La nueva cara del hambre

Millones de personas mayores en Estados Unidos tienen dificultades para consumir los alimentos adecuados.

Mujer comprando frutas y vegetales

Los profesionales de la salud pueden "recetar" frutas y verduras acompañadas de información sobre nutrición y recetas. — Steve Boyle

In English | Vivimos en un país que desecha entre el 30 y el 40% de su suministro de alimentos, una abundancia con un valor estimado de $162 mil millones. Sin embargo, millones de personas no siempre están seguras de que van a consumir suficientes alimentos completos y nutritivos.

Los expertos describen a estas personas como víctimas de "inseguridad alimentaria", y sus filas incluyen a unos 10 millones de personas de 50 años o más, una cifra que casi se ha duplicado desde el 2001.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Es un problema asombroso y complejo que ha estimulado la búsqueda de nuevos enfoques que aborden las causas profundas del hambre. "La respuesta natural y humana es, 'Bueno, si alguien tiene hambre, tienes que darle de comer'", dice Jim Lutzweiler, jefe de los programas de impacto contra el hambre para AARP Foundation. "Pero eso en realidad no contribuye en nada a aumentar la seguridad alimentaria de las personas en el largo plazo. Necesitamos una nueva fórmula".

Las raíces del problema

Las personas no pueden costearlo
Una asombrosa encuesta de Gallup indica que 1 de cada 6 personas en EE. UU. dijo que en ciertos momentos en el último año no tuvo los medios para comprar alimentos. El afiliado promedio de SNAP recibe tan solo $127 al mes; ni siquiera tres cuartas partes de lo que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos calcula que es el costo mínimo para un mes de alimentos saludables.

No tienen acceso 
Cerca de 23.5 millones de personas viven en lugares identificados por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) como "desiertos de alimentos"; áreas con acceso limitado o nulo a frutas y verduras frescas y otros alimentos nutritivos. Tales áreas se asocian generalmente con ciudades del interior económicamente deprimidas, dice Mari Gallagher, experta en salud y acceso a los alimentos con sede en Chicago, pero las zonas rurales sufren también.

No compran alimentos sanos
Con demasiada frecuencia, los compradores de bajos ingresos tienen que conformarse con los alimentos más baratos que encuentren, no entienden cómo comprar los alimentos más saludables y no se dan cuenta de la enorme importancia para su salud, dice Anita Anim, dietista para una tienda ShopRite, de Brown, en Filadelfia.

Los esfuerzos de larga data para combatir el hambre se han centrado en dar de comer; un acto puramente de caridad. Feeding America, por ejemplo, proporcionó 3.7 mil millones de comidas el año pasado a través de su red de bancos de alimentos y comedores de beneficencia en todo el país. Y AARP Foundation acaba de terminar el quinto año de la campaña Drive to End Hunger (Carrera contra el hambre), la cual ha proporcionado 34 millones de comidas a adultos mayores y de bajos ingresos en Estados Unidos.

Siguiente: Los avances en la inseguridad alimentaria »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad