, no tengo ningún problema con el lector; cuando estoy leyendo sólo por diversión o por placer, prefiero, definitivamente, leer una novela en su forma tangible”.

Talmadge sostiene que los desarrolladores de lectores electrónicos necesitan crear una experiencia de lectura original con sus dispositivos: “Sólo háganlo electrónicamente y a un precio razonable”.

Basbanes cree que la revolución de los lectores electrónicos recién está comenzando. Probablemente esté en lo cierto. Condé Nast, la usina editorial, y la librería Barnes & Noble están desarrollando sus propios dispositivos. El Plastic Logic Reader (Lector lógico de plástico), que será lanzado en el 2010, permite leer periódicos, revistas y blogs, es más delgado que un bloc de papel y más liviano que una revista.

“Sin embargo, creo que las novelas, la poesía, las obras de la imaginación realmente tienen larga vida por delante en su formato convencional —afirma Basbanes—. No me viene a la mente ningún libro de magnitud que haya aparecido exclusivamente en formato digital”.

Entonces, otra vez, como muchos otros bibliófilos, Basbanes simplemente prefiere el libro a la vieja usanza.

“Uno de mis amigos más queridos casi se disculpa conmigo porque su esposa le regaló un Kindle para Navidad —recuerda Basbanes—. Yo le dije: ‘James, hemos sido amigos por tanto tiempo, disfrútalo. Estás leyendo. Eso es lo más importante”.

Cynthia Ramnarace escribe sobre la familia y la salud, desde Rockaway Beach, Nueva York.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

Recursos de seguridad
en línea

Recursos gratuitos

Resguarde su información personal en línea. Ir

 

Internet seguro

Tome precauciones antes de usar internet. Ir

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP